El icono de la Revolución Mexicana fue asesinado el 10 de abril de 1919 tras un plan fraguado en su contra por el entonces presidente Venustiano Carranza.

Emiliano Zapata nació el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco, estado Morelos (centro de México), donde se dedicó a trabajar sus tierras tras la muerte de sus padres cuando tenía 16 años.

Su inicio como defensor de los derechos de los más humildes se dio en septiembre de 1909 cuando fue elegido como presidente de la junta de defensa de las tierras de Anenecuilco.

El propósito de esto era hacer frente a la política agraria desarrollada por el dictador Pofirio Díaz que arrebataba las tierras a los campesinos para entregárselas a los terratenientes y grandes compañías.

Para 1910, cuando estalló la Revolución Mexicana, se estima que más del noventa por ciento de los campesinos carecían de tierras.

Ese mismo año, se une a la causa de Francisco Madero, que quería acabar con la dictadura de Porfirio Díaz. Para lograrlo, Zapata lideró el Ejército Libertador del Sur, formado en su mayoría por indígenas de Morelos, con el que tomó Jojutla, Chinameca, Cuautla y Cuernavaca. Esto selló el triunfo de los revolucionarios sobre el régimen dictatorial.

Sin embargo, cuando Madero llegó al poder en 1911, Zapata le retiró su apoyo debido a que no llevó a cabo la devolución inmediata de las tierras a los campesinos, sino que exigía el desarme del ejército zapatista.


¿Cómo murió?

Venustiano Carranza, quien gobernó desde 1914 a 1920, encargó al general Pablo González y a Luis Patiño a fraguar un plan para hacer creer a Zapata que el coronel Jesús Guajardo no reconocía su gobierno.

Tras ganarse su confianza, el 10 de abril de 1919, el coronel Guajardo lo asesinó en la hacienda de Chinameca, en Morelos.

El 16 de julio de 1920, Guajardo fue capturado en Monterrey y fusilado al día siguiente. Sin embargo, esto se debió a que días antes se había revelado en contra del presidente provisional Adolfo de la Huerta y no por el asesinato de Zapata.

En honor al héroe y figura de la Revolución Mexicana, Emiliano Zapata, en 1983 se creó el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en la Selva Lacandona, en el estado Chiapas.

El EZLN nació para demandar democracia, libertad, justicia y mejoras para los pueblos indígenas y campesinos de Chiapas y todo México.

Su principal objetivo se basaba en la lucha de Emiliano Zapata, pues exigía la reivindicación de propiedad sobre las tierras arrebatadas a las comunidades indígenas, así como un mejor reparto de la riqueza y la participación de los diferentes pueblos indígenas tanto en la organización de su estado (Chiapas) como del país.

Su primera aparición pública fue hace 21 años, un 1 de enero de 1994. Desde entonces defienden los ideales revolucionarios de Zapata y se han convertido en un ejemplo para quienes luchan por el derecho a la tierra.

En diciembre de 2014 se realizó la tradicional Cabalgata Nacional por el Centenario de la entrada de Francisco Villa y Emiliano Zapata a Ciudad de México. Allí estuvieron presentes los descendientes de ambos íconos de la Revolución Mexicana, quienes exigieron la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Presidente Maduro destacó legado de Emiliano Zapata en defensa de las conquistas populares
El presidente de la República, Nicolás Maduro, destacó este lunes la vigencia de los ideales revolucionarios de Emiliano Zapata y su ferviente lucha por la reivindicación social de los mexicanos, ejemplo que aún persiste tras 98 años de su vil asesinato.

En ese sentido, el Jefe de Estado llamó al pueblo patriota a seguir el ejemplo de la lucha zapatista por la igualdad y la justa distribución de las tierras, e instó a emular la determinación de este líder revolucionario para continuar el trabajo por las conquistas populares.

"Seamos como Emiliano, indómitos, irreductibles, y luchemos por la justicia popular, por el derecho de los campesinos a la tierra y por acabar con el latifundio", exhortó el Jefe de Estado en un escrito en su página en Facebook.

Fue el 10 de abril de 1919, por una emboscada, cuando el líder revolucionario mexicano fue asesinado por el coronel Jesús Guajardo en la hacienda de Chinameca, Morelos.

"La cobardía nuevamente frustró los sueños y la esperanza de un pueblo, al arrebatarle la vida a uno de los líderes más emblemáticos de América Latina, que al igual que Ezequiel Zamora levantó a los campesinos en rebelión por su liberación y el derecho a la tierra", escribió el presidente Maduro.

Y es que a Zapata también se le conoce como El Caudillo del Sur, tras dedicar gran parte de su vida a defender los derechos de los campesinos y convertirse en líder y referencia de la resistencia campesina en México.

"Zapata libró importantes batallas contra los terratenientes que logró sumar a inmensas masas populares y aun sus ideales de acabar con las injusticias, sigue vivo y vigente, como materia pendiente. Él lanzó aquella frase de 'es preferible morir de pie antes que vivir de rodillas' y cumplió, porque murió sin traicionar a su gente", destacó Maduro.