El Gobierno español, en una respuesta dirigida al senador de EH Bildu, Jon Iñarritu, ha apuntado que no excarcelará a los presos enfermos «hasta que les queden dos meses de vida». El senador independentista ha calificado de «sádica» la respuesta recibida.

El senador de EH Bildu, Jon Iñarritu, había preguntado al Gobierno español por una instrucción de Instituciones Penitenciarias de febrero, pidiendo que se precisara la misma. Y así lo ha hecho el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

En la respuesta recibida por el senador independentista, se dice que la instrucción «trata de adaptarse a la nueva regulación del Código Penal», que fija que «aquellos penados cuya enfermedad sea un peligro patente para su vida salgan de la cárcel de forma inmediata».

Para ello bastarían los informes médicos correspondientes y una valoración de «falta de peligrosidad», además de la pertinente autorización judicial, aunque a ello añade el Gobierno español que la certeza de fallecimiento del preso «ha de ser de un plazo inferior a los dos meses».

El Ejecutivo subraya en su respuesta que las circunstancias de cada persona se tratan de forma individualizada, y que los criterios aplicados «se basan en certificados médicos, en ningún caso en criterios subjetivos».

Iñarritu ha calificado la respuesta recibida de «sadismo».