Decenas de miles de personas –más de 200.000, según la Guardia Urbana– se han dado cita en el centro de Barcelona para reclamar la inmediata puesta en libertad de los presidentes de la ANC, Jordi Sànchez, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, y denunciar su condición de «presos políticos».

Muchos de los concentrados, convocados por las entidades soberanistas en el tramo de Diagonal entre Passeig de Gràcia y la plaza Francesc Macià, sostenían velas encendidas, y también han podido verse carteles con lemas como «Libertad Jordis, presos políticos del Estado español», «Help Catalonia», «Save Europe» o «República ahora» y se han escuchado gritos de «Libertad», «Todos somos Jordi», «Fuera la justicia española» o «Independencia».

La movilización, que ha congregado a más de 200.000 personas, según la Guardia Urbana, y que se ha repetido en otros puntos de Catalunya, fue convocada después de que la juez de la Audiencia Nacional española Carmen Lamela decretara anoche prisión incondicional sin fianza para Sànchez y Cuixart por un presunto delito de sedición.

Entre los concentrados en Barcelona había numerosos representantes del soberanismo como el expresident Artur Mas, Marta Pascal, David Bonvehí y Neus Munté (PDeCAT), Marta Rovira, Gabriel Rufián y Lluís Llach (ERC), así como Anna Gabriel, Mireia Vehí, Joan Garriga o Núria Gibert (CUP) y consellers como Santi Vila o Joaquim Forn.

La presidenta del Parlament y expresidenta de la ANC, Carme Forcadell, ha reclamado la puesta en libertad de los dos detenidos y ha avisado de que el independentismo no se quedará de brazos cruzados ante un encarcelamiento que considera injusto: «No pararemos hasta que estén en casa».

La actriz Sílvia Bel ha sido la encargada de leer el manifiesto del acto, en el que se denuncia que, encarcelando a los líderes de la ANC y de Òmnium, «el Estado español ha vuelto a cruzar una línea roja en cualquier democracia en la Europa del siglo XXI».

«El Estado actúa como una dictadura: nos juzgan y nos privan de libertad por manifestarnos pacíficamente», afirma el manifiesto, que advierte de que «encarcelar a representantes de la sociedad civil forma parte de la estrategia del Estado para tensionar, crispar y radicalizar un conflicto político».

«El objetivo final –añade– es desactivar a las entidades soberanistas, que representan a más de 100.000 socios, y así justificar una represión indiscriminada contra toda la sociedad civil».

«Quieren dividirnos como pueblo y romper nuestra cohesión social. No lo permitiremos y no lo conseguirán», indica el manifiesto, que concluye diciendo que el encarcelamiento de Sànchez y Cuixart es «injusto» e «ilegal», por lo que reclama su «libertad inmediata»: «No pedimos clemencia. Exigimos justicia», apunta.

El vicepresidente de la ANC, Agustí Alcoberro, ha asegurado que las entidades tienen «una magnífica cantera, que es el pueblo de Catalunya», por lo que resulta «imposible» parar las movilizaciones.

«El poder judicial del reino de España no es independiente ni tampoco imparcial», ha aseverado Alcoberro, que ha señalado, en referencia al auto judicial que explica el encarcelamiento de los dos líderes soberanistas, que «solo es necesario que miren a la multitud: los reincidentes somos nosotros».

«No tenemos miedo»

«Lo hemos demostrado: no tenemos miedo. Por cada represaliado, cinco voces más para defender la libertad, la democracia y la república», ha finalizado el vicepresidente de la ANC.

El portavoz de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha asegurado que «han cerrado dos voces de paz, diálogo y democracia», por lo que los equipos dirigentes de ambas entidades están «jodidos» y «tristes», pero siguen «determinados» en defender estos mismos objetivos.

«Ni siquiera el franquismo osó hacer lo que se ha hecho hoy», ha señalado Mauri, que ha recordado que durante la dictadura no fue encarcelado ningún presidente de Òmnium.

Mauri ha asegurado que a los dos presidentes les han hecho llegar «el sonido de las cazuelas» y les harán llegar «la indignación» manifestada este martes, de la misma forma que se les transmitirá «el compromiso de que llegaremos hasta el final en la defensa de la democracia y la república catalana».

El acto ha concluido con cinco minutos de silencio que los asistentes han seguido con velas encendidas y con la interpretación de la canción ‘Què volen aquesta gent’, de Maria del Mar Bonet.

Además de la de Barcelona, otras concentraciones con miles de personas se han reproducido en lugares como Girona, con unas 15.000 personas congregadas; en Lleida, con 18.000 en la plaza Pau Casal, y en Tarragona, en la plaza Imperial Tarraco, con unas 5.000.

También en Euskal Herria se han celebrado, a convocatoria de Gure Esku Dago, decenas de concentraciones. Otros lugares como Madrid, València o Londres.

