Tras 13 años encarcelado injustamente, tras denunciar torturas, palizas por parte de los carceleros y sufrir la dispersión a cientos de kilómetros de su hogar, Arkaitz Bellon fallece en la cárcel de Cádiz sólo 3 meses antes de salir en libertad.