Tras largos años deportado en Venezuela, ayer murió Ángel Aldana. Huído al País Vasco francés en la década de los 70, fue primeramente confinado y en 1985 deportado.

Nacido en 1949 en Gorozika, a finales de los 70 huyó al País Vasco francés, en febrero de 1981 fue detenido en Ziburu y en octubre de ese mismo año fue confinado en la Isla de Yeu, junto con otros refigiados vascos. 

En 1984 fue nuevamente detenido y confinado al norte de Baiona. Tras romper el confinamiento lo detuvieron en agosto de 1985. Tres meses más tarde fue deportado a Ecuador y allí estuvo hasta marzo de 1988, día y noche bajo vigilancia policial.

Es en Ecuador donde vivió uno de los más duros momentos de la deportación, cuando, en enero de 1986, fue detenido y torturado. Vivía con Alfonso Etxegarai; miembros policiales de las fuerzas de operaciones especiales de Ecuador entraron en su casa, lo secuestraron y los dejaron en manos de la policia española, quienes los torturaron salvajemente por 24 horas para saber dónde estaba secuestrado el empresario Pedro Guzmán.

En marzo de 1988 fue enviado a la Republica Dominicana, y un año más tarde a Panamá.

En diciembre de ese año cuando los EEUU invadieron aquel país, se refugió en la Sede del Nuncio Apostólico pasaitarra, Juan Sebastián Laboa, junto con los también deportados Juanjo Aristizabal, su mujer Ione Idigoras, Koldo Saralegi y Juan Carlos Arriaran. Allí se refugió también el General Manuel Antonio Noriega, a quien EEUU pretendía apresar. Militares estadounidenses tuvieron la embajada rodeada hasta el 3 de enero, día en que Noriega se entregó.

El Nuncio en persona llevó a cabo gestiones para que los deportados vascos fuesen llevados a un país "seguro". Así, en febrero de 1990 los cuatro fueron trasladados a Venezuela.

En 1996 el gobierno español pidió la extradición de Aldana; en 1999 fue detenido y después liberado.

En los últimos años sufrió una grave enfermedad y, a pesar de que su salud había mejorado, en los últimos meses empeoró de nuevo y ayer, domingo 3 de abril, murió.

Condolencias y denuncia de Sortu

Sortu ha expresado sus condolencias a familiares y amigos y ha denunciado la "grave situación" de l@s deportad@s vasc@s. Recuerda que hoy en día aún quedan cientos de vasc@s en deportación, exilio y prisión fuera de Euskal Herria, y ha manifestado trabajará para acabar con esa situación, "hasta traer a casa libres tod@s l@s deportad@s, exiliad@s, refugiad@s y pres@s políticos".

Movilización

Hoy, partiendo de la Plaza del Referéndum, en Zornotza, su localidad natal, a las 8pm se ha convocado una movilización bajo el lema "Deportación asesina".

¡Que su lucha y dignidad sigan iluminándonos el camino! ¡La lucha sigue! ¡Honor y gloria! Agur eta ohore gudari!