El Parlament catalán ha aprobado la declaración que constituye «la República catalana como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social», con 70 votos a favor, diez en contra y dos en blanco. La Cámara también ha aprobado la resolución para abrir un proceso constituyente.

El Parlament ha declarado constituida la República catalana independiente con 70 votos a favor, 10 en contra y 2 en blanco, en una votación que se ha desarrollado en urna y en secreto entre los grupos que han participado en la votación (JxSí, CUP, SíQueEsPot y el diputado no adscrito Germà Gordó), mientras que PSC, PP y Cs han salido del hemiciclo en señal de protesta.

La resolución aprobada recoge la declaración de independencia firmada el 10 de octubre por los diputados de Junts pel Sí y la CUP y que añade 16 puntos concretos para echar a andar inmediatamente la república catalana.

Entre las tareas que impone al Govern, está la promulgación de los decretos y recursos necesarios para tramitar los documentos acreditativos de la nacionalidad catalana, el impulso de un tratado de doble nacionalidad con el reino de España, la promoción del reconocimiento de la República Catalana, el mantenimiento de vigentes los tratados internacionales, la integración a la Administración de la Generalitat a todos aquellos funcionarios del Estado español presentes en Catalunya –a no ser que indiquen lo contrario– y la creación de un «banco público de desarrollo al servicio de la economía productiva».

Asimismo, llama a abrir «un periodo de negociaciones con el Estado español» para determinar derechos y obligaciones de carácter económico y financiero, así como a buscar un acuerdo de activos y pasivos con el Estado.

Proceso constituyente

La Cámara catalana también ha aprobado, con 71 votos a favor, tres abstenciones de los diputados de SíQueEsPot que pertenecen a Podem, y los ocho votos en contra del resto de diputados de este grupo, «el inicio y la apertura del proceso constituyente», en el que se insta al Govern a «activar de manera inmediata todos los recursos humanos, públicos y sociales» para hacer efectivo «el proceso constituyente democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante, que debe culminar con la redacción y aprobación de la constitución de la República».

Antes de proceder a la votación de la declaración de independencia, la presidenta de la Cámara, Carme Forcadell, ha leído ante el pleno la declaración de independencia firmada el 10 de octubre en el Auditorio del Parlament y, tras anunciarse el resultado de la votación, los diputados y los miembros del Govern han aplaudido y han cantado ‘Els Segadors’.

Debate previo

En el debate anterior a la votación, Marta Rovira (JxSí) ha admitido las dificultades que materializar esta resolución: «Vienen tiempos difíciles, pero no tenemos alternativa», y ha llamado a que los catalanes actúen con civismo en los próximos días.

El encargado de defender la posición de la CUP ha sido su diputado Carles Riera. «Ha llegado la hora del pueblo, sin todavía estructuras de Estado, para construir la república desde abajo. Hoy es un día feliz. ¡Viva la tierra!».

El resto de partidos ha lanzado criticado duramente la resolución: Carlos Carrizosa (Cs) ha roto un ejemplar de la propuesta desde el atril, mientras que Eva Granados (PSC) ha acusado a JxSí y la CUP de haberlo «reventado todo» y haber hecho inevitable que el Estado aplique el artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía. El portavoz del PP, Alejandro Fernández, ha acusado al independentismo de ser un proyecto populista y de llamar «fachas» a todas las personas que no piensan como ellos, y Marta Ribas (CSQP) ha criticado que se responda al 155 con una declaración de independencia: «Son dos grandes barbaridades».

Declaración de Independencia [.PDF]

 

Rajoy cesa a todo el Govern, disuelve el Parlament y convoca elecciones para el 21 de diciembre
El presidente español, Mariano Rajoy, ha anunciado el cese del president catalán, Carles Puigdemont, y de todo su Govern, así como la disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones autonómicas el 21 de diciembre.

Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español, ha anunciado la disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones autonómicas el 21 de diciembre, como primeras medidas en aplicación del artículo 155 de la Constitución. Tras señalar que «estas son las urnas de verdad», ha justificado este anuncio afirmando que ha decidido «convocar cuanto antes esas elecciones libres, limpias y legales que puedan restaurar la democracia en la comunidad autónoma».

Rajoy ha comaprecido en la Moncloa pasadas las 20:15, donde también ha anunciado que cesa al president de la Generalitat, Carles Puigdemont, al vicepresident, Oriol Junqueras, y a todos los consellers del Govern catalán. Además han sido cesados el conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Jordi Turull; el de Asuntos Exteriores, Raül Romeva; el de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull; la de Enseñanza, Clara Ponsatí; y la responsable de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda, Meritxell Borràs.

También el conseller de Salud, Antoni Comín; la de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia, Dolors Bassa; el de Interior, Joaquim Forn; el de Cultura, Lluís Puig; el de Justicia, Carles Mundó; y la de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, Meritxell Serret.

Además ha explicado que el Consejo de Ministros ha ordenado el cese del secretario general de Interior de la Generalitat, César Puig, y al director general de los Mossos d'Esquadra, Pere Soler, una medida que no afecta de momento al mayor de la policía autonómica, Josep Lluís Ttrapero. Asimismo, han dictado la extinción del Diplocat y las «delegaciones conocidas como embajadas» de Catalunya en el exterior, salvo la de Bruselas. A ello, añade el cese de los delegados de la Generalitat en Bruselas y Madrid.

«No se trata de suspender el autogobierno, de intervenirlo ni de recortarlo, sino sencillamente de devolverlo a la normalidad lo antes posible», ha asegurado.

