El Govern elegido por Catalunya en 2015, el que permitió a su ciudadanía votar el 1-O, ha sido encarcelado por el Estado español. Sigue la batalla en Europa, con Puigdemont y cinco consejeros más, pero sobre todo en Catalunya, con una indignación serena que mira al 21D.

«No nos vamos a rendir. Hasta el final, hasta el final». Estas palabras pronunciadas entre lágrimas por Marta Rovira, secretaria general de ERC, resumieron el panorama que deja el encarcelamiento de la mitad del Govern que acudió a la Audiencia Nacional. No eran lágrimas de derrota, sino de dolor mezclado con determinación. Precisamente la palabra que salió poco después de la cuenta de Twitter de Oriol Junqueras, vicepresident legítimo y ahora también preso político: «En pie, con determinación y hasta la victoria», pide.

Interpretar esta decisión de la AN, forzada por la Fiscalía, como venganza tiene su parte de verdad, pero se queda corta. El independentismo tiene claro que el combate sigue –con las elecciones del 21D como próximo asalto– y que por eso precisamente Madrid recurre a la prisión, esa lacra tan padecida en Euskal Herria. «Toda Europa tiene que saber esto», remarcó Marta Pascal (PDeCat) también desde Madrid. «Vamos a seguir luchando para vivir en un país justo, libre y digno», apostilló Rovira. «Esto empieza ahora», clamó Gabriela Serra, de la CUP, partido que lanzó después este mensaje rotundo: «Secuestrados pero no vencidos, no tenéis suficientes cárceles».

Se anunció que en Estremera dormirían el vicepresident Junqueras y el conseller de Interior, Joaquín Forn; en Valdemoro, Raül Romeva y Josep Turull; en Alcalá Meco, Dolors Bassa y Meritxell Borrás; en Navalcarnero, Josep Rull; y en Aranjuez, Carles Mundó y Santi Vila. Sin embargo, sobre todo por cuestiones organizativas de Instituciones Penitenciarias, finalmente todos los consejeros fueron llevados a Estremera y las consejeras a Alcalá-Meco. El «arrepentido» Vila, que dimitió la noche anterior a la proclamación de la República, saldrá hoy bajo fianza de 50.000 euros. Para los otros ocho la orden de cárcel es incondicional, sin fianza. Catalunya suma por tanto diez presos políticos con Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, cuyo encarcelamiento será revisado hoy en una vista.

La embestida española tiene dos flecos por resolver. La Fiscalía ha pedido también la detención y extradición del president, Carles Puigdemont, y otros cuatro consellers que siguen en Bruselas (Maritxell Serret, Antoni Comín, Lluís Puig y Clara Ponsatí). La jueza Carmen Lamela, que firma todo esto, decidirá hoy. Habrá que ver cómo se desarrolla esta euroorden que crea un debate incómodo para el Estado español en toda la UE. Ayer hubo un silencio muy llamativo de todos los estados y órganos comunitarios, ¿estupor quizás?

Por otro lado, el jueves próximo tendrán que volver al Supremo los seis miembros de la Mesa del Parlament citados ayer bajo similares acusaciones a las de los miembros del Govern. El Alto Tribunal español, al contrario que la Audiencia Nacional, dio por buena la evidente indefensión jurídica (se les citó menos de 24 horas antes) y pospuso esta convocatoria.

«No esteu sols»
La noticia de los encarcelamientos generó movilizaciones masivas inmediatas pueblo a pueblo [crónica de Martxelo Díaz en páginas 5-6]. La ANC convoca hoy a las 19.00 ante los ayuntamientos, encartelada gigante el domingo y manifestación en Barcelona el domingo 12. ‘‘No esteu sols!’’ (No estáis solos) y ‘‘Llibertat’’ son los dos gritos que corren calle a calle. Y volvieron a sonar las cacerolas, como en las vísperas del referéndum.

En algunas de estas protestas se pidió a voces la convocatoria de una huelga general. El 3 ya se realizó un potente paro ciudadano en Catalunya, tras las cargas del 1-O, a convocatoria de la muy plural Taula per la Democràcia. De ella forma parte por ejemplo la UGT, cuyo secretario general en Catalunya, Camil Ros, denunció en Twitter: «!Nunca una persona por defender sus ideas políticas pacífica y democráticamente puede ir a la prisión!».

