El 15 de octubre de 2016 se producía en Alsasua un altercado entre dos guardias civiles fuera de servicio y sus parejas y algunos jóvenes de esta localidad navarra. Como consecuencia de ellos uno de los guardias civiles sufría una factura de tobillo y las otras tres personas magulladuras de carácter leve.

Pero lo que no pasaba de ser una riña nocturna, fue convertida en un macroproceso en el que se imputó a 11 jóvenes, a los que la fiscalía pretendió aplicar la legislación antiterrorista, pidiendo para ellos hasta 60 años de cárcel. Finalmente, 8 de estos jóvenes han sido condenados a penas que van desde los 2 hasta los 13 años

Para tratar este caso, que ha generado una movilización social de apoyo a los procesados en Euskal Herria, contamos en esta ocasión con la participación del militante de la izquierda abertzale y teórico marxista Iñaki Gil de San Vicente.

 Algunos titulares de la entrevista:

"Contra los jóvenes de Alsasua se organizó toda una estructura mediática y de guerra psicológica"

"Hay una gran cantidad de pruebas que demuestran que los hechos no ocurrieron como sostiene la acusación"

“El Estado español sabe que en el País Vasco sigue habiendo una resistencia y una conciencia nacional y aplica todos los mecanismos posibles para atacar su potencial liberador"

"Los reformistas y los medios del Estado español han silenciado esta injusticia manifiesta que en el País Vasco está teniendo una contestación absoluta"