Una multitudinaria manifestación ha recorrido esta tarde las calles de Altsasu bajo el lema 'Utzi Altsasu bakean’ trasladando una potente imagen unida al mensaje unitario de rechazo al acto de mañana de Ciudadanos, Vox y PP. Altsasu no es su objetivo sino «la excusa para construir un símbolo sobre el que asentar la negación de derechos y libertades».

‘Utzi Altsasu bakean’, lema que ha encabezado la manifestación convocada por la asamblea de vecinos ha sido el lema más coreado durante la marcha, junto a otros como ‘Utzi bakean, alde hemendik’ o a favor de la liberación de los siete jóvenes encarcelados. En algunos momentos de la manifestación participantes han entonado ‘Que se vayan’ así como eslóganes como ‘zuek faxistak zarete terroristas’.

Al final de la marcha, en la que se ha podido ver a representantes políticos como la diputada de EH Bildu Marian Beitialarrangoitia y la parlamentaria Bakartxo Ruiz, entre otros, la asamblea vecinal ha leído un comunicado en euskara y castellano en el que ha agradecido el apoyo recibido y ha destacado que «no son bienvenidos» quienes quieren ahondar en el sufrimiento de Altsasu y utilizarlo en su particular pugna electoral.

Resultado de imagen para altsasu

Miembros de la asamblea convocante han tomado la palabra al final de la marcha y han dado las gracias a quienes se han acercado hasta Altsasu para mostrar su solidadridad. «Una vez más nos hemos tenido que agrupar, unir, tejer complicidades y retomar fuerzas para gritar alto y fuerte que somos un pueblo diverso, solidario y resistente, un pueblo de acogida, hospitalario, un pueblo que no va a cejar en la demanda de respeto, justicia, derechos y paz», han señalado añadido.

Han puesto en valor el trabajo hecho en el pueblo entre personas de distintas sensibilidades. «Estamos orgullosas de vivir en este pueblo, de la capacidad que estamos demostrando para unirnos en los momentos difíciles, para responder ante los ataques que estamos padeciendo, para seguir de pie ante la injusticia que estamos soportando. Somos también conscientes de nuestras diferencias y al mismo tiempo de la capacidad de aunar esfuerzos, de entendernos, respetarnos y avanzar juntas».

Resultado de imagen para altsasu

Han denunciado lo sufrido por el pueblo durante los dos últimos años. «Estamos hartas de tener que soportar esas mentiras, insultos y provocaciones de algunos medios de comunicación, fuerzas policiales y determinados representantes políticos». Entienden que todo ello ha tenido como objetivo «justificar lo injustificable, de crear el clima necesario para tratar de hacer digerible la injusticia». «Todo eso ha sido utilizado para tratar de justificar que han arrancado de nuestras calles a siete jóvenes y hecho sufrir a sus familias, sus amistades y a todo un pueblo», han insistitdo.

Ante el acto de mañana en el que estarán Ciudadanos, Vox y PP, han apuntado que «difícilmente pueden entenderse más allá de oscuros intereses y de una práctica con claras reminiscencias fascistas». Y ven un interés electoral en todo ello. «Faltan solo horas para que vengan, y nos los imaginamos preocupados, porque los réditos que pretenden sacar se los tendrían que repartir entre varios... Porque quizás no les vayamos a proporcionar la oportunidad de jugar el papel de víctimas, porque las cosas no les vayan a salir como pretenden».

En esa línea, han remarcado que no van a caer «en su juego macabro». «Tendríamos toda la legitimidad para no dejar entrar en nuestro pueblo a quien viene a provocarlo, a agredirlo, a generar tensión y romper la convivencia. Por eso podemos comprender también que desde la misma idea de no entrar en enfrentamientos haya otras posturas y formas de manifestar la repulsa a este acto. Aunque no las compartamos. Hubiéramos preferido una sola respuesta, lo hemos intentado y seguiremos intentando».

Así, han llamado a la «responsabilidad» que tiene el pueblo durante la jornada de mañana. «Esa responsabilidad es que quienes vienen mañana se vayan de aquí siendo más débiles, habiéndoles quitado la careta y mostrándolos como lo que verdaderamente son». Por ello, han invitado a la ciudadanía a asistir mañana al ‘Espacio de derechos y libertades’ que organziarán a partir de las 10:00 en la plaza Iortia.

