El pasado 28 de abril representantes de nuestro país ante la Organización de Estados Americanos (OEA), iniciaron el proceso de retiro de Venezuela de esta entidad que en los últimos meses ha atacado en reiteradas oportunidades a la patria de Simón Bolívar sin ningún tipo de miramientos e incluso, violando sus propios reglamentos.

Los medios de comunicación que están al servicio de los intereses imperiales y corporativos, han tratado el caso sólo desde el punto de vista político. Sin embargo el tema va mucho más allá y toca el aspecto cultural, ya que se rompe con la cosmovisión imperialista del patio trasero y demostrará, en corto plazo, que un país para ser verdaderamente libre debe liberarse de la cultura de la opresión.

Todasadentro quiso conocer la opinión y el análisis de cuatro conocedores del tema comunicacional, político y cultural: Bladimir Quintana (B.Q.), Pedro Estacio (PE) Juan Contreras (JC), e Ildegar Gil (IG).

-¿Por qué los medios de comunicación al servicio del imperio no ven esta noticia como un hecho cultural, sino únicamente político?

-Bladimir Quintana (B.Q.): Los medios de comunicación están al servicio del capital, convirtiéndose literalmente en “industria del pensamiento”. Esta industria genera las condiciones para la imposición del destino manifiesto del siglo 21, por lo tanto generan contenidos a su conveniencia y en este aspecto el área política satisface más su referente ideológico.

Resultado de imagen para bladimir quintana

Bladimir Quintana

-Pedro Estacio (P.E.): Los medios de comunicación, que deberían ser entendidos como una expresión cultural de la sociedad, dejaron de serlo hace mucho tiempo, cuando algunos se dieron cuenta que era una herramienta a la que le podían sacar beneficios, en consecuencia, no van a ver la salida de Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA), como una información cultural, sino política, porque es lo que representa, un hecho político, que encierra fuerza y poder.

-Juan Contreras (J.C.): Mal pueden los medios privados de la derecha fascista mostrar al mundo la realidad de ésta nueva proeza emprendida desde Venezuela con su salida de la OEA, ya que una vez más rompemos las cadenas de la opresión imperial en nuestro afán de ser libres e independientes, realidad que le es incomoda a los pro-imperialistas, y por el contrario, los medios de esa derecha recalcitrante, nuevamente tergiversan la realidad.

-Ildegar Gil (I.G.): Puede haber multiplicidad de motivos, pero uno de los más importantes es el propósito per sé de ocultar la condición cultural de todos los hechos iniciados, desarrollados y culminados por el hombre o la mujer. Más aún, cuando éstos emergen del mundo que se rebela. Al limitarlo al espectro político, además de garantizar una buena tajada económica gracias a los titulares y enfoques, intenta solapar la histórica y eterna lucha que protagonizan la cultura que es propia del opresor y aquella cultura que se resiste a ser oprimida.

-¿Evidencia esto la banalización que han hecho de la fuente cultural los medios de comunicación?

-B.Q.: La banalización de la fuente cultural forma parte de la estrategia de la industria del pensamiento para contribuir al desarraigo de los pueblos, a la aniquilación de la memoria colectiva y de los saberes ancestrales para así, mantener la hegemonía imperial.

-P.E.: La información cultural ha sido utilizada para disfrazar, en cierto modo, las intenciones que están siempre detrás de algunos medios de comunicación. Así, hoy existen medios especializados en lo que algunos llaman arte y en el mismo encierran toda esa parafernalia, toda esa quincalla en que han convertido a la televisión, la radio, la fotografía y ahora las redes, excelentes herramientas para informar, para deleitar, para comunicarnos y que vienen siendo cubiertas por una sábana de distorsión, de manipulación.

-J.C.: Sin lugar a dudas, nosotros al igual que muchos revolucionarios nos hemos apropiado de los espacios de comunicación, para dar cabida en justa medida al rescate de la memoria histórica revolucionaria. Para nosotros está prohibido olvidar a nuestros caídos en batalla. Por eso estamos convencidos que la cultura no es lo que hoy los medios de la derecha reflejan como artes y espectáculos, chismes, o reverencias a artistas mediocres, creemos que lo cultural debe estar intrínsecamente ligado a nuestras raíces, nuestra idiosincrasia, remembranzas de las luchas, las conquistas, el orgullo por lo nuestro.

Resultado de imagen para juan contreras al son del 23

Juan Contreras

-I.G: Definitiva y totalmente. Claro, hablamos de los medios al servicio del capital imperial. Será muy difícil, casi imposible, que en sus páginas culturales veamos temas reflejados como este de la OEA. Para nada. A la razón de lo dicho antes, sumemos que seguramente algunos o algunas de sus jefes o jefas de redacción, aún no se hayan enterado de que el tema de la OEA es cultural. Y si lo saben, pues, deberán ceder ante la ignorancia o conveniencia de los dueños del medio. Por el contrario, seguirán reflejando el concepto tradicional de la cultura y peor aún, hasta dando amplio centimetraje a bazofias faranduleras.

-¿La salida de Venezuela de la OEA pudiera generar en poco tiempo una oleada de países que decidan seguir nuestro ejemplo y abandonar éste bloque regional?

