Al hilo de las crecientes constataciones oficiales sobre la tortura masiva, Euskal Preso Politikoen Kolektiboa ha reclamado en un comunicado «poner en vías de solución todas las consecuencias de la tortura: físicas, sicológicas y también penales». Esto se debe traducir, añade, en invalidar «todos los procesos contaminados» por esta lacra.

La tortura ha vuelto a la actualidad informativa y política estas semanas tras el informe de Lakua que por vez primera certifica oficialmente esta práctica o la condena europea al Estado español por el caso de Igor Portu y Mattin Sarasola. En este contexto, Euskal Preso Politikoen Kolektiboa ha expresado su opinión sobre un tema que le afecta frontalmente. En su comunicado sobresale la demanda de que se invaliden «todos los procedimientos judiciales contaminados de un modo u otro por la tortura».

Enmarca esta petición en la necesidad de que se afronten en clave de resolución todas las consecuencias que se derivan de esta lacra: «Tanto las físicas como las sicológicas e igualmente las penales».

«Queremos poner de relieve que, además de los perjuicios físicos y sicológicos sufridos por cada persona, las consecuencias de la tortura también han sido penales –desarrolla EPPK–. Ha habido una colaboración imprescindible entre torturadores y jueces para imponer castigos de cárcel a muchos presos y presas políticas». En consecuencia, el Colectivo pide esa anulación de procedimientos judiciales recordando que «es lo que los manuales jurídicos dicen que se debe aplicar» en estos casos.

«Herramienta de Estado»
Antes de llegar a estas conclusiones, el mensaje de EPPK comienza exponiendo que «los miembros del Colectivo estamos en prisión como consecuencia del compromiso adoptado en la lucha por Euskal Herria. Cuando tomamos la decisión de actuar así por nuestro pueblo, ya éramos perfectamente conscientes de que, en el caso de caer vivos en las manos de la Policía española o la Guardia Civil, nos torturarían».

Añade a continuación que «la impresión de que en manos de la Ertzaintza podríamos recibir otro trato se acabó en la década de los 90. Y caer en manos de las fuerzas represivas o las autoridades francesas tampoco ha sido amparo suficiente durante estos largos años: entregas de Policía a Policía, ser dejados en manos de policías torturadores en la misma frontera una vez acabada la condena en Francia...», enumera.

EPPK incide en que «la tortura no ha sido una herramienta de Estado usada solamente contra quienes han militado en ETA», sino que se ha aplicado también a quienes se implicaron «en otras organizaciones políticas que no utilizaban la lucha armada». «Y todas ellas han sido igualmente conscientes de que tenían grandes posibilidades de acabar haciendo frente a la tortura», recuerdan los presos.

Así las cosas, «la influencia de la tortura ha contaminado todo», constata el Colectivo. Lo detalla en que «el riesgo de ser torturado se ha convertido en un terror extendido entre los ciudadanos partidarios de la libertad de Euskal Herria».

«La tortura no ha sido una herramienta selectiva», reitera, apuntando que eso es lo que constatan las investigaciones existentes (la presentada en diciembre por el Instituto Vasco de Criminología censó ya 4.113 casos solo en la CAV). «La han usado contra todo tipo de personas», recalca EPPK.

Por lo que respecta al Colectivo, «podemos decir que la mayoría de los que lo formamos hemos sido torturados», certifica EPPK, añadiendo que luego han padecido en prisión un «secuestro»&flexSpace;y un «destierro en pésimas condiciones» que «puede equipararse a la tortura».

Añade a ello que los prisioneros y prisioneras vascas «no hemos tenido ocasión de tratar los daños sicológicos que nos han infligido. Hemos tenido que hacer frente como hemos podido, con la ayuda de los compañeros de lucha, a lo vivido en esos días infernales. Y algunos de nosotros, por desgracia, no han podido superar sus consecuencias», trae a colación.

