175.000 personas han entrelazado sus manos en una gran cadena humana de más de 201,9 kilómetros que ha unido Donostia, Bilbo y Gasteiz para reivindicar el derecho a decidir. Frente al Parlamento de Gasteiz, donde ha concluido la movilización, han entregado las 2.019 razones recogidas en pueblos y ciudades vascas que conforman el Pacto Ciudadano.

Cuatro años después de la histórica cadena humana entre Durango e Iruñea, Gure Esku Dago ha marcado este domingo un nuevo hito por el derecho a decidir uniendo las capitales de Gipuzkoa, Bizkaia y Araba.

En Donostia, Paulo Muñoa, de 77 años, ha sido el primer eslabón de la gran cadena humana, que ha concluido frente al Parlamento de Gasteiz, de la mano de la joven Aroa Arrizubieta, de 16. Entre ambos, miles y miles de ciudadanos, 175.000 según Gure Esku Dago, han entrelazado sus manos para, en un ambiente emocionante que ha aunado la fiesta y la reivindicación, defender el derecho a decidir.

La movilización, fruto de un ejemplar auzolan que ha contado con más de 5.000 voluntarios para que todo saliera como estaba previsto, ha servido, además, para dar cabida a otras reivindicaciones como las del movimiento feminista o de pensionistas, así como de apoyo a Catalunya y a los jóvenes de Altsasu, con sendos kilómetros solidarios.

En los últimos metros, el protagonismo ha sido para un ejemplar del Pacto Ciudadano, que los participantes han ido pasándose mano a mano entre sonrisas y aplausos hasta llegar a las puertas del Parlamento de Gasteiz.

La última en recibirlo ha sido Aroa Arrizubieta y, posteriormente, en nombre de Gure Esku Dago, han sido Jone Amonarriz y Angel Oiarbide quienes, en euskara y castellano, han tomado la palabra para presentar ese documento, que también llevarán al Parlamento de Nafarroa y que recoge las 2.019 razones para querer decidir recogidas en, barrios, pueblos y ciudades del conjunto de Euskal Herria.

Han destacado que se está abriendo en Euskal Herria «el ciclo de la convivencia, la soberanía y la decisión». «Hoy, miles de ciudadanas y ciudadanos hemos demostrado que queremos decidir el futuro político de este pueblo», han apuntado.

Amonarriz y Oiarbide han remarcado que «cada vez somos más conscientes de la fuerza que tenemos para promover cambios en la sociedad», en referencia a las movilizaciones que en los últimos meses se han dado en diversos ámbitos.
«La fórmula para decidir la tenemos que diseñar y decidir entre todos y todas, logrando acuerdos amplios, debatiendo, constrastando opiniones y modelos, de forma libre y democrática», han añadido.

Pacto de País
Por ello, han avanzado que, en los próximos meses, Gure Esku Dago promoverá un «espacio permanente de colaboración y consenso», en el que cada agente «haga su aportación en el camino, hasta llegar a decidir». «Queremos dar el salto a un pacto de país que, teniendo en cuenta los diferentes territorios, nos lleve a decidir qué futuro queremos», han apuntado.

«El ejercicio del derecho a decidir será clave en el próximo ciclo porque es un instrumento fundamental para garantizar la convivencia y permite defender todos los proyectos políticos en igualdad sin exclusiones», han destacado. «Solo queremos tomar la palabra, profundizando en democracia, para decidir de forma soberana –han añadido–. Ese es, precisamente, el doble reto que tenemos: configurar en nuestros territorios un espacio democrático fuerte y, a la vez, crear condiciones para decidir de forma soberana».

Han concluido con un claro mensaje: «No tenemos miedo a la libertad. Estamos en el camino. Vamos a decidir. Gure esku dago!»

Amplia representación política e institucional
La cadena humana ha contado con una gran representación política e institucional, así como de otros ámbitos.

Han participado, entre otros, la presidenta del Parlamento de Gasteiz, Bakartxo Tejeria; el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano; los alcalde de Bilbo, Donostia y Gasteiz, Juan Mari Aburto, Eneko Goia y Gorka Urtaran.

Se han sumado asimismo el presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, junto a otros dirigentes de la formación jeltzale como Itxaso Atutxa o Joseba Egibar, o el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, presente en uno de los kilómetros de Elgoibar.

La representación de la izquierda soberanista vasca ha sido amplia:con la participación, entre otros, Jasone Agirre, Maddalen Iriarte, Miren Larrion, Ainhoa Beola, Kike Fernández de Pinedo o Josu Estarrona, numerosos ediles…  

El secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, tampoco ha querido perderse la cita.

También ha participado Pili Zabala parlamentaria de Elkarrekin Podemos.

Los secretarios generales de ELA y LAB, Adolfo Muñoz y Garbiñe Aranburu, han sido dos de los eslabones de la gran cadena humana.

No han faltado representantes de las fuerzas soberanistas catalanas, presentes especialmente en Bilbo, pero también en Donostia.

Desde el ámbito deportivo, el Athletic ha querido sumarse a la reivindicación del derecho a decidir.