En este audiovisual se documenta el brote de fascismo en sectores de la población venezolana que desató manifestaciones violentas en el país entre los meses de abril y julio del año 2017, dejando un saldo lamentable de 172 víctimas fatales. Con los testimonios de familiares de las siguientes víctimas: Brian Principal de 13 años de edad de Barquisimeto; Pedro Josué Carrillo Sánchez de 21 años de edad, también de Barquisimeto; Orlando Figuera del estado Miranda, y Carlos Paredes joven integrante de la policía de Mérida; se muestra la intolerancia de grupos violentos de la oposición, quienes manipulados por la dirigencia y los medios de comunicación, asumen la negación de la existencia del chavismo, cometiendo actos atroces como el de quemar viva a personas, secuestrar, herir, etc.

Finalmente el documental refleja que la mayoría de las personas que murieron producto de la violencia política en el país no participaban en ninguna manifestación, eran jóvenes, pobres, buena parte de ellos eran chavistas y aún sus familiares están a la espera de justicia.