Tras el debate interno cuyas conclusiones se conocieron en julio, el Colectivo de Presos Políticos Vascos (EPPK) ha dado otro paso con la renovación de la dirección por votación entre los presos y presas. Está formada por ocho miembros del Colectivo, cuatro por el estado español y cuatro por el francés. Anuncia además iniciativas para acompañar la campaña de los artesanos de la paz ante el Gobierno francés. Se renovarán las peticiones de acercamiento.

 

De izquierda a derecha y de arriba abajo: Marixol Iparragirre, Iratxe Sorzabal, Mikel Albisu, David Pla, Ainhoa Mujika, Anabel Egues, Jon Olarra y Josetxo Arizkuren.

Tras la presentación en julio del resultado de su debate interno (87% de participación y 73% de Síes a la ofensiva para vaciar las cárceles), EPPK ha notificado ahora en un comunicado remitido a NAIZ la conclusión de una nueva fase en este proceso. Se ha renovado, también por votación entre los encarcelados, la dirección del Colectivo. Cuatro presos y cuatro presas, cuatro por cada Estado, asumirán esta función en lo sucesivo, lo que se notifica a los agentes institucionales, políticos y sociales vascos y a la ciudadanía en general.

En las cárceles del Estado francés han sido elegidos Marixol Iparragirre, Iratxe Sorzabal, Mikel Albisu y David Pla. Y en el Estado español, Ainhoa Mujika, Anabel Egues, Jon Olarra y Josetxo Arizkuren. Seis de estas personas ya figuraban en la dirección de EPPK nombrada en 2012: Iparragirre, Albisu, Egues, Olarra, Mujika y Arizkuren. Los cuatro primeros, además, formaban parte del equipo de interlocución. Sorzabal y Pla fueron detenidos posteriormente a esa fecha, en setiembre de 2015.

Peticiones y movilizaciones
Las próximas semanas estarán marcadas por la movilización convocada por los artesanos de la paz en París el 9 de diciembre y la ronda previa por cárceles y ciudades del Estado francés. EPPK comunica que se une a esta iniciativa a través de varias acciones.

Así, a partir del 16 de noviembre «todos los miembros del Colectivo renovaremos la petición de traslado a Euskal Herria». En el caso de quienes están ya en cárceles vascas o en las fijadas en el Estado francés como destino, lo que solicitarán será que sus compañeros sean llevados allí (según el último listado solo serían dos presos, en Basauri y Zaballa, dado que los tres que estaban en Mont de Marsan acaban de ser excarcelados).

Junto a ello, el 9 de diciembre se realizará «huelga de visitas», a fin de que la mayor cantidad de gente posible pueda acudir a París. Y los presos y presas en el Esado francés realizarán protestas por turnos que se corresponden con los tiempos de la ronda que realizarán los artesanos: del 16 al 19 de noviembre, en Mont de Marsan, Lannemezan y Muret; del 19 al 22, en Tarascon y Arles; del 22 al 24, en Roanne y Moulins; del 24 al 29, en Châteroux, St. Maur, Uzerche, Poitiers e Île de Rè; del 29 al 4 de diciembre, en Rennes; y del 5 al 9 de ese mes, en Alençon, Clairvaux, Osny, Poissy, Réau, Fleury-Mérogis y Fresnes.

«Esta iniciativa está pensada sobre todo para las cárceles del Estado francés», indica EPPK, aunque añade que los cautivos en el español se sumarán del modo que se decida en cada prisión. Se plantean iniciativas de propaganda y también ayunos o huelgas de hambre, con el objetivo básico de respaldar esa ronda por las cárceles y al mismo tiempo «socializar la situación en cada prisión».

«Intentaremos que cada cárcel, módulo y preso o presa haga saber a su pueblo y entorno, por carta, cuál es su situación exacta: el régimen, cuántos kides están juntos, cuánto tiempo llevan en la cárcel, la condena, etcétera. Cada cárcel completará además un informe sobre las condiciones existentes allí, a fin de que los colectivos que trabajan por los derechos de los presos puedan usarlo cuando lo necesiten».

Este informe se centrará en un aspecto: «Las molestias y perjuicios que estar expatriado en esa cárcel concreta provoca tanto a las personas presas (no tener información directa de Euskal Herria o recibirla tarde...) como a sus allegados (condiciones de viaje, horas, gastos, cansancio...)».

Del Hoyo e Iparragirre
En el caso del Estado español, la campaña hará especial incidencia en «el fin del destierro»&flexSpace;y la demanda de excarcelación de los presos enfermos. En ese sentido, el comunicado recuerda el riesgo de fallecimiento de Ibon Iparragirre y cita antes que nada la muerte de Kepa del Hoyo en la cárcel de Badajoz, el 31 de julio.

Sobre Iparragirre, el Colectivo considera que «lo que están haciendo nos muestra hasta qué punto puede recurrir a la crueldad un Estado que ve su futuro en peligro. Porque eso está, en nuestra opinión, en la base del burdo comportamiento del Estado español. Es una política de venganza, sí, que tiene objetivos claros, como el cansancio y el desestimiento de todos quienes estamos luchando por la libertad. Esta política de castigo que se mantiene despreciando el deseo mayoritario de ciudadanía, organizaciones e instituciones vascas tiene como característica principal el sadismo contra los presos enfermos, la extensión de condenas, la expatriación y la dispersión», denuncia.

COMUNICADO: [EPPKren agiria euskal jendarteari]