La lucha por la Amnistía para los casi 400 presos y presas políticas vascas es algo que no cesa y sigue despertando sensibilidades en Euskal Herria.

En ese sentido no hay una semana sin que se produzcan movilizaciones (pequeñas o grandes) en los pueblos, donde familiares y amigos de los presos y presas se concentran detrás de una pancarta, junto a las fotos de algunos de los detenidos de esa zona, y exigen su vuelta a casa, su liberación definitiva.

Una de las organizaciones que viene haciendo hincapié desde hace tiempo en solidarizarse con los presos y reivindicar su lucha es el Movimiento por la Amnistía y contra la Represión (“Amnistia ta Askatasuna”, en su sigla en euskera), de allí que resulte necesario saber qué piensan y en qué basan su actuación en las calles.

Recientemente estuvimos en el País Vasco y entrevistamos a uno de los portavoces del Movimiento, Sendoa Jurado, quien en su momento perteneció a Segui, una de las organizaciones ilegalizadas del movimiento juvenil vasco. Por su militancia, Sendoa fue detinido durante dos años y actualmente tiene a integrantes de su familia en prisión.

¿Qué es el Movimiento Pro-Amnistía y contra la Represión?

Sendoa Jurado: Es un movimiento que defiende la salida de los presos políticos vascos y la vuelta de refugiados y deportados a una Euskal Herría libre. Para nosotros la Amnistía no solamente es la ausencia de presos sino también la solución de la situación que ha llevado a esas personas a la lucha y por la cual terminaron sufriendo la represión. Pensamos que si no se cumple esta parte, que sería la de solucionar la opresión nacional y social que sufre Euskal Herría, en el futuro seguirá habiendo presos.

-Es un movimiento que trabaja solo por el tema de los presos o también aspira tener a futuro alguna presencia en lo que hace a la lucha por la independencia?

Sendoa Jurado: En la última Asamblea Nacional que hicimos nos declaramos independentistas y socialistas. Si bien es cierto que coincidimos en los fines con las personas que han sufrido la represión, otra cosa que nos gustaría de cara al futuro, aparte del movimiento nuestro, es poder crear instancias organizativas mayores en torno a la Amnistía, sumando otra gente que puede que no esté de acuerdo con los métodos que han usado estas personas pero que al menos entiendan que son consecuencia de una situación de violencia nacional y opresión a la existencia de la propia ETA.

– Es evidente que el Movimiento está integrado mayoritariamente por gente abertazle (izquierda patriótica vasca) pero ¿también pueden integrarse militantes que no hayan estado en esa opción política?

Sendoa Jurado: La mayoría de nosotros venimos de la izquierda Abertzale, en un principio cuando se formó el movimiento en las asambleas éramos todos ex-presos, por lo tanto, es evidente que venimos de ese mundo. El Movimiento de Liberación Nacional Vasco ha formado parte de nosotros, y nosotros hemos formados parte del mismo. Pero también se están acercando a nosotros generaciones de jóvenes que no han vivido el conflicto en los mismos parámetros que lo vivimos nosotros pero que tienen claro que la amnistía es la herramienta, para poder ganar en el futuro, una mejor situación para sus vidas y para su pueblo.

-Mucho se ha hablado del alto al fuego y del abandono de las armas por parte de ETA, pero me gustaría tu opinión sobre el recorrido que se está haciendo ahora, en cuanto a la vía por la paz. ¿Consideran válida esta opción de la izquierda abertzale o de alguna manera, plantean otro recorrido?

Sendoa Jurado: Nosotros no somos un movimiento que haya practicado la lucha armada, así que pensamos que el fin de la lucha armada de ETA, es una decisión que le correspondía  tomar solo a ETA y que ETA llevó adelante. Ahora bien, en cuanto a la situación actual sí podemos decir que si no hay una confrontación real que le cause costos en términos políticos a los Estados español y francés, la situación es y se pondrá bien difícil. Los Estados no reprimen porque están equivocados o porque no se dan cuenta que te están haciendo daño, sino porque tienen otros intereses. En el momento que se incline la balanza hacia un lado, que digan que mantener la opresión no es lo suficientemente rentable para ellos, es el momento en que los pueblos pueden ser libres. Y nosotros pensamos que el camino tiene que ser superar la legalidad excepcional que nos aplican y chocar, con los medios que tenemos, con esos Estados. No estamos hablando de lucha armada porque, reiteramos, nuestro Movimiento no ha nacido para practicar la lucha armada.

-Hay quienes señalan que hoy por hoy se ha producido un descenso en las movilizaciones que se acostumbraban dar en la calle, ¿tú entiendes que esto es así más allá de que, obviamente, ustedes y otros militantes sí se movilicen?

