En 57 segundos nos contó a través de un vídeo Por qué ama a Venezuela, un mensaje muy emotivo que logró sensibilizar a muchas personas en Europa, por eso hemos decidido en la RED entrevistar a Paloma Grunert, joven chilena, periodista y editora que ha compartido con nosotros su visión sobre lo qué pasa en Venezuela, cómo llegó a vivir en esa tierra y cómo es su pueblo que resiste “en tiempos de duros ataques imperialistas”.

Recientemente hemos visto como un vídeo tuyo sobre por qué amas a Venezuela que se ha hecho viral o por lo menos ha llegado a diferentes partes del mundo ¿Qué hace una chilena viviendo ahí cuando desde los grandes medios de tu país y el propio presidente Sebastián Piñera hace una guerra inclemente contra la situación que se vive en Venezuela hasta catalogarla de “dictadura”?.

El por qué estoy aquí es una pregunta que siempre me hacen las y los venezolanos, pero la verdad es que la respuesta va más allá de cuánto puedan influenciar en mí los medios imperialistas o los Gobiernos de mi país: nunca han sido un referente. Tengo una historia familiar muy política, nací en el exilio por la dictadura de Pinochet, soy sobrina de un detenido desaparecido; desde niña que han sido otros los caminos de referencia informativa, social, histórica. Estoy acá en Venezuela porque a los 18 años, cuando conocí a Hugo Chávez y su discurso, sentí que aquí se estaba construyendo el sueño popular y revolucionario que nos quitaron en el Chile de Allende, y en este tiempo que llevo viviendo acá lo he comprobado. Y, además, desde acá, he podido dimensionar el grosor de la desinformación y mentiras que los medios difunden sobre Venezuela, amparándose mutuamente con los Gobiernos que siguen las políticas de Estados Unidos.

Ese mensaje que has transmitido en tu vídeo ayuda mucho a ver la realidad y valorar al pueblo venezolano ¿Cómo desde Europa crees que podríamos aportar para hacer llegar este tipo de mensajes y así se pueda dar a conocer otra visión diferente a la que difunden, día a día, contra Venezuela?.

Creo que lo que necesita la Revolución Bolivariana, sobre todo en estos tiempos de duros ataques injerencistas que está recibiendo, es comunicar, contra-informar, difundir. Los medios son una herramienta, un arma que debemos usar para contar lo que de verdad sucede acá. Y a veces es mucho más simple y no amerita un discurso de conducción política. Es tan sencillo como tomar una cámara y mostrar QUÉ PASA. Desde Europa la ayuda podría ser establecer canales de comunicación con personas, organizaciones, medios de aquí de Venezuela, que videos locales de acá puedan ser vistos por mucha gente de allá, estableciendo puentes de apoyo en estas difusiones. El trabajo que se puede hacer para Venezuela desde afuera es tan importante como el que se puede hacer desde adentro, porque aquí adentro nos defendemos bien, son los que están afuera los que nos atacan e intentan mordernos.

Hemos visto que con el Plan Vuelta a la Patria han sido repatriados muchos venezolanos y venezolanas que se habían ido a Chile a vivir y han regresado denunciando malas condiciones de vida, agresiones xenófogas, exclusión, entre otras cosas ¿Qué opinión te merece esto?

Creo que Venezuela es un pueblo especial, una sociedad distinta, más cercana al espíritu cubano que al chileno o al de otros países que han sido "formados" de manera distinta. La Revolución Bolivariana, el legado de Chávez que hoy defiende Nicolás Maduro, forjó un pueblo amable, consciente, solidario, empático, voluntarioso, risueño, humanista. Como chilena me doy cuenta de las diferencias que existen entre una sociedad y otra. Entre la calidez humana, la sencillez y la ternura que existe acá y el individualismo, la competencia y el clasismo que se da en Chile. Es muy triste, porque a mí me gustaría que Chile fuese un pueblo mejor, más bueno, porque sus dinámicas, sus modos, no sólo afectan a quienes los practican sino al entorno, a los extranjeros que llegan a vivir a Chile y son rechazados, discriminados, humillados, vejados en sus derechos, golpeados en su alma.

Sin embargo, creo que al ser Chile una sociedad clasista, los venezolanos corren con una suerte distinta a la de otros migrantes como los peruanos o haitianos. En Chile existe un respeto un poco mayor por el venezolano, ya que ven que son educados, cultos, profesionales en su gran mayoría; a diferencia de otras comunidades residentes en Chile. Esto es porque para la Revolución, la educación es uno de sus pilares principales, sino acaso el mayor. Un pueblo digno y libre es un pueblo educado. La Revolución les dio a sus jóvenes la herramienta que hoy les permite moverse con mayor dignidad en países capitalistas donde el "estatus" y los títulos universitarios se valoran más que la calidad humana, por ejemplo.

En Europa se ha constituido una RED de Solidaridad con la Revolución Bolivariana con el compromiso de ser “defensores y defensoras incondicionales de la soberanía y autodeterminación del pueblo venezolano”, ¿Qué mensaje les harías llegar desde tu experiencia en el país?

No me siento brindando un mensaje como si tuviese cierta potestad para hacerlo. Creo que el mejor mensaje que puedo enviar es este pueblo mismo a través de su lucha, del amor y la lealtad que merecen por toda la fuerza que nos demuestran día a día, año a año, al seguir resistiendo, al no dejar de creer, al no rendirse ante los ataques que, desde tiempos de Chávez, llegan contra Venezuela sólo por el hecho de ser un país en digna libertad y autodeterminación. Siento que cada uno de nosotros/as que se ha llegado a conmover con la Revolución Bolivariana al punto de sentirse incondicional a ella, representa para las y los venezolanos bolivarianos y chavistas, un abrazo de amor, una esperanza, una mano abierta tremendamente necesaria y vital. Es importante no dejar de creer, no dejarse engañar. Es "cómodo" creer en Hugo Chávez o destacarlo ahora que ya no está físicamente. Lo que no es "cómodo" es creer en Nicolás Maduro, y por eso es más necesario hoy en día no perder ese foco, no dejarse mentir, engañar, nunca caer. Cito al nieto de Salvador Allende, Pablo Allende, chileno, quien también vive en Caracas desde hace años en compromiso con la Revolución, que dijo: "Ser Allendista y no ser Chavista es una contradicción hasta biológica". Yo ahora digo: Ser Chavista y no ser Madurista es una contradicción hasta biológica.

Finalmente sólo me gustaría agregar que Hugo Chávez y el pueblo venezolano me enseñaron lo que es el amor, amar. Esta Revolución es amor, es dar y aprender. Es vivir amando. Por eso habemos tantos extranjeros que nos hemos ido quedando aquí después de conocerla, porque todo aquello en lo que creemos y por lo que luchamos existe aquí y se batalla día a día desde el amor y todo lo que eso significa.