El líder del PP ha subrayado que el Estado «dispone de los medios suficientes» para recuperar la normalidad «de forma pacífica y moderada». Asimismo ha subrayado que las medidas responden a quienes «pretenden imponer por la fuerza de los hechos consumados el secuestro inadmisible de la mayoría de los catalanes» y el «hurto de una parte del territorio a la mayoría de los españoles».

 

La Fiscalía se querellará este lunes contra el Govern y la Mesa del Parlament
La Fiscalía del Estado español presentará el lunes la querrella contra los miembros del Govern y de la Mesa del Parlament de Catalunya por un delito de «rebelión». El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite el recurso de amparo presentado por el PSC por el pleno celebrado hoy en el Parlament.

La Fiscalía General del Estado español presentará este lunes la querella contra los miembros de la Mesa del Parlament de Catalunya y del Govern por un delito de «rebelión» tras la declaración de independencia.

El Ministerio Público anunció la pasada semana la preparación de una querella inicialmente contra el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, si bien incluirá en la misma al vicepresidente Oriol Junqueras y al resto de miembros del govern tras quedar constituida la República catalana.

Además del delito de «rebelión», se están investigando otras calificaciones como la «sedición» si bien se concretarán las imputaciones una vez se valore la votación de la propuesta de resolución de Junts Pel Sí.

El punto que la Fiscalía aún no ha confirmado oficialmente es el de la instancia al que se presentaría esta querella, que dependerá de la interpretación que se dé a la condición de aforado del presidente de la Generalitat y de los miembros del Govern.

Según los artículos 57.2 y 70.2 del Estatuto de Catalunya corresponde al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) decidir sobre la inculpación, el procesamiento y el enjuiciamiento del presidente o de los consejeros, si bien «fuera del territorio de Catalunya la responsabilidad penal es exigible en los mismos términos ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo».

Lo que parece descartable es una querella ante la Audiencia Nacional, a quien podría corresponder la instrucción de la rebelión en el caso de que los supuestos responsables no fueran aforados. Existen muchas dudas de que Puigdemont acabe siendo investigado en dicho órgano pese a ser suspendido en sus funciones, porque no está claro si dicha suspensión afectaría a su fuero como presidente y conservaría en todo caso dicha condición como diputado, según Europa Press.

Admitido a trámite la petición del PSC para anular la jornada de hoy en el Parlament

El Tribunal Constitucional español ha admitido a trámite el recurso de amparo presentado por el PSC contra la decisión de la Mesa del Parlament. Rechaza por el momento dejar en suspenso los efectos de dicha declaración aunque da tres días a la Fiscalía y al resto de partes para que se pronuncie al respecto.

La decisión ha sido adoptada por tres magistrados del tribunal de garantías, que son los integran una sección de Sala del Tribunal Constitucional.

Los magistrados han desestimado también la medida cautelarísima en lo referente a la suspensión de la celebración del Pleno del Parlament catalán por «carecer sobrevenidamente de objeto», ya que a la hora de resolverse esta cuestión el Pleno ya había concluido.

 

La UE afirma que «nada ha cambiado» y Estados Unidos apoya la aplicación del 155
Las reacciones a la declaración de independencia de Catalunya no se han hecho esperar en la comunidad internacional. La mayoría de gobiernos de la UE ha afirmado que no la reconocerá, al igual que Estados Unidos, mientras que desde Escocia la titular de Exteriores ha señalado que «entiende y respeta» la decisión.

«Para la UE nada cambia. España sigue siendo nuestro único interlocutor. Espero que el Gobierno español favorezca la fuerza de los argumentos, no los argumentos de la fuerza», ha escrito el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en su cuenta de Twitter.

La respuesta del president catalán, Carles Puigdemont, no se ha hecho esperar, también a través de la misma red social: «Como usted sabe, los catalanes siempre favorecen a la fuerza de los argumentos».

El portavoz del Gobierno de Alemania, Steffen Seibert, ha afirmado en un comunicado que su país apoya la «clara postura» del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en defensa del «orden constitucional», a la vez que ha subrayado que la «soberanía y la integridad territorial de España son y se mantienen inviolables».

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha señalado que «el único interlocutor con España es Mariano Rajoy» y ha subrayado que la crisis en Catalunya «es un asunto interno español».

Desde Gran Bretaña, una portavoz de la primera ministra, Theresa May, ha dejado claro que «no reconoce ni reconocerá» la declaración de independencia. «Seguimos queriendo ver cómo se preserva el imperio de la ley, se respeta la Constitución española y se mantiene la unidad de España».

El primer ministro de Portugal, António Costa, ha mostrado su «total solidaridad» con la defensa de la «unidad de España».

Italia «no reconoce ni reconocerá» la declaración de independencia de Catalunya, según el ministro de Exteriores, Angelino Alfano, quien ha calificado la decisión del Parlament de proclamar la independencia de «gesto gravísimo y fuera del marco de la ley».

El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, ha insistido en que la solución al conflicto tiene que ser dialogada.

l Gobierno de Escocia «entiende» y «respeta» la decisión del Ejecutivo catalán. «Entendemos y respetamos la posición del Gobierno catalán. Aunque España tiene el derecho a oponerse a la independencia, el pueblo de Cataluña debe tener la capacidad de decidir su propio futuro», ha afirmado la responsable de Exteriores escocesa, Fiona Hyslop, en un comunicado.

El presidente de la Asamblea de Corsica, Jean-Guy Talamoni, ha saludado «el nacimiento de la República catalana».

La reacción de Estados Unidos ha llegado a través de su Departamento de Estado, que en un comunicado de la portavoz Heather Nauert ha afirmado que «Cataluña es una parte integral de España, y Estados Unidos apoya las medidas constitucionales del Gobierno español para mantener a España fuerte y unida».

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha animado «a todas las partes a buscar soluciones dentro del marco de la Constitución española y a establecer canales políticos y legales».