En Barcelona se ha convocado hoy a las 9.30 un pleno extraordinario para abordar estos encarcelamientos. Será un día después de que se aprobara una resolución que reconocía al Govern de Puigdemont (entonces todavía libre) como el único legítimo [ver página 6].

Una vez más, y pese a la gravedad de la situación, las movilizaciones vespertinas resultaron totalmente pacíficas. A ello animaron desde los mismos aledaños de la Audiencia Nacional primero los abogados de los encarcelados y luego los portavoces políticos, con una sola voz.

Efectos sobre el 21D
El encarcelamiento sacude además el tablero para las elecciones del 21 de diciembre, dando aire a la opción de una lista conjunta, propuesta ya desde las entidades civiles. «Nada es igual ya», proclamó en el acto de Barcelona el dirigente de Podem Albano Dante Fachin, que auguró que la formación que tome posición partidista lo pagará en las urnas. Hay reuniones en marcha que tendrán que decantarse en breve, pero los llamamientos a que el independentismo gane de nuevo esos comicios fueron constantes tanto en Madrid como en las protestas posteriores. Varias voces situaron ese 21D en realidad como un pulso entre «democracia y autoritarismo» o incluso entre «el bien y el mal».

El hachazo estatal también liquida aparentemente las expectativas de Santi Vila, a quien desde Madrid se quería encumbrar como cuña anti-independentista dentro. Vila acudió a la Audiencia Nacional con abogado propio, desmarcándose del resto de imputados. Luego quiso dormir en prisión una noche en solidaridad con ellos.

Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, se mostró desolada.

Rajoy esconde la mano
Solo portavoces catalanes ya en campaña (García Albiol o Arrimadas) valoraron la prisión como algo inevitable. El Gobierno del PP no abrió la boca, en su argucia de presentar como judicial e independiente una acción que impulsó vía Fiscalía. ¿Se lo tragará también Europa?

UNIDAD EN LA(S) RESPUESTA(s)
No solo se anuncian protestas unitarias (en muchos actos se pidió huelga general), sino que Colau plantea un «frente común» para liberar a los presos políticos y gana peso la opción de una candidatura conjunto para el 21D, en clave de pura democracia.

Puigdemont mentaliza a los suyos: «Esta represión será larga y feroz»

TV3 emitió anoche un mensaje del president que interpela de nuevo a Europa y recuerda a todos sus compañeros. Pero lo más reseñable es la advertencia a sus conciudadanos de que «nos espera una represión larga y feroz».

«La furia con la que el Estado español nos ha embestido es desbocada y nos amenaza a todos; debemos combatirla de la forma en la que los catalanes hacemos las cosas: sin violencia, con paz y con respeto a todas las ideas».

 

(02/11/2017) - La jueza encarcela a ocho consellers y ordena detener a Puigdemont y el resto del Govern

La jueza Carmen Lamela ha decretado el ingreso en prisión incondicional del vicepresident del Govern, Oriol Junqueras, y de los otros siete consellers que han comparecido en la Audiencia Nacional esta mañana. También ha enviado a prisión al exconseller Santi Vila, aunque podrá eludirla con una fianza de 50.000 euros. La Audiencia Nacional también ha ordenado detener a Carles Puigdemont y a los consellers que están con él en Bruselas.

La jueza Carmen Lamela ha atendido la petición de la Fiscalía y ha decretado prisión incondicional para el vicepresident catalán, Oriol Junqueras, y para los consellers Jordi Turull (Presidencia), Josep Rull (Territorio), Meritxell Borràs (Gobernación), Raül Romeva (Asuntos Exteriores), Carles Mundó (Justicia), Dolors Bassa (Trabajo) y Joaquim Forn (Interior).

También ha ordenado el ingreso en la cárcel de Santi Vila, conseller de Empresa que dimitió antes de la declaración de independencia, aunque podrá eludirla si abona una fianza de 50.000 euros.

La jueza justifica los encarcelamientos en que aprecia «alta probabilidad» de riesgo de fuga porque «tampoco puede olvidarse el poder adquisitivo de los querellados que les permita abandonar fácilmente el territorio español y subsistir en el extranjero». Alude al desplazamiento de Puigdemont y otros cuatro consellers a Bruselas y señala en su auto que «en este punto basta recordar el hecho de que algunos querellados ya se han desplazado a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que pueden haber incurrido».

También observa un «alto riesgo» de reiteración delictiva, teniendo en cuenta que las «actividades delictivas descritas se han venido planificando y realizando de forma consciente por los querellados durante más de dos años».

