Representantes de organizaciones diversas de la sociedad civil, y ciudadanas y ciudadanos a título individual, con distintas trayectorias y sensibilidades comparecieron en Bilbo con el ánimo de impulsar la manifestación convocada por los Artesanos de la Paz en París para el próximo 9 de diciembre bajo el lema “Orain, presoak” (Ahora, l@s pres@s).

Y es que seis años después de la Declaración de Aiete, el abandono por parte de ETA de la lucha armada y tras ocho meses desde que se produjo el desarme de esta organización, quienes apoyan la manifestación opinan que "toca afrontar definitivamente la situación pendiente de las presas y presos vascos, a quienes se mantiene bajo una legislación excepcional que no se corresponde con todo lo que viene ocurriendo los últimos años".

"El 8 de abril se desbloqueó lo que parecía inamovible, y allí estuvimos junto a miles de personas, protegiendo el trabajo de los Artesanos por la Paz. Un trabajo discreto, tenaz, valiente, que generó una oleada y abrió un nuevo modelo de éxito para la resolución de conflictos: la triangulación entre las instituciones vasca, navarra y de Iparralde, la sociedad y la comunidad internacional", han recordado. El trabajo de estas personas ha continuado adentrándose en la cuestión penitenciaria en el Estado francés. Precisamente hace pocos días se conocía que esos esfuerzos también están dando frutos: se ha reconocido públicamente la creación de un espacio de trabajo con el Ministerio de Justicia francés para abordar la situación de las personas vascas presas allí. "Aplaudimos de todo corazón el camino abierto, que sin duda va a mover los primeros ladrillos del gran muro de la excepcionalidad penitenciaria", han dicho.

"No es una manifestación más"

Por eso afirman que la manifestación del 9 de diciembre en París "no es una manifestación más" y aseguran "que puede hacer evolucionar la política penitenciaria del Estado francés" y que se necesita "del empujón y el respaldo de nuestra sociedad", porque la posición de París y la propia manifestación "tendrán su efecto en Madrid".

Han remarcado que el Foro Social Permanente trabaja para lograr un amplio acuerdo institucional en Euskal Herria, que, con la participación de las personas presas y el impulso social, deberá contribuir a generar una corriente de opinión en el Estado español favorable a flexibilizar la política penitenciaria. En Iparralde, el carril abierto va recorriendo etapas, sin pausa. Y prueba de ello es que la convocatoria de la manifestación ha logrado ya el apoyo de un amplio espectro de la sociedad de Ipar Euskal Herria, por lo que pretenden que este mismo espíritu se extienda a otros colectivos, sectores y personas del resto del país.

"Que alcance a miles y miles de personas que pensamos diferente, que vivimos realidades diversas, pero que todas deseamos llegar a la estación final de una sociedad en paz sin personas presas, deportadas o huidas. Una sociedad capaz de resolver y sanar tantos y tan distintos sufrimientos habidos en su seno. Una sociedad que respete y repare a las víctimas de todas las expresiones de violencia", han declarado.