Amaia Izko, abogada de Portu y Sarasola, ha valorado muy positivamente el fallo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que ha condenado al Estado español por «daños morales» a los presos vascos.

Así, Estrasburgo ha condenado al Estado español a indemnizar con 30.000 y 20.000 euros a Igor Portu y Mattin Sarasola, que fueron detenidos en 2008 y están presos desde entonces. A falta de conocer más detalles de la sentencia, supone un varapalo para los aparatos del Estado, dado que el Supremo exculpó a los guardias civiles que habían sido condenados inicialmente por la Audiencia de Gipuzkoa, y habrá que ver si esta sentencia puede tener algún efecto sobre la situación jurídica de estos y otros presos.

Pero sin duda, con esta sentencia, lo que queda muy tocado es ese discurso negacionista de la tortura que desde los diferentes gobiernos españoles se ha dado históricamente. La abogada de los jóvenes de Lesaka cree que esta estrategia del Estado queda muy tocada tras esta sentencia.