Jokin y Espe

Funeral en Eibar de Espe y Jokin
Pedro Mari Urrutikoetxea

Hace días leí el artículo publicado en Resumen Latinoamericano sobre el asesinato en Caracas de Jokin Etxeberria y Espe Arana.  Yo viví de cerca aquel hecho y, aunque no tengo nada que criticar en vuestro artículo, quiero añadir algunos pensamientos propios.

El artículo habla de un infiltrado; yo voy a matizarlo: Jokin tenía un amigo vasco con el que compartía negocios; incluso puede que fueran socios al cien por cien. Y aunque éste también ha fallecido, prefiero no decir su nombre; voy a llamarle XYZ.

Yo creo -no tengo pruebas de lo que sigue pero es altamente probable- que un agente español se acercó a XYZ, el socio de Jokin, para proponerle alguna operación comercial.  A éste le pareció interesante y le respondió que tenía que hablarlo con Jokin antes de darle una respuesta definitiva.

- “Y cuándo te reunirás con Jokin.”

 - “Pasado mañana a las ocho de la mañana.”

Con esta información el comando español se acercó a casa de Espe y Jokin poco antes de las ocho; la pareja creyó que llegaba el “socio” y por eso abrió la puerta sin mayores precauciones.  Y así fueron asesinadxs.

Lo que sigue sí son hechos probados.

Los asesinos subieron a una avioneta en el aeropuerto de la Carlota y marcharon a Paraguay. Y es altamente probable que contaran con la ayuda y complicidad de algún jefe de la policía venezolana.

Algún tiempo después -no sé cuanto tiempo- XYZ marchó a vivir a Euskal Herria y se afincó lejos de su pueblo natal.  Yo me encontré con él dos veces, ambas por casualidad; la primera en 1993 y la segunda en 1994.  Ambas veces me llamó la atención lo deprimido que me pareció este hombre, nada que ver con él que yo conocía años atrás; y ahí fue que me surgió el pensamiento expresado más arriba: XYZ se sentía culpable del asesinato; por culpa suya Espe y Jokin le habían abierto la puerta al comando asesino. No mucho tiempo después supe que XYZ había fallecido, con una edad que no superaba los 50 años.

Y siguen algunos hechos que me parecen significativos.

Algunxs amigxs de la pareja asesinada decidieron hacer un funeral de cuerpo presente en el frontón del Centro Vasco de Caracas.  La Directiva del Centro Vasco lo prohibió rotundamente.  Un grupo numeroso de vascxs de Venezuela decidió que ese funeral se haría sí o sí; por la fuerza si no quedara más remedio.  La Directiva decidió que tenía que acudir a una reunión a otro centro vasco de Venezuela; él de Puerto La Cruz si la memoria no me engaña. De esta manera, el acto sí tuvo lugar, pero los directivos “no se enteraron”.

Yo fui al Centro Vasco.  Unos minutos antes de comenzar el funeral, vi llegar al presidente del Centre Catalá de Caracas, a quien yo conocía.  Me acerqué a saludarle y me dijo que quería juntarse con el presidente del Centro Vasco.  Cuando le dije que no estaba, que había marchado a una reunión en otro Centro Vasco, él no lo podía creer!!! Pero él sí se quedó al funeral.

Acabado el funeral, se recogió dinero para llevar los cadáveres a Eibar, el pueblo de lxs difuntxs.  Yo le pedí permiso al presidente del Centre Catalá para acudir a su Centre el fin de semana siguiente y recaudar dinero para el mismo objetivo.  Él me respondió que no era necesario, que ya se ocuparía él.  Unos días después le llamé para saber si podía acercarme a recoger el dinero que habían recaudado; me respondió que sí habían recaudado dinero, pero que la Junta Directiva del Centre Catalá había decidido que ese dinero sólo se lo podían dar al presidente del Centro Vasco; y que ya le habían avisado a éste.  Yo también le llamé para insistir, y él me dijo que pronto lo haría.  Pero nunca lo hizo!!!  Y el Centre Catalá acabó usando ese dinero para otros fines.

El entorno del PNV puso en circulación la versión siguiente:  Jokin era el director del comité de ayuda a lxs refugiadxs vascxs que llegaban a Venezuela -y esto era cierto- pero ETA había descubierto que Jokin y Espe se quedaban para ellxs, con parte del dinero que recaudaban para la ayuda a lxs refugiadxs; y por eso decidió ejecutarlos.  O sea que su versión era que a Jokin y Espe les mató ETA.  Todavía hay gente en Venezuela que afirma esta versión.

Para terminar vaya un hecho anecdótico: En los muros de Caracas hubo bastantes pintadas denunciando al Gobierno Español culpable de los asesinatos.  Lo autores de casi todas estas pintadas fueron jóvenes independentistas canarixs ¡!!

Varios meses después del asesinato de Espe y Jokin, murió en Iparralde Jean Pierre Chérid, un agente del Batallón Vasco Español a quien le explotó una bomba que preparaba. Una foto suya salió en muchos periódicos; y un periodista venezolano señaló que dicha foto se parecía mucho a uno de los retratos robot que había hecho la policía venezolana en base a la información que había podido conseguir tras el asesinato, y que habían sido publicados en la prensa venezolana días después. Ahora hace unos pocos años que la viuda de Cherid publicó un libro con la biografía de su difunto esposo y, en dicho libro, confirma que él fue uno de los autores del asesinato de Espe y Jokin.

Fuente
https://www.resumenlatinoamericano.org/
Categoría