Sendoa Jurado: Sí, nosotros hemos venido de muchos años de confrontación, y es cierto de que si hay represión hay más confrontación, y viceversa, y así se crean mas vasos de solidaridad, y por lo tanto movilización. En los últimos años no hubo confrontación, las políticas que se están llevando a cabo son como las que hemos conocido y eso ha creado frustración en mucha gente que estaban sintiendo que no tenía un sitio donde aportar, mucha gente se ha ido a casa y cuando la gente se va a la casa, es muy difícil volver a movilizarla. Hay mucha gente que se ha sentido defraudada, y cuando la gente se siente defraudada es muy difícil poder otra vez convencerles de que es necesario estar en la calle, porque tienen miedo de que vuelvan a defraudarlos.

-¿Desde tu perspectiva avanza o ha retrocedido el proceso de colonización española sobre Euskal Herría?

Sendoa Jurado: Yo creo que ese proceso colonizador avanza, eso es palpable. En las zonas euskaldunes (donde se hablaba mayoritariamente el euskera) está demostrado, por ejemplo, que en el tema del idioma, el euskera se usa menos que nunca y se tiende más hacia el castellano. A eso que le llaman “normalización” en realidad no es otra cosa que la normalización de la represión, el hacer normal que el que te está ocupando e invadiendo tu país, esté en tu tierra, y sea normal que todo ese sistema que tiene para acabar absorbiéndonos, termine haciendo más invisible la represión. Cuando no hay confrontación es más fácil que la represión sea más sutil, se amoldan las circunstancias y es más difícil de ver. Y yo creo que ese proceso sí se está dando.

-¿Qué visión tienes de la vía electoral, a partir de la participación de la izquierda abertzale en la misma? ¿cómo ven ustedes ese proceso?

Sendoa Jurado: Las elecciones para la izquierda abertazle han sido una herramienta más, no han sido el fin. También es verdad que nosotros desde que nacimos, dijimos que nuestro movimiento iba a estar al margen de las elecciones, nosotros cuando hacemos convocatorias o planteamientos no estamos mirando si acaban de pasar las elecciones o si están cerca, está por encima de eso. Pensamos que lo de los represaliados es una constante que tiene que estar encima de la mesa, y por lo tanto, no nos vamos amoldando a las circunstancias de cuando son o no las elecciones. Nosotros no optamos por participar en ellas, no les ponemos atención más allá de las oportunidades que nos puedan dar para hacer nuestras reivindicaciones.

-Hay voces que se expresan dentro de la izquierda en general, que con la amnistía no se va a alcanzar nada, y que por eso no es una expresión que sea totalmente reivindicable. ¿Qué opinas de estas críticas?

Sendoa Jurado: Bueno, acá durante años se consideraron utópicas muchas reivindicaciones que con el paso del tiempo se han ido consiguiendo. En el caso de la aministía, si no la reivindicas y pasas los años sin hacerlo es algo que perderá actualidad y que pierde vigencia en la conciencia de la gente. Entonces, para nosotros es una realidad porque depende de la voluntad de personas, no se trata de hablar de cuestiones metafísicas sino de la voluntad de personas. Si ponemos a un pueblo en marcha hacia eso, y eso es lo difícil, y somos capaces de llevarlo hacia donde nosotros queremos y hacia esa reivindicación, ésta será posible. En el 77 se consiguió una aministía, que no fue una aministía real, y salieron los presos, al final de lo que se trató fue de una ley de punto final para el propio franquismo porque al final no cambió nada. En ese momento salieron los presos porque había una presión social y ellos tenían la intención de mantener el estatus que habían mantenido hasta entonces. Le cambiaron la forma y hasta el día de hoy los que mandaban en ese entonces son los que siguen mandando; los poderes fácticos son los mismos. Entonces, ¿cuáles son las consecuencias de que la amnistía no fuera total, en los términos que nosotros decimos, en el 77? Que tantos años después hemos tenido que estar viendo muertos, presos, torturados, y todo lo que ha supuesto el conflicto desde es fecha hasta ahora mismo.

¿De cuántos presos y presas estamos hablando hoy en las cárceles españolas y francesas?

Sendoa Jurado: Hay casi 400 presos y presas políticas vascas en las cárceles españolas y francesas, pero también en Portugal y en Inglaterra, aparte de los deportados y de la que permanece huída fuera de sus casas.

-¿La situación de l@s pres@s hoy, se ha agravado con respecto a otros años? ¿Puede influir en la moral de los pres@s la desmovilización callejera de la que hablábamos?

Sendoa Jurado: Hay de todo, por boca de todos los presos no podemos hablar. Hay presos que hoy en día piensan que lo que sucede políticamente es el camino y están contentos. A mi me consta que hay otros, muchos, que se sienten frustrados hasta el punto de llegar a pensar “bueno, hemos dado la vida en esto, y qué es lo que tenemos, a dónde vamos, en qué punto se ha quedado la lucha?”. Hay un tipo de lucha que ha parado sin haberse solucionado siquiera la situación de l@s pres@s politic@s, y además está lejos de solucionarse. Entonces, si hay otros sectores entre l@s pres@s politic@s vascos en los que el actual momento ha creado frustración.

