BVE, AAA, ATE, GANE, GAL... son solo algunas siglas que no acotan esta lacra. Euskal Memoria disecciona la realidad de la guerra sucia, no solo con datos tremendos como los 83 muertos del posfranquismo, sino también con análisis que dan contexto y entrevistas que aportan textura humana. Es su último trabajo, titulado «La guerra no declarada. Terrorismo de Estado en Euskal Herria».

Euskal Memoria presenta un amplio trabajo para sacar a la luz «la guerra no declarada»

El salón de actos del Museo San Telmo de Donostia ha acogido la presentación del libro «La guerra no declarada. Terrorismo de Estado en Euskal Herria», resultado de un amplio trabajo de documentación realizado por la Fundación Euskal Memoria. Víctimas y familiares de afectados por la guerra sucia han estado presentes en el acto.

En las 766 páginas del libro cuyo contenido adelantó GARA la pasada semana, se recoge un largo listado de los hechos acontecidos en ese fatídico episodio de la historia de Euskal Herria. Eugenio Etxebeste ‘Antton’ ha remarcado durante la presentación que «la guerra sucia es la punta de un iceberg» y que el objetivo de este trabajo es ahondar en lo que realmente sostiene esta guerra no declarada por parte del Estado.

También han intervenido Amaia y Aiora Etxaniz hijas de Angel Etxaniz, muerto en un atentado del BVE en agosto de 1980, quienes tras recordar que este año se cumplen 30 años de la creación del GAL durante «una transición que fue un trámite propagandístico», han puesto de manifiesto que es necesario hablar y sacar a la luz la verdad de lo ocurrido durante ese periodo. «Esto es parte del relato de la verdad», han apuntado para añadir que la memoria debe ser colectiva, sin marginar ni ignorar el sufrimiento de quienes han sido protagonistas del conflicto.