Kike Fernández de Pinedo candidato de EH bildu a diputado general de álava: “En Álava llevan 40 años mandando los de siempre. Ha llegado el momento de un cambio y EH Bildu está preparado para liderarlo”

Kike Fernández de Pinedo
David Ortega
Entrevista a
Kike Fernández

Asume que estos días no va a tener descanso. El candidato de la coalición abertzale es ambicioso, aspira “a lo máximo” y cree que serán el partido más votado en Álava.

vitoria – Entra en la sede de EH Bildu botando el balón de baloncesto, una de sus grandes pasiones, con el que ha decidido posar para la fotografía. Profesor de Secundaria, Kike Fernández de Pinedo es pausado en su discurso y reflexivo cuando quiere elegir bien sus palabras. La pregunta del test que más le cuesta responder es cuál es su plato favorito: “Es queme gustan muchos”.

¿Los buenos resultados que han obtenido en las generales han hecho aumentar sus expectativas de cara a las locales y forales?

–Venimos de tener buenas sensaciones desde hace tiempo porque vemos ilusión en la gente. En las generales es como si jugaras en campo contrario y pese a ello hemos tenido buenos resultados. Ahora nos toca jugar en casa, así que esperamos que sean mejores.

¿Incluso ser el partido más votado en Álava y Vitoria?

–Es nuestro objetivo. Aspiramos a lo máximo. Queremos liderar el cambio

Para las Juntas las encuestas les sitúan prácticamente con los mismos resultados que hace cuatro años, sin grandes subidas ni bajadas.

–Sí, pero en los últimos meses veo que ante la política que se hace en Madrid la gente premia una forma de hacer política honesta, sin demagogia.

¿Sustentar dos años al PNV en la Diputación puede pasarles factura entre sus votantes más rehacios a pactar con los jeltzales?

–Nosotros la valoración que hacemos es positiva. Una vez que entras en una institución no es para tener una posición testimonial, es para influir en las políticas que beneficien en lo social a los alaveses. Muchas de las políticas que ha sacado adelante esta Diputación tienen la marca de EH Bildu, y al mismo tiempo hemos sabido hacer oposición. A veces en política se tiende a jugar al mus y nosotros hemos sido muy claros desde el principio.

¿Cómo valora los dos últimos años de gobierno de Ramiro González, ya sin su apoyo?

–Han sido mediocres, con falta de ambición y temas preocupantes como el TAV en la Llanada y el consorcio de aguas centralizado. Nos ha decepcionado.

¿Algo de lo que se arrepienta de esta legislatura?

–Cuando haces política a veces te equivocas. Claro que hemos tenido errores, pero en líneas generales hemos terminado la legislatura satisfechos. En servicios sociales sí que nos hubiera gustado que se hiciera la reforma de la residencia San Prudencio, porque implicaba crear 60 plazas públicas.

¿Cuál sería el primer proyecto o iniciativa de Ramiro González que revertiría el primer día si gobierna?

–Retomar ese proyecto para la residencia de San Prudencio.

¿Incluso con la nueva residencia de Lakua en marcha?

–Sí. La residencia de San Prudencio está en mitad de Gasteiz y era un buen proyecto.

¿Cómo es la Álava que quiere Bildu?

–En Álava llevan cuarenta años mandando los de siempre, con políticas conservadoras. Ha llegado el momento de dar un cambio y EH Bildu puede liderarlo, reactivando políticas en medio ambiente, en agricultura, en infraestructuras... pero con recetas del siglo XXI.

Han sido muy críticos con las grandes empresas de Álava, como Mercedes o Michelin. ¿Deberían temer estas empresas a una Diputación gobernada por EH Bildu?

–No, porque no es cierto que hayamos sido especialmente beligerantes con ninguna empresa. La industria alavesa tiene una dependencia excesiva de la automoción y los combustibles fósiles. Hay cerca de 40.000 empleos en el País Vasco asociados a la automoción, y en general ofrecen unos empleos más dignos que en otros sectores, pero hay que ponerse las pilas porque vienen unas transformaciones mundiales a las que adaptarse.

¿Qué ciudadanos son ahora mismo los más olvidados por las instituciones?

–Los usuarios de servicios sociales. Hay un 20% de la población que es mayor de 65 años. La Diputación les da un cheque para que vayan a residencias privadas, con unas cuidadoras que tienen unas condiciones miserables de trabajo, porque ha renunciado a gestionar el servicio directamente. Es el modelo que ha impulsado el PNV. En Álava el 43% de las residencias son privadas, y sus trabajadoras cobran menos de 1.000 euros cuando en Bizkaia y Gipuzkoa cobran mas de 1.400 euros.

¿Incrementaría la presión fiscal para mejorar los servicios sociales?

–En Álava tenemos dos problemas, reconocidos por el diputado general: cada vez más necesidades con los servicios sociales, por una población envecejida, y una deuda altísima, de 600 millones de euros. Es imprescindible que haya más ingresos, pero de forma justa. Eso es algo a lo que el PNV ha renunciado, quizás porque hay empresas con gran poder económico en Bizkaia, como Iberdrola y Petronor, que son las que han marcado las políticas que había que hacer en Euskadi.

¿Trebiño será Álava si gobiernan?

–Lo único que podemos prometer es que vamos a hacer todo lo posible a nivel político, si gobernamos, para solucionarlo. En Trebiño están dolidos porque no se ha hecho nada y la Diputación vende que se ha avanzado mucho.

¿La Diputación puede parar el TAV?

–A la gente de la Llanada y de Valles Alaveses les ha dolido mucho ver al diputado general rechazando el TAV de Rioja Alavesa pero diciendo en cambio que está favor del trazado que les afecta a ellos. La Diputación es el interlocutor con la administración central. Cuando dijo que no estaba de acuerdo con el trazado en Rioja Alavesa a los pocos meses se eligió el que menor afección iba a tener para la comarca.

Fuente
https://www.noticiasdealava.eus
Categoría