«Asedio al euskera. Más allá del libro negro» es el nuevo trabajo del sociólogo Juan Mari Torrealdai. Ha reunido cientos de documentos, también opiniones, sobre el euskera desde el siglo XVIII hasta el día de hoy. Advierte de un gran involucionismo desde finales de los 90 cuando «se empieza a negar la actuación de Franco contra las lenguas», un involucionismo «que llega a un negacionismo de la represión».

Asedio

Todo responde, según Torrealdai, al supremacismo lingüístico español. Se defiende que hay una lengua superior que es la que tiene virtudes y a la que se le ofrecen facilidades, y a las que se consideran inferiores se les otorga únicamente una utilidad en los aspectos individuales. Cree que estamos ante «una incapacidad innata a entender la diferencia», ante «una creencia de que el que piensa diferente es el enemigo».

A la pregunta de si hay margen para alguna valoración positiva, responde que «la enorme valoración en positivo es la existencia misma de la tendencia en positivo del euskera». «Con toda la negatividad que presuponen al euskera que la gente siga queriendo integrar se en el mundo del euskera es un milagro», añade. Pero llama a no bajar la guardia, «no hay que tentar a la suerte, tenemos que crear mecanismo para que esto sea perdurable». También apuesta por ahondar en las políticas lingüísticas, porque sino, «¿cuantos siglos nos van a hacer falta para euskaldunizar este país?», pregunta.