Catalunya, presos, violencia machista, presupuestos… El secretario general de EH Bildu ha sido entrevistado en el programa Kalegorrian de Info 7 Irratia, donde en primer lugar ha recordado, este 20 de noviembre, las figuras de Santi Brouard y Josu Muguruza como «ejemplos de los que el Estado es capaz de hacer para frenar a los pueblos».

Otegi ha ligado aquellos atentados con la polémica abierta después de que la secretaria general de ERC, Marta Rovira, denunciara que el Estado español había amenazado al Govern con utilizar «la violencia extrema» y provocar «sangre» y «muertos en la calle».

En este momento de impasse que se vive en Catalunya, Otegi ha querido subrayar que «es reseñable lo que ya ha hecho el independentismo catalán». También ha destacado, con la mirada en los comicios del 21-D, que «quienes hablaban de garantías en el referéndum ahora no dicen nada, con medio Govern en la cárcel y Puigdemont en el exilio». No obstante, ha mostrado su deseo de que el independentismo se imponga en número de escaños «y ojalá en votos». Desde la perspectiva de Euskal Herria, ha apuntado que «los vascos los estamos viviendo con cierta ansiedad», y ha advertido que «va a ser un proceso largo, un tobogán».

El secretario general de EH Bildu ha tildado de «absolutamente decepcionante» la postura de Podemos, con la excepción de «algunos dirigentes que han sido expulsados». Ha augurado que si esta izquierda no se suma, allí donde la aritmética lo permite, a procesos constituyentes progresistas, «terminará siendo marginal en términos políticos».

Presos y refugiados

En plena gira por el Estado francés para denunciar la situación de los presos, ha destacado que «se han producido algunos avances» y que «es importante porque al Estado español se le haría más difícil sostener su política penitenciaria».

Sin embargo, ha reseñado que el trabajo principal ha de hacerse en Euskal Herria, bajo la premisa de que «tras años del cese de la lucha armada los presos y refugiados tienen que regresar a casa».

Violencia machista

Otro de los temas abordados ha sido el de la violencia machista, cuando el juicio por la violación de los sanfermines de 2016 copa la primera línea. Otegi ha indicado que se trata de una violencia estructural que no se podrá erradicar «si no vamos a las raíces de una cultura de dominación patriarcal».

Ha destacado que, en su última estancia en prisión, entraban presos muy jóvenes por violencia de género, y que en las encuestas muchos adolescentes «lo viven con absoluta normalidad. Da un poco de miedo».

Autogobierno, presupuestos…

Preguntado por la actualidad del Parlamento de Gasteiz (Ponencia de autogobierno, presupuestos, fiscalidad…), ha indicado que «no estamos en fase de reformar ningún Estatuto, el debate es qué forma de relación queremos con el Estado», porque en la situación actual de nada sirve tener el 100% de los votos aquí.

Respecto a las cuentas autonómicas, ha vaticinado que finalmente el Gobierno Urkullu logrará el respaldo del PP, aunque «el PNV dice que no apoyará los presupuestos de Madrid por el 155. Pero no ve coherente que nosotros digamos lo mismo sobre un Gobierno en el que está el PSE, que también apoya el 155».

En cuanto a la fiscalidad y la exigencia del PP de rebajar «aún más» el Impuesto de Sociedades, Otegi ha explicado que la competitividad se puede lograr «dando valor añadido a tus productos o bajando los sueldos. Este último es el modelo español, que gusta a algunos soberanistas vascos. A nosotros no».