Esta semana en “España y más allá”, el corresponsal de GARA en Madrid Alberto Pradilla, nos ha dado diversos ejemplos que ponen de relieve la impunidad de la que gozan los torturadores en el Estado español.

20170311_mr_tortura

Pradilla lleva ya unas semanas publicando una serie de piezas periodísticas, en las que expone diversos ejemplos de personas condendas por torturas, que después de ser indultadas han sido ascendidas por el Gobierno español de turno. Uno de los casos más llamativos es el de José María De las Cuevas Carretero, uno de los guardias civiles que torturó a Kepa Urra en 1992. Al Gobierno español no le bastó con indultarle en 1999. Dos años más tarde le enviaba como representante de la Policía Judicial ante el Comité para la Prevención de la Tortura. Desde entonces da conferencias sobre corrupción o trato a detenidos.