Expresos vascos que han sufrido enfermedades graves en prisión han mostrado su apoyo a la decisión de EPPK de solicitar el traslado a cárceles vascas y la liberación de los presos enfermos y mayores de 70 años.

Expresos vascos que han sufrido enfermedades graves en prisión han comparecido en Iruñea para mostrar su apoyo a la decisión de EPPK de solicitar la repatriación y la liberación de los presos enfermos y mayores de 70 años.

En la comparecencia de Iruñea han estado presentes Domingo Aizpurua, Mariló Gorostiaga, Gotzone López de Luzuriaga, Isidro Garalde, Jon Agirre Agiriano, José Ignacio Gaztañaga y Jose Mari Pérez. Han destacado que conocen muy bien qué supone estar enfermo en prisión y han lamentado que todavía queden compañeros en esa situación.

Además de mostrar su apoyo a la decisión de EPPK, destacando la importancia del paso dado para superar la política penitenciaria marcada por la venganza de los estados español y francés y para avanzar hacia la resolución del conflicto, han hecho un llamamiento a la sociedad vasca a convertirse en un agente activo para poder seguir en esta vía.

Los expresos han recordado que en los últimos doce meses han muerto tres prisioneros vascos como consecuencia de la política penitenciaria de excepción y que la cifra se eleva a más de 20 en los últimos años.

Junto a ello, han resaltado que la política penitenciaria de excepción basada en la venganza responde al objetivo de tratar de dividir al colectivo y que además del mantenimiento de presos enfermos en las cárceles incluye medidas como la dispersión, el aislamiento o las malas condiciones de vida. La detención de Ibon Iparragirre es el último ejemplo de esta práctica.