 

(04-11-2018) - Altsasu planta cara al fascismo

Altsasu ha respondido a la performance fascista que C's, PP y Vox han traído este domingo a Sakana. Con protestas, estiércol, música, campanas y, sobre todo, con dignidad es como ha respondido Altsasu ante la provocación.

 

Campanas y música frente a la provocación de Ciudadanos y sus secuaces en Altsasu
El pueblo de Altsasu ha recibido el acto ultra de Ciudadanos al grito de «que se vayan, se vayan, se vayan», obligándoles a desarrollar el acto en una plaza blindada por la Guardia Civil y la Policía foral. Muy diversa ha sido la imagen que ha ofrecido la plaza Iortia, donde el ambiente festivo y sosegado ha sido la nota predominante de la jornada.

A las 9.45 de este domingo ya había movimiento en la plaza de Altsasu, donde unas 40 personas estaban montando el escenario –frente a las caras silueteadas de Adur, Oihan y Jokin– para el acto de Ciudadanos, PP y Vox. Mientras, todos los accesos a la plaza permanecían bajo la vigilancia de la Guardia Civil y la Policía foral.

A su vez, la plaza Iortia, donde la asamblea ciudadana de Altsasu –bajo el lema ‘Dejad Altsasu en Paz’– había organizado la contraprogramación cultural, empezaba a llenarse de gente. Multitud que también se ha agrupado en el cementerio, en respuesta a la convocatoria antifaxista. Los asistentes al acto, llegados en su mayoría en autobuses y vehículos privados, han comenzado a desembarcar en Altsasu hacia las 11.00, momento en el que la movilización desde el cementerio, que pretendía llegar hasta la Plaza de los Fueros –inaccesible por el despliegue policial–, se ha puesto en marcha. Con la plaza blindada, la movilización ha dado la bienvenida a los asistentes al acto con gritos de «Que se vayan, se vayan, se vayan» y «Zuek, faxistak, zarete terroristak».
Minutos antes de comenzar el acto, desde el interior de la Plaza de los Fueros, con micrófono en mano, a alguno se le ha escapado el grito de «¡Viva España! ¡Viva el País Vasco!», a quien han tenido que corregir –«¡Que esto es Navarra!»– para luego volver a la carga, «¡Viva Navarra!». Mientras, desde los aledaños de la plaza la multitud ha respondido gritando «Alde hemendik, utzi bakean!» e «Independentzia!».

El acto ultra se ha visto interrumpido por la réplica de las campanas de la Iglesia, que apenas han dejado escuchar la intervención momentáneamente.

Ración de nacionalismo banal

Dentro de la plaza, y con las campanas, la música y los gritos que venían de fuera como banda sonora, el secretario general de Ciudadanos, Albert Rivera, ha asegurado ante una plaza repleta de banderas españolas que no puede ser nacionalista porque es constitucionalista. «La democracia es libertad, el nacionalismo imposición», ha resumido ante las cerca de 200 personas que se han reunido en la plaza de los Fueros.

El mensaje, en cualquier caso, ya lo había fijado antes Fernado Savater, para el que tampoco ha sido problema la invasión de banderas españolas: «La convivencia se divide por las identidades, y se une por la ciudadanía». «Busquemos ese cosmopolitismo liberados», ha reivindicado, a lo que los presentes han contestado coreando el manido «Yo soy español, español, español».

Antes de Rivera y Savater ha tomado la palabra Beatriz Sánchez, víctima de ETA, que ha asegurado que no se cree «la supuesta disolución de ETA».

Al término del acto, Rivera ha salido rápidamente de Altsasu en una furgoneta con los cristales blindados.

Los asistentes al acto ultra también han abandonado la localidad navarra al término del mismo, y los ciudadanos de Altsasu no han dudado en despedirse de ellos, generando algún momento de tensión en el que ha desempeñado un papel crucial el cordón de vecinos que se ha situado entre la policía –Foral y Guardia Civil– y la primera línea de manifestantes. Muy diverso ha sido el ambiente predominante en la plaza Iortia, donde la programación ciudadana se ha desarrollado en un ambiente festivo y sosegado.