A cinco prisiones

Los consellers han sido dispersados en cinco prisiones distintas: Meritxell Borràs y Dolor Bassa han sido conducidas a Alcalá Meco; Jordi Turull y Raül Romeva a Valdemoro; Josep Rull a Navalcarnero; Carles Mundó y Santi Vila a Aranjuez; y Joaquim Forn y Oriol Junqueras a Estremera., según informa Nació Digital.

Orden de detención

La jueza también ha aceptado la petición de la Fiscalía y ha ordenado detener a Carles Puigdemont y los cuatro consellers que permanecen con él en Bruselas: Antoni Comin, Meritxell Serret, Lluís Puig y Clara Ponsatí. La Fiscalía pide que las órdenes se dirijan a las autoridades belgas al constar que han viajado a ese país.

El Ministerio Público asegura que «constan reiterados intentos de entregar la citación en su domicilio, así como reiteradas llamadas telefónicas, a las que se ha hecho caso omiso» por parte de esos imputados para los que pide la detención.

Por su parte, añade, Puigdemont «ha manifestado públicamente su intención de no comparecer y ha solicitado, como también lo han hecho Antoni Comín y Maritxell Serret, efectuar declaración por videoconferencia, sin ofrecer dato alguno sobre su paradero actual».

«Es un hecho notorio y públicamente conocido su citación para comparecer en el día de hoy a declarar como investigados», pese a lo cual, destaca el fiscal, estas cinco personas «no han comparecido».

 

Rechazo de las fuerzas soberanistas y dimisiones en el PSC tras el encarcelamiento del Govern
El encarcelamiento del vicepresidente y otros siete miembros del Govern catalán ha provocado numerosas reacciones. ERC, PDeCAT, la CUP, Podemos y sus filiales en Catalunya han rechazado las órdenes de ingreso en prisión. Jordi Ballart, alcalde de Terrasa y miembro del PSC, ha dimitido y se ha dado de baja de la formación.

La presidenta del Parlament catalán ha considerado «injusto e indecente» la orden de la juez Carmen Lamela de encarcelar a ocho consellers del Govern y les ha mostrado su solidaridad tanto a los encarcelados como a sus familaires.

«Hoy encarcelan al Govern legítimo de Catalunya. Hoy encarcelan la democracia. ¡Pero no saben que es imposible encarcelar la libertad!», ha señalado ERC en su cuenta de Twitter.

La diputada de la CUP en el Parlament Mireia Boya ha llamado a reaccionar por los derechos humanos y la república tras la prisión dictada para el vicepresidente y los siete consellers del Govern catalán, y ha tachado al Estado de «fascista». «El Govern legítimo a prisión. Es un Estado fascista. Si lo normalizamos nos anulamos como pueblo. Reaccionemos por los derechos humanos y la República», ha afirmado en un apunte en su Twitter.

Del mismo modo, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, ha pedido libertad para todos ellos.. «Ahora ponen en prisión a nuestros consellers. Piensan que, con ellos, nuestras ideas e instituciones. ¡Les dejaremos claro que no!».

En la misma red social, la alcaldesa de Barcelona, ha pedido «frente común para conseguir la libertad de los presos políticos». Asimismo, el líder de SíQueEsPot en el Parlament, Lluís Rabell, ha rechazado los encarcelamientos, y considera que «agrava la crisis política». «Terrible agravamiento de la crisis política. ¡No al encarcelamiento de los miembros del Govern!», ha destacado.

El secretario general de Podem y diputado en el Parlament, Albano-Dante Fachin, también ha denunciado los encarcelamientos. «Con la misma fuerza que he criticado a este Govern encarcelado, trabajaré para que esté libre. No pasarán». «A partir de esto, solo hay una salida, estar a la altura de la gente del 1-O. O asumir el desastre. Escojamos», ha añadido.

El secretario general de UGT Catalunya, Camil Ros, ha lamentado la noticia: «!Nunca una persona por defender sus ideas políticas pacífica y democráticamente puede ir a la prisión!».

Las reacciones tampoco se han escapado a otras instituciones catalanas. El primero en mostrar su rechazo ha sido Jordi Ballart, alcalde de Terrasa y miembro del PSC (partido que apoya la intervención de la autonomía catalana y la represión estatal), que ha dimitido y se ha dado de baja de la formación.