Al Pueblo De Venezuela,

Al Gobierno Bolivariano de Venezuela,

A los Pueblos y Gobiernos del Mundo,

A los Medios de Comunicación Nacionales e Internacionales,

A la Opinión Pública Nacional e Internacional,

Al Mundo entero,

Hermanos y Hermanas:

Hoy a cuarenta y cuatro (44) años del Golpe de Estado en Chile rememoramos a Salvador Allende quien fue considerado el primer presidente marxista en llegar al poder mediante el voto popular y un mandatario que intentó establecer un camino no violento hacia un Estado socialista.

La política de Allende era organizar a los trabajadores, con un programa de limitadas reformas sociales dentro del capitalismo, donde el Estado manejara recursos económicos estratégicos y que los trabajadores luchasen por su independencia política en el camino de la toma del poder.

Hoy recordamos aquel 11 de septiembre de 1973, cuando el General Augusto Pinochet lideró un golpe de Estado financiado por la CIA. Una intervención extranjera en Chile que se enmarcó en un contexto mundial en el que Estados Unidos consideraba como prioritario impedir el avance del marxismo y el socialismo en América Latina e influir directamente en sus economías.

La CIA propició una campaña masiva de operaciones encubiertas, primero para impedir que Allende asumiera el gobierno a través del "Plan Korry" (su nombre derivaba del apellido del embajador norteamericano en Chile). Éste preveía la entrega de fondos a las fuerzas contrarias a Allende, y cuando eso fracasó, para eliminar su gobierno, los esbirros norteamericanos en el Consejo de Seguridad Nacional el 6 de noviembre de 1970, dos días después de que Allende iniciara su gobierno afirmaron "Nuestra principal preocupación en Chile es la posibilidad de que Allende se consolide, y que su imagen ante el mundo sea su éxito".

El gobierno de Estados Unidos estranguló la economía chilena. Los bancos congelaron créditos y el gobierno congeló la ayuda económica. El Banco Mundial y otras instituciones financieras internacionales dominadas por EEUU cancelaron préstamos. Se enviaron agentes de la CIA a sabotear la economía y fomentar un movimiento de oposición contra el gobierno de Allende con los lock out patronales, como la huelga de camioneros que paralizó el sistema de transporte.

Tras el fin del gobierno de Salvador Allende sobrevino una dictadura militar encabezada por el general Augusto Pinochet, que duraría dieciséis años y medio. Chile se transformaría en una especie "de prueba piloto" del sistema neoliberal liderado por Richard Nixon desde los EEUU y Margaret Thatcher desde Gran Bretaña.

Durante este período dictatorial, fueron cometidas sistemáticas violaciones a los derechos humanos, se limitó la libertad de expresión, y se suprimieron los partidos políticos.

Rescatando la Memoria Histórica Revolucionaria.

Desde la Coordinadora Simón Bolívar manifestamos en carta abierta que "La solidaridad es la ternura de los pueblos".

Con Bolívar y Chávez, decimos ¡a la carga!

Desde Venezuela, Tierra de Libertadores, a 524 años del inicio de la Resistencia Antiimperialista en América, y a 207 años del inicio de Nuestra Independencia,

Suscribe:

La Coordinadora Simón Bolívar, una Organización de Base, Revolucionaria, Solidaria, Internacionalista, Indigenista, Popular y Socialista.