-B.Q.: La OEA está en etapa terminal desde hace tiempo. Unasur, la Celac y demás organismos de integración han horadado sus bases y no he de extrañar el progresivo abandono de los demás países de la región. Cada día queda al descubierto el tutelaje que sobre ésta organización ejerce el gobierno norteamericano.

-P.E.: Creo que puede ocurrir y ello sucederá porque los pueblos dejarán escuchar sus voces y eso ejercerá una presión sobre quienes gobiernan. Los pueblos, que no tienen un pelo de tonto, simplemente analizarán la historia de la OEA y se darán cuenta que tal organización ha hecho más en contra de los pueblos que a su favor.

-J.C.: El retiro de Venezuela de esa organización es inédito y creo que si puede desencadenar esa oleada a la que los esbirros tanto temen, en tanto los países que nos acompañan en la luchas por la libertad entiendan que la soberanía de nuestras naciones debe residir, inexorablemente, en nuestros pueblos y que no tiene por qué ser ni tan siquiera objeto de consulta por forajidos foráneos. Es justo ese temor a que con nuestras acciones libertarias conllevemos a despertar a otras naciones, lo que nos hace ser calificados como una amenaza inusual y extraordinaria para las apetencias imperiales.

-I.G.: Te respondo en dos partes: el deseo por un lado y la realidad por otra. Evidentemente que muchas y muchos deseamos que eso ocurra así, pero deseos no empreñan. Se trata de una prueba de fuego, sin duda alguna. Además de eso hay que considerar otro elemento: es la primera vez en la historia de la organización que se presenta un hecho así. Es algo inédito. No existe antecedente que nos ayude a formular un vaticinio inmediato. Hay que esperar.

Resultado de imagen para ildegar gil

Ildegar Gil

-¿Qué pudiera significar para el imperio el hecho de la salida de nuestro país de la OEA, en su intento por dominarnos y dominar a los países del continente donde gobierna la izquierda?

-B.Q.: El imperio pudiese manejar varios escenarios, uno de ellos el de tratar de colocarnos como gobierno forajido que no se somete al claustro OEA para consolidar, lo que ellos denominan “dictadura”, otro escenario es el de presionar a los gobiernos sumisos a sus pretensiones de dominio total en la región, para aislar a nuestro país y a través de la violencia, consolidar en el poder político a las huestes neoliberales. Véase el caso de Argentina, Brasil y Perú. Debemos entender que el gobierno estadounidense requiere recuperar su aparato productivo para sustentar la infraestructura bélica, como única garante de poder hegemónico mundial, para ello necesita con extrema urgencia un suministro fiable y barato de energía.

-P.E.: Lo que ya les molesta es la pérdida de mercados junto a la pérdida de influencia. Lamentablemente, ese malestar de la derecha gringa se expresa a través de la guerra. Estas funcionan como un gran instrumento de comercialización; sirven para expandir los mercados y también para nutrirse de las naciones sometidas por las guerras.

-J.C.: Un fracaso rotundo. No en vano sobre Venezuela están puestas las miradas de todo el continente, más aún cuando históricamente es bien sabido que nuestra casta es libertaria, por eso somos incómodos para el imperio, somos ese humilde conuquero con dignidad, que no se deja amedrentar por el terrateniente. Sabemos entonces que en consecuencia la arremetida será brutal, y lo estamos viendo con la escalada de violencia que está propiciando la derecha venezolana.

-I.G.: Estamos dando una de las mayores pruebas en nuestra historia, como nación, de que nos alargamos los pantalones; de que sí sabemos que la lucha es cultural y que como tal sabemos dónde estamos parados y paradas. La decisión del presidente Nicolás Maduro es un gancho al hígado de los Estados Unidos y también de sus satélites. No nos domina ni quien quiere ni quien lo intente. La sangre que corre por nuestras venas no tiene el frio de la sumisión, sino el calor de la rebelión.

-¿Nuestra salida de la OEA marcaría el inicio de la desaparición de este bloque regional?

-B.Q.: La desaparición de la OEA estará marcada según avancemos los pueblos en la senda de la integración basada en los principios de Justicia, Libertad y Autodeterminación.

-P.E.: No tengo un bola de cristal, pero lo que sí creo es que las expresiones de solidaridad, de cooperación, de complementación y de nuestra identidad latinoamericana, nos van a unir más, nos van a acercar mucho más que hasta ahora y eso va a fortalecer nuestras reales organizaciones como ALBA-TCP, Petrocaribe, Celac, Unasur, Mercosur y más.

-J.C.: La verdad no sé si nuestra salida promueva la desaparición de ese desastre de integración desvirtuada, de lo que sí tengo certeza es que si algo tiene de positivo nuestra mala experiencia en esa instancia, y nuestra salida de ella, es el haber logrado desenmascarar ante todas las naciones del mundo a quien se pretendió abrogar la potestad de violentar nuestras soberanías, con la pretensión de acorralarnos hasta lograr someternos.

-I.G.: Ya te lo dije: deseos no empreñan, pero ojalá. Nada debería extrañarnos que la pradera coja candela justamente por culpa de las hijas e hijos de Chávez.