El líder negociador del grupo insurgente en los diálogos de paz, Pablo Beltrán, aseguró que sus fuerzas no ingresan a los territorios abandonados a no ser que sean solicitados por las comunidades.

 Los pobladores rurales de Colombia le piden al Ejército de Liberación Nacional (ELN) que los protejan de los paramilitares que invaden los territorios dejados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC- EP), dijo el jefe negociador del ELN en los diálogos de paz, Israel Ramírez, conocido como Pablo Beltrán.

El líder insurgente añadió que la gente llama al ELN cuando sienten que son agredidos y perseguidos, sin embargo, advirtió que las fuerzas insurgentes no pueden acudir a todos los lugares donde son solicitados.

"Nos interesa ayudar a que la gente se organice con mecanismos de defensa, de alerta, de seguridad propia y ataques en contra de los paramilitares", dijo Beltrán y destacó: "La comunidad debe aprender a cuidarse, vigilarse y protegerse".

El líder del ELN aseguró que las mismas comunidades son quienes solicitan la ocupación de las tierras por parte del grupo insurgente porque una de las formas de defensa y resistencia en el territorio nacional es "copar más territorios".

El Gobierno de Colombia y el ELN iniciaron la fase pública de la mesa de diálogo esta semana luego de que la misma se postergara el 27 de octubre.

El ELN es el segundo grupo insurgente luego de las FARC- EP, el cual está en proceso de desmovilización y dejación de armas.

 

SER LIDER SOCIAL EN COLOMBIA TE CUESTA LA VIDA

En lo que va de año, 19 líderes sociales han sido asesinados, esto quiere decir que desde enero a hoy, cada dos días es asesinado un colombiano que trabaja por sus comunidades. Apenas han transcurrido dos meses de 2017 y ya fueron asesinados 19 líderes sociales y defensores de los derechos humanos en Colombia. Estos crímenes toman cada vez más frecuencia y se extienden por todo el país.

Aumentan en Colombia crímenes contra activistas y líderes sociales defensores de los derechos humanos y la paz.

El crimen más reciente fue el de la líder Luz Herminia Olarte, de 51 años, el 7 de febrero. Su cuerpo sin vida fue hallado en medio de un matorral en una zona rural de Yarumal, según denunciaron defensores de los derechos humanos en el departamento de Antioquia.

Movimientos sociales consideran que hace falta más atención del Gobierno colombiano para detener el fenómeno y atribuye un número de esos crímenes a grupos paramilitares.

 

En 2016, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz registró 94 líderes asesinados. De modo extraoficial y publicado por otras organizaciones independientes, se registraron 114. Una cifra preocupante fue la registrada en el Cauca, 40 crímenes y en Antioquia, 15.

A estos números se le suman, entre enero y junio, 232 amenazas, 21 atentados y 314 agresiones sexuales, según el Programa Somos Defensores.

La Oficina de DD.HH. de la ONU en Colombia dio a conocer que 13 de los 57 homicidios de líderes sociales en 2016 ocurrieron tras la firma del primer acuerdo de paz entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia - Ejército del Pueblo (FARC-EP) en Cartagena.

Tanto las FARC-EP como organizaciones sociales atribuyen a grupos paramilitares de extrema derecha la responsabilidad de los asesinatos, versión desestimada por el Gobierno colombiano, que responsabiliza a bandas criminales dedicadas al narcotráfico.

Reacciones en redes sociales por aumento de asesinatos a líderes sociales

El año 2017 encendió las alarmas de organizaciones internacionales en Colombia debido a que los asesinatos de líderes sociales, activistas y defensores de derechos humanos va en aumento. Las reacciones en redes sociales repudian todo acto de violencia.