Extractos

«Además de los perjuicios físicos y sicológicos, las consecuencias han sido penales. Ha habido una colaboración imprescindible entre torturadores y jueces para imponer castigos de cárcel a muchos presos»

«La tortura no ha sido una herramienta de Estado usada solamente contra quienes han militado en ETA, sino también contra quienes se implicaban en otras organizaciones políticas que no utilizaban la lucha armada»

«El riesgo de ser torturado se ha convertido en un terror extendido entre los ciudadanos partidarios de la libertad de Euskal Herria»

 

EPPK-REN AGIRIA EUSKAL JENDARTEARI

Agiri honen bidez, EPPK-ko kideoi sakonki eragiten digun torturaren gaiari buruzko gure hausnarketak helarazi nahi dizkiogu euskal jendarteari.

Euskal Herriaren aldeko borrokan izandako konpromisoaren ondorioz gaude kartzelan Kolektiboko kideok. Gure herriaren alde ekiteko erabakia hartu genuenean, bagenekien, ongi asko jakin ere, Espainiako poliziaren edo Guardia Zibilaren eskuetan bizirik eroriz gero torturatu egingo gintuztela. Ertzaintzaren eskuetan bestelako tratu bat jaso genezakeelako ustea 90eko hamarkadan amaitu zen. Frantziako indar errepresibo edo agintarien eskuetan erortzea ere ez da izan aski babes urte luzetan: poliziatik poliziarako entregak, Frantziako zigorra amaitu ostean mugan bertan polizia torturatzaileen eskuetan uztea...

Tortura ez da izan ETAn ekintzaile izan direnen aurka soilik erabilitako Estatu-tresna; borroka armatua erabiltzen ez zuten bestelako antolakunde politikotan aritzeko hitza eman izan duten herritarrek ere jakin izan dute torturari aurre egin behar izateko aukera handiak zituztela.

Torturaren eraginak bazter guztiak kutsatu ditu: torturatua izateko aukera Euskal Herriaren askatasunaren aldeko herritarren artean hedatutako izua izan da.

Tortura ez da izan tresna selektibo bat, ikerketek erakusten duten bezala, aipatu indar armatuek herritar ororen aurka erabili izan dute.

Urte guztiotan Kolektiboa osatu dugunon gehiengoa torturatua izan dela esan dezakegu. Gainera, atxilotu eta torturatu ostean, torturarekin pareka daitekeen egoera gizagabean mantentzen gaituzte kartzelan bahituta, baldintza kaxkarretan deserriratuta.

Bestalde, torturatuak izan garen euskal preso politikook ez dugu eragin zaigun kalte psikologikoa artatzeko aukerarik izan. Burkideen laguntzarekin nola hala egin diogu aurre infernuzko egun horietan ezagututakoari. Gutako batzuek tamalez ezin izan dituzte gainditu ondorioak.

Ohartarazi nahi dugu, norberak jasandako kalte fisiko eta psikologikoaz gain, torturaren ondorioak penalak ere badirela. Torturatzaile eta epaileen arteko ezinbesteko kolaborazioa egon delako preso politiko askori espetxe zigorra ezartzeko. Horregatik, eskuliburu juridikoek tortura kasuetarako esaten dutena aplikatzea eskatzen dugu: torturaz nola edo hala kutsaturik dauden prozedura judizial guztiak balio gabe gera daitezela.

Hauxe da EPPKren eskaera: torturak eragindako ondorio guztiak konponbidean jartzea, bai fisikoak, bai psikologikoak eta baita penalak ere.

Azken urteotan, tortura kasuren berririk izan ez badugu ere, torturak oraindik ere eragin bizi-bizia du Euskal Herriko gatazka politikoan.

Batasuna, elkartasuna eta herriarenganako lotura! Jo eta ke, irabazi arte!

Euskal Herria bihotzean, 2018ko martxoan

Euskal Preso Politikoen Kolektiboa
Euskal presoak Euskal Herrira! Amnistia! Independentzia!