Miles de personas se dieron cita ayer en Gasteiz para disfrutar del partido de Euskal Selekzioa contra Venezuela. el encuentro, que se saldó con la victoria local, tuvo dos ingredientes: la reivindicación de la oficialidad y la solidaridad internacionalista.

Los aficionados que se dieron cita en el centro de Gasteiz dejaron claro que el de ayer no era un partido más. No era un enfrentamiento amistoso enmarcado en un ambiente festivo. Era mucho más. «Este partido tiene que ser un paso más para conseguir la oficialidad», destacaron dos integrantes de Euskal Zaletuak en el acto convocado a las 19.00 en la plaza de la Virgen Blanca, donde volvieron a manifestar que Euskal Herria es una nación y debe contar con selecciones oficiales.

Para ello insistieron en que es necesario el apoyo de la sociedad vasca, así como de las federaciones y de las distintas instituciones. «Nos tendrán a su lado para avanzar por ese camino, pero no nos dejaremos engañar, no vamos a aceptar palabras bonitas pronunciadas por interés electoral. Queremos pasos y acciones de verdad, compromisos de verdad», subrayaron, y lanzaron un mensaje a quienes quieren que San Mamés acoja partidos de la Eurocopa 2020: «Mientras que no tengamos un equipo nacional propio no se deberían disputar en nuestro país partidos de selecciones».

Asimismo, los presentes recordaron a todas aquellas personas que no pudieron asistir al partido de ayer, a aquellos que se encuentran a cientos de kilómetros, presos y presas en prisiones españolas y francesas o en el exilio; y mostraron su solidaridad al pueblo venezolano. «Nosotros conocemos bien el sufrimiento y la injusticia que provoca el imperialismo español, sabemos lo que significa ser una nación oprimida, sabemos lo que es luchar contra el poder económico, el capitalismo y el fascismo. Por eso queremos decir alto y claro que el españolismo es fascismo».

Euskal presoak etxeratzearen aldeko aldarria. (Joseba VIVANCO)

Fiesta en Alde Zaharra

Al finalizar el acto arrancó una kalejira multitudinaria hacia el estadio de Mendizorrotza. La marcha, encabezada por los retratos de Aitor Zabaleta e Iñigo Cabacas e iluminada con el fuego de las bengalas, supuso una breve tregua para los bares y restaurantes de Alde Zaharra y del Ensanche, que trabajaron sin descanso para atender a una hinchada madrugadora, con algún gaupasero entre sus filas.

Ataviados con camisetas de la selección o de cualquier equipo vasco –más de uno echó mano de la segunda equipación del Alavés y del Athletic para camuflarse–, los hinchas de Euskal Selekzioa fueron tomando las calles de la capital alavesa, donde también se pudo ver a aficionados de la Vinotinto. Aunque muchos de los que se enfundaron la elástica de Venezuela habían nacido a este lado del Atlántico. No en vano, existe una fuerte conexión internacionalista entre ambas naciones, como demostró la concentración convocada al mediodía por Askapena.

Los asistentes a la cita, presidida por una gran bandera de la República Bolivariana de Venezuela, dejaron claro que el 12 de octubre no es un día festivo en Euskal Herria. «Para algunos es el día de la Hispanidad, un día que rememora el racismo, el imperialismo y el genocidio, para los vascos es una festividad foránea», destacó el movimiento internacionalista, que puso en valor la lucha de los pueblos de Abya Yala, término del pueblo Kuna con el que se conoce a América.

«Por eso, es necesario que este día sea un día de reivindicación y solidaridad en Mendizorrotza, en Gasteiz y en Euskal Herria. Un día de resistencia. Y aquellos que luchamos por la soberanía de Euskal Herria y de Venezuela somos compañeros de viaje en esa resistencia ante el imperialismo español, como también lo son los trabajadores y trabajadoras que quieren avanzar hacia una segunda independencia en Abya Yala», subrayó.

 

(halabedi.eus) - Nicolás Maduro agradece las muestras de cariño recibidas en Gasteiz
Miles de personas llegadas de todo Euskal Herria se dieron cita el viernes día 12 en las calles de Gasteiz para celebrar el partido de la selección masculina de Euskal Herria y reivindicar la oficialidad de las selecciones vascas. Sin embargo, no todo fue el partido de fútbol.

Desde la mañana, hubo movilizaciones en el centro de Gasteiz contra el imperialismo y a favor de la revolución de Venezuela. Y es que, la vinotinto se enfrentaba frente a la vasca en Mendizorrotza.

Concentraciones y cánticos a favor de Venezuela que no se limitaron a la calle. Dentro del campo de fútbol, la afición vasca desplegó una pancarta en la que se podía leer Inperialismoaren gainetik Pa’lante Venezuela, junto al rostro de Hugo Chávez.

Este mensaje llamó la atención del presidente venezolano Nicolás Maduro y ha querido aprovechar las redes sociales para mostrar su apoyo al pueblo vasco a la vez que agradecía las muestras de cariño recibidas en Gasteiz.