 

(16/10/2017) - La jueza Lamela decreta prisión incondicional para Sànchez (ANC) y Cuixart (Òmnium)

La magistrada de la Audiencia Nacional española, Carmen Lamela, siguiendo el criterio de la Fiscalía, ha decretado el ingreso en prisión incondicional para los presidentes de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y de Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, porque les considera los «principales promotores y directores» de las concentraciones frente a la Conselleria de Economía «apelando a la resistencia» con el fin de «impedir la aplicación de la ley».

Sanchez_cuixart

Lamela ha atendido la petición de la Fiscalía tras tomar declaración a Sànchez y Cuixart por segunda vez en calidad de investigados por un presunto delito de sedición y les envía a prisión acusados de «promover» las movilizaciones del 20 de setiembre ante la Conselleria de Economía durante una operación de la Guardia Civil dirigida a impedir el referéndum y que se saldó con la detención de altos cargos

«Cobra especial importancia el papel que los dos investigados tuvieron en los hechos, participando activamente en la convocatoria de las concentraciones, alzándose además como sus principales promotores y directores, manteniéndose al frente de las mismas durante todo el día, llevando la iniciativa en una pretendida negociación con los guardias civiles, alentando y dirigiendo la acción de los congregados», explica la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 en el auto de prisión.

La magistrada adopta esta decisión de acuerdo con el criterio de la Fiscalía, que pedía para los dos líderes soberanistas prisión incondicional, y al respecto detalla que es «destacable para la evaluación del riesgo de fuga la relevancia de la gravedad del delito de sedición», que lleva aparejadas penas de hasta diez años de cárcel.

Además, subraya que, a mayor gravedad de los hechos y de la pena, «más intensa cabe presumir la tentación de huida», destacando que existe riesgo de reiteración delictiva.

 

(Kaos En La Red) - La jueza que ha encarcelado a Sánchez y Cuixart condecorada por la policía y la Guardia Civil

En el palmarés de Carmen Lamela destacan dos condecoraciones recientes: la Cruz de Plata del Mérito de la Guardia Civil y la medalla al mérito policial hace apenas quince días.

Resultado de imagen para carmen lamela

La jueza de la Audiencia española Carmen Lamela decretó prisión provisional y sin fianza para los presidentes del ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, acusados de sedición por haber organizado las concentraciones de protesta de los días 20 y 21 de septiembre a raíz de la acción de la Guardia Civil contra varios edificios de la Generalitat, con registros y detención de altos cargos del gobierno a pocos días del referéndum del 1 de octubre.

Lamela, de 56 años, se licenció en derecho a la Universidad Pontificia de Comillas y empezó a ejercer en 1986 en los Juzgados de Primera Instancia de Orihuela (Alicante). Al año siguiente fue trasladada a Manzanares. Uno de los primeros casos de la jueza española fue la investigación de la muerte del preso de ETA Mikel Lopetegui, que murió ahorcado en la celda de la prisión de Herrera de la Mancha, donde se encontraba bajo custodia, y que Lamela sentenció de ‘claro suicidio’.

A principio de los noventa Lamela ejerció en la Audiencia Provincial de Barcelona y en 1993 se trasladó al Juzgado de Instrucción nº 25 de Madrid. Cuatro años después, entró a formar parte de la sección penal de la Audiencia de Madrid. No fue hasta el 2014 cuando se incorporó a la Audiencia española. Desde el 2015 es la titular del Juzgado Central de Instrucción número 3 que actualmente procesa a Sànchez y Cuixart.

A raíz del decreto provisional de prisión han empezado a aflorar algunos de los méritos de la jueza española. Y es que en el palmarés de Lamela destacan dos condecoraciones recientes: la Cruz de Plata del Mérito de la Guardia Civil y la medalla al mérito policial, que le entregó el ministro de Interior español, Ignacio Zoido, hace apenas quince días, precisamente el día de los Ángeles Custodios, patrones de la policía española.

El caso de los jóvenes de Altsasu

Además del debate que generó la determinación de la jueza de ‘claro suicidio’, en el caso de Mikel Lopetegui, el currículum de Lamela presenta más casos que no están exentos de polémica, y uno de ellos es el de los jóvenes de Altsasu (País Vasco). Los chicos fueron acusados de terrorismo a raíz de una pelea con agentes de la Guardia Civil en el bar Koxka en septiembre del año pasado. Más de un año después de los hechos, el caso todavía no ha sido juzgado y cuatro de los siete procesados todavía se encuentran en prisión preventiva.

Carmen Lamela probablemente se hará un nombre en la historia judicial del estado español por haber sido la primera jueza de dictar una interlocutoria por sedición en época de supuesta democracia, y por haber enviado a la prisión, de manera provisional y sin fianza, a dos líderes independentistas de la sociedad civil.