El magnicidio en grado de frustración contra el presidente de la República, Nicolás Maduro, fue un ataque cobarde contra la paz del país planeado desde el extranjero, revela el documental Crónica de un Magnicidio Frustrado difundido este domingo en transmisión conjunta de radio y televisión.

El documental es una creación del director Marcos Ortiz y desmonta la trama de hechos sucedidos ese 04 de agosto en la avenida Bolívar de Caracas, donde atentaron contra la vida del presidente Maduro y la paz del país.

El audiovisual presenta testimonios como el del capitán José Núñez, quien comentó que antes del acto se preparó para la celebración del 81° de la Guardia Nacional Bolivariana.

La primera combatiente, Cilia Flores, aseveró que ese día comenzó con normalidad y el Jefe de Estado revisó documentos y puntos de cuentas: “Llegamos juntos. Estaba el Alto Mando Militar. Se veía bellísimo el acto en la avenida Bolívar, imponente. Cuando él va a hablar sentimos un ruido e inmediatamente veo un dron que viene como a la tarina y escuchamos la detonación de un segundo dron. Pensamos que también habían puesto C4 en la tarima”.

“Ese día será recordado como un día de resurrección porque volvimos a nacer”, enfatizó.

El ministro del Poder Popular para la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, dijo que determinaron resguardar al Presidente ante la acción terrorista: “Imagínense qué hubiese pasado si el pueblo venezolano se hubiese visto sin Presidente y sin autoridades militares”.

El ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, general Néstor Luis Reverol, en su testimonio refiere que los organismos de seguridad se activaron, desplegaron un operativo especial y detalló que “el dron denominado DJI fue operado a través de tabletas con gran precisión por el grupo Alfa y grupo Bravo. Los drones fueron dirigidos por Argenis Valera Ruiz y Juan Carlos Monasterios. Posteriormente en la revisión de las tabletas se descubre que hubo un anclaje con una localidad de Colombia llamada Chinacota, al norte de Santander”.

El documental reitera la vinculación del dirigente opositor Julio Borges con los hechos, en los que también está relacionado Juan Requesens, otro representante de la derecha venezolana.

La obra realizada por productores chilenos y argentinos recopila 25 testimonios e imágenes inéditas del hecho, el “primer intento de magnicidio ejecutado con drones en el mundo, planificado desde el exterior para descabezar al Gobierno venezolano en vivo y directo ante la mirada de millones de personas”.

En la presentación, el viceministro de Comunicación Internacional del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, William Castillo, aseguró que el hecho fue una acción inédita en la vida nacional con el objetivo de desestabilizar el país.

El periodista Boris Castellanos refirió que comunicacionalmente se ha minimizado e incluso buscaron convertir a las víctimas en victimarios: “Al fracasar el atentado queda evidenciado el talante del sector opositor que vive en el exterior y que fue liderado por Julio Borges, quien fue sindicado como autor del atentado”.

Por su parte, la periodista Madeleine García, de la cadena Telesur, comentó que el magnicidio fue minimizado en los medios de comunicación nacionales e internacionales, “es un hecho vergonzoso porque en ninguna parte del mundo es tratado de esta manera un magnicidio o hecho terrorista como este”.

Resultado de imagen para Crónica de un magnicidio frustrado