-¿Qué significa para tí la palabra reconciliación?

Sendoa Jurado: En este marco actual reconciliación significa tratar de hacer la paz con quien te sigue oprimiendo. Es decir, la reconciliación se tiene que dar cuando se llegue a una situación de justicia, pero cuando no hay justicia, cuando estamos hablando que todavía hay pres@s polític@s, que a los muertos de nuestro lado no se les reconoce, no se les puede homenajear, que no se puede hablar de ellos, que por participar en el homenaje de una compañera que fue asesinada por la Guardia Civil, aunque ella fuera militante de ETA y la mataran de un tiro en la cabeza, te llevan para juzgarte a la Audiencia Nacional española, todo eso nos demuestra que no podemos seguir hablando de reconciliación. Seguimos siendo un pueblo oprimido en lo social y en lo nacional y por lo tanto, de reconciliación hablaremos cuando los derechos de nuestros pueblo y de la clase trabajadora que vive en él, sean respetados. Recién entonces podremos hablar de reconciliación.

– ¿En qué momento está la clase trabajadora vasca? ¿La ves activa y movilizada, en función de la crisis brutal que se vive a nivel económico?

Sendoa Jurado: Pues, desde luego no está movilizada. Y particularmente en Euskal Herría; que siempre ha sido un pueblo que estuvo como punta de lanza de esas luchas, quizás tal vez por todas las facturas que le ha pasado el conflicto y todas las fuerzas que han puesto los enemigos por adormecer a la gente de este pueblo. Incluso el concepto de la violencia revolucionaria se ha perdido, es cierto que en una situación de crisis total como es la actual, que se dan o por lo menos deberían darse las condiciones objetivas, para por lo menos llevar a cabo luchas más potentes, se puede decir que en términos generales, la clase trabajadora está desmovilizada. Estamos viendo que ya llevamos muchos años de crisis del capitalismo pero que al final forma parte de la esencia del capitalismo y que en vez de convertirse en una oportunidad para que la clase trabajadora acabe reconquistando sus derechos, en muchos casos lo que estamos viviendo es lo contrario, que cada vez se recortan más derechos.

-Hace unos meses surgió un Movimiento que se llama Askatasunaren Bidean (Camino de la libertad), que de alguna manera, tiene reivindicaciones muy parecidas a la de ustedes,. Son ustedes parte de ese Movimiento?

Sendoa Jurado: No, de hecho yo no estoy tomando parte de esas asambleas. Sí estuve en la rueda de prensa de presentación, y me presentaron el documento, con el que estoy de acuerdo. Es una organización que ha nacido desde ex-pres@s que han pasado muchos años en la cárcel y por lo tanto, ellos consideran que tienen legitimidad para poder hacer sus reflexiones en la situación actual. El documento giraba en torno a tres puntos, uno era la necesidad de poner en valor la lucha que se ha llevado en nuestro pueblo y no permitir que se haga una tergiversación de la historia. Luego está también el hecho de decir “esto se ha terminado” de la manera que lo hemos conocido pero que  no por ello ningún pres@ se va sentir tirado por seguir manteniendo posturas de fuerza o posturas de lucha. Y el tercer punto era no cerrar las puertas a las generaciones del futuro, es decir, nosotros no podemos hipotecar, el futuro pueden hacerlo lo que vienen, y por lo tanto, lo que no podemos decir es que “los únicos métodos de lucha que valen son estos” y cerrar la puerta a todo lo demás, sin contar siquiera con la reflexión de los que son más jóvenes.

-¿Ustedes se sienten o reivindican internacionalistas?

Sendoa Jurado: Nosotros somos internacionalistas y no puede ser de otra manera, porque si bien es cierto que el hecho de las consecuencias que ha tenido el conflicto en Euskal Herría nos ha hecho estar mirando nuestro propio ombligo y no hemos tenido tiempo de estar mirando lo que estaba pasando fuera de Euskal Herría, la solidaridad que hemos recibido desde fuera, ha sido imprescindible para que este movimiento, durante más de 50 años, avanzara. Nosotros solo podemos tener palabras de agradecimiento hacia la gente que ha mostrado su solidaridad con Euskal Herría. Y es evidente que si queremos que el mundo cambie, porque somos parte de un mundo, de un todo, tenemos que estar muy pendientes de los movimientos, de las luchas que se dan en otras partes del mundo, que como nosotros, al final lo que buscan es que cada uno en su espacio donde vive, logre la liberación y emancipación de la clase trabajadora.

-¿Cuándo se terminará esta prolongada lucha del pueblo vasco?

Sendoa Jurado: Esta lucha se terminará cuando además de no quedar nadie en las cárceles, no quede nadie que pueda entrar otra vez, y eso pasa por solucionar los motivos que llevaron a tanta gente a dejar su vida, a matar, a morir -porque es así de crudo-, a acabar en la cárcel, en el exilio, o ser deportados, y eso pasa por el reconocimiento de los derechos sociales y nacionales de Euskal Herría.