Mostrando 03 abril aldana.jpg

Este 3 de abril se cumplió un año de la siembra de Ángel Aldana tras largos años de haber sido deportado.

Nacido en 1949 en Gorozika, a finales de los 70 huyó al País Vasco francés, en febrero de 1981 fue detenido en Ziburu y en octubre de ese mismo año fue confinado en la Isla de Yeu, junto con otros refugiados vascos.

En 1984 fue nuevamente detenido y confinado al norte de Baiona. Tras romper el confinamiento lo detuvieron en agosto de 1985. Tres meses más tarde fue deportado a Ecuador y allí estuvo hasta marzo de 1988, día y noche bajo vigilancia policial.

Es en Ecuador donde vivió uno de los más duros momentos de la deportación, cuando, en enero de 1986, fue detenido y torturado. Vivía con Alfonso Etxegarai; miembros policiales de las fuerzas de operaciones especiales de Ecuador entraron en su casa, lo secuestraron y los dejaron en manos de la policía española, quienes los torturaron salvajemente por 24 horas para saber dónde estaba secuestrado el empresario Pedro Guzmán.

En marzo de 1988 fue enviado a la República Dominicana, y un año más tarde a Panamá.

En diciembre de ese año cuando los EEUU invadieron aquel país, se refugió en la Sede del Nuncio Apostólico pasaitarra, Juan Sebastián Laboa, junto con los también deportados Juanjo Aristizabal, su mujer Ione Idigoras, Koldo Saralegi y Juan Carlos Arriaran. Allí se refugió también el General Manuel Antonio Noriega, a quien EEUU pretendía apresar. Militares estadounidenses tuvieron la embajada rodeada hasta el 3 de enero, día en que Noriega se entregó.

El Nuncio en persona llevó a cabo gestiones para que los deportados vascos fuesen llevados a un país "seguro". Así, en febrero de 1990 los cuatro fueron trasladados a Venezuela.

En 1996 el gobierno español pidió la extradición de Aldana; en 1999 fue detenido y después liberado.

En la cuna del Libertador Simón Bolívar, Ángel Aldana, fue un revolucionario cabal, comprometido con las causas de los pueblos en lucha, por la libertad, la justicia social, la independencia y todos los valores humanos, que tanto hay que defender.

En los últimos años Aldana sufrió una grave enfermedad y, a pesar de que su salud había mejorado, en los últimos meses empeoró de nuevo y murió, el domingo 3 de abril de 2.016.

Es por ello, que los militantes de la Coordinadora Simón Bolívar, nos comprometemos, aún más, con la noble causa independentista vasca, como el mejor homenaje que podamos rendir a un camarada que lo dio todo por la Libertad, haciéndoles llegar nuestra mayor muestra de solidaridad, a sus familiares, así como a todos miembros del colectivo de refugiados y deportados vascos en Venezuela.

Rescatando la Memoria Histórica Revolucionaria.

Desde la Coordinadora Simón Bolívar manifestamos en carta abierta que "La solidaridad es la ternura de los pueblos".

Con Bolívar y Chávez, decimos ¡a la carga!

Desde Venezuela, Tierra de Libertadores, a 524 años del inicio de la Resistencia Antiimperialista en América, y a 206 años del inicio de Nuestra Independencia,

La Coordinadora Simón Bolívar, una Organización de Base, Revolucionaria, Solidaria, Internacionalista, Indigenista, Popular y Socialista