TxabiERey

En un día que reconoce especial por preceder a la decisión sobre su fin de ciclo, ETA ha hecho pública una declaración aprobada en ese marco que resalta el «sacrificio» de su militancia en la lucha y el «compromiso» con el cambio de estrategia: «A todos les debemos haber llegado hasta aquí y el esfuerzo por abrir las puertas de la libertad».

El Aberri Eguna ha sido usado tradicionalmente por ETA para trasladar sus reflexiones, «pero este año es especial debido al proceso de debate que está a punto de concluir», admite el comunicado llegado a GARA. En ese marco hace pública una declaración aprobada por su militancia, concretando que es la primera de las que se darán a conocer en ese proceso. Está centrada en glosar el «esfuerzo» y la «generosidad» de su militancia en estos 60 años, reconocimiento que entiende como «una necesidad que no ha hecho sino fortalecerse con la muerte de Xabier Rey».

El mensaje arranca precisamente con la mención al dolor que ha provocado su fallecimiento en la cárcel de Puerto-III, la denuncia de la política penitenciaria y la afirmación de que «su recuerdo nos dará fuerza para hacer frente a la injusticia y para conseguir la libertad».

«El sacrificio de los y las militantes ha sido impresionante, y tan fuerte como abundante –valora ETA ya en la declaración propiamente dicha–. Nuestro mayor homenaje a los compañeros caídos en la lucha. Txabi Etxebarrieta fue el primer gudari de ETA que murió en enfrentamiento con las fuerzas policiales. Xabier Rey ha sido el último, a causa de la criminal política carcelaria».

«Tenemos en la mente y en el corazón a todos los caídos en la lucha –prosigue–. Y también a quienes se han ido en silencio. Militantes que han trabajado en muchos ámbitos y espacios. Lo hicieron con humildad y de modo responsable. Ya no están con nosotros. No hemos podido reconocerlos públicamente como miembros de ETA para no perjudicar nada ni dañar a nadie, pero han sido imprescindibles tanto para la organización como para el proceso de liberación y para el movimiento popular. Agur eta ohore, Isabel, Joxi, Joxean, Joxemi, Josu, Txato, Lourdes... Gudaris de ETA», enuncia. Les suma a quienes han sufrido cárcel o exilio «y a quienes todavía los padecen. Son la señal más clara del compromiso con Euskal Herria. Hombres y mujeres que han estado dispuestas a dar todo por amor al pueblo».

«Han sido miles y miles los ciudadanos y ciudadanas vascas que han estado en ETA o con ETA, luchadores surgidos del pueblo. A todos debemos haber llegado hasta aquí. A todos debemos el esfuerzo hecho por abrir la puerta de la libertad. De aquí en adelante también seguirán trabajando y luchando por la libertad de Euskal Herria. Vaya para todos el reconocimiento de Euskadi Ta Askatasuna».

Del origen al desarme

En un breve repaso histórico, la organización recalca que «nació para hacer frente a la opresión» y teniendo como norte la libertad de Euskal Herria. Como figura gráfica, afirma que aquellos nuevos vientos que trajo ETA encendieron los rescoldos aún vivos bajo las cenizas que dejó el bombardeo de Gernika. Tras la muerte de Franco, indica que se vio abocada a seguir luchando contra un nuevo intento de «enterrar el proyecto nacional» y hace hincapié en que desde entonces los estados no han hecho posible una solución.

No obstante, lamenta también que «el enfrentamiento ha durado demasiadas décadas» y recuerda que «en estos últimos años hemos intentado abrir un nuevo ciclo dejando atrás el anterior». Destaca aquí la «responsabilidad y compromiso que ha tenido la militancia de ETA» en este tránsito obstaculizado por los estados y añade que sin su «madurez» hubiera resultado inviable. «Una vez más, gracias a la labor de esos militantes se ha podido avanzar en los retos marcados. Es significativo, por ejemplo, el enorme trabajo hecho para culminar el desarme, por encima de todas las trabas y trampas de fuerzas policiales y servicios secretos», señala.

Texto íntegro, original en euskara