El portavoz de Sortu Pernando Barrena ha afirmado tras analizar los últimos acontecimientos que estamos ante un «autogolpe de Estado» de los poderes fácticos españoles, «que tienen como objetivo condicionar el futuro modelo de Estado».

El portavoz de Sortu Pernando Barrena ha valorado en rueda de prensa los acontecimientos de los últimos días, las cuales muestran las diferentes realidades de un Estado «enemigo de la paz» y de un pueblo «que quiere vivir en paz, en democracia y en libertad», según ha afirmado.

En cuanto al Estado español, ha asegurado que vive «una dinámica de involución». A ello achaca la detención de una docena de abogados, el macrojuicio –pospuesto por las detenciones– de 35 miembros de la izquierda abertzale, la decisión del Tribunal Supremo sobre el cómputo de penas y la detención de hoy de Santiago Arrozpide.

Ha añadido que todo ello es resultado del «autogolpe de Estado» que han efectuado los poderes fácticos con tal de condicionar el futuro modelo de Estado. «Estamos delante de un autogolpe de Estado que mucho tiene que ver con el que dieron el 23-F», ha afirmado.

No obstante, y poniendo la mira en Euskal Herria, cree Barrena que las multitudinarias manifestaciones llevadas a cabo en Bilbo y Donostia «muestran el deseo de acabar con esta situación, que no queremos seguir viviendo en el conflicto al que el Estado español nos condena».