Cada 27 de enero desde 2006 se conmemora el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto que padecieron al menos seis millones de judíos. Israel pasó de ser víctima a victimario, ese país suma más de 10 mil palestinos muertos producto de brutales ataques.

Más de seis millones de judíos fueron asesinados en Alemania por el nazismo (1933-1945). La trágica historia de los judíos conmocionó y con la opinión pública a su favor consiguieron conformar su propio Estado Judío en 1948. 70 años después Israel suma más de 10 mil palestinos asesinados por sus políticas de exterminio.

Después del holocausto, el mundo pareció quedar en deuda con la población masacrada. Para 1933 habían alrededor de 9 millones 500 mil judíos, de esa cantidad, sólo 37 por ciento sobrevivió a la Alemania Nazi.

Desde entonces, a Israel no sólo se le concedió su propio Estado en lo que era territorio de Palestina –administrado por Reino Unido-, sino que potencias mundiales los han apoyado en su ocupación ilegal en ese país árabe. Israel no se conforma con la tajada que en 1948 le quitó a Palestina con aval internacional, sino que cada vez, y de forma más cruda, busca expandirse.

Estados Unidos apoya con alrededor de 3 mil millones de dólares al año a Israel, eso representa al menos 17 por ciento de la ayuda externa mundial que entrega anualmente. ¿A qué va destinada esa ayuda? A material bélico con la excusa de “defensa”. Israel se ha dotado del armamento que ha matado más de 10 mil palestinos en las múltiples arremetidas. Sin embargo, la única que Israel ha reconocido como “guerra” es la registrada entre julio y agosto del año pasado, período en el que murieron más de 2 mil palestinos.

Israel justifica sus ataques con una postura defensiva, y la ayuda internacional va etiquetada con el mismo argumento. No obstante, los números contradicen la coartada israelí. En la Primera Intifada, llamada así la revuelta que estalló en 1987 en Cisjordania, murieron al menos mil 162 palestinos, en cambio Israel registró 160 bajas.

Estados Unidos patrocina la masacre contra el pueblo palestino, así como también tuvo parte en el holocausto judío. Con una fórmula de “enfermedad y cura”, Estados Unidos es el hilo conductor en varias etapas de esta historia.

Aunque Adolf Hitler es el responsable del holocausto que dejó –con razón- la historia, él no implantó la ideología nazi ni asesinó a millones de judíos sin ayuda. Si bien EE.UU. se opuso al nazismo y se atribuyó infundadamente la liberación de los campos de concentración demeritando al Ejército Rojo, también de ese país norteamericano provino parte de la “enfermedad”. Veamos algunas compañías norteamericanas que impulsaron el nazismo:

- Chase Bank: JD Rockefeller es uno de los accionistas del Chase que invirtió en los experimentos de los nazis antes de la segunda guerra mundial. Este y otros bancos ayudaban a los nazis a recaudar más de 20 millones de dólares para sus experimentos, y por supuesto, la institución financiera también cobraba su parte. Congelaban las cuentas de los judíos en diversos países, dinero que posteriormente usarían los alemanes.

- Ford: Esta compañía produjo un tercio de los camiones que usó el ejército alemán en la segunda guerra mundial.

- Coca Cola: Creó una bebida exclusiva para los nazi (Fanta) que le embolsó buenas ganancias.

EE.UU. permisivo con los nazis

 En octubre del año pasado estalló un nuevo escándalo que vincula a EE.UU. con el nazismo. Siete presuntos criminales de la Alemania Nazi cobraron el seguro social de Estados Unidos.

Teniendo ciudadanía estadounidense viajaron a Alemania y colaboraron con el nazismo. Algunos de ellos servían a la SS y otros eran parte de la “organización” de campos de concentración. Después de la segunda guerra mundial regresaron a EE.UU., el Gobierno los obligó a abandonar el país, sin embargo, estos no dejaron de cobrar el seguro social.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, mediante un comunicado, justificó la acción: “Si un individuo renuncia a su ciudadanía y deja Estados Unidos de manera voluntaria, puede continuar recibiendo los beneficios del Seguro Social".