El resultado de las elecciones catalanas hace plausible la propuesta de Carles Puigdemont de intentar restablecer el Govern de las Generalitat tal como se encontraba antes de la decisión de Rajoy de aplicar el artículo 155 de la Constitución y anular la autonomía de Catalunya.

C's gana las elecciones en Catalunya en votos y en escaños, pero el auténtico vencedor ha sido el independentismo, que conserva la mayoría absoluta que ya obtuvo en 2015 y que ha renovado en las elecciones al Parlament con mayor participación en la historia.

Tres formaciones, JuntsxCat, C's y ERC se han disputado las primeras posiciones de las elecciones del 21-D. Con prácticamente el 100% del voto escrutado, la lista de Inés Arrimadas es la más votada, con 37 escaños. Pero los tres partidos independentistas han conseguido mantener una ajustada mayoría absoluta en el Parlament por encima del bloque de partidos que votaron a favor de la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

La lista del President, Junts per Catalunya (JuntsxCat), encabezada por Carles Puigdemont, se ha colocado en segundo lugar, con 34 escaños, y ERC en tercera posición con 32. Le siguen el PSC, con 17 escaños; Catalunya en Comú-Podem; con 8; la CUP, con, 4, y en última posición, el PP, con 3 diputados.

Cobra de esta manera mayor verosimilitud, a estas alturas del escrutinio, la propuesta de Puigdemont de intentar restablecer el govern de las Generalitat tal como se encontraba antes de la decisión de Mariano Rajoy de aplicar el artículo 155 de la Constitución para disolver el Parlament y la destitución del ejecutivo catalán. Para que sea posible tal cosa, más allá de la alianza con ERC y de las condiciones que pueda poner la CUP, habrá que ver la libertad de movimiento que el gobierno y el Tribunal Supremo conceden a Puigdemont.

El partido de Inés Arrimadas y Albert Rivera ha conseguido un aumento espectacular en número de votos y escaños, pero Junts per Catalunya y ERC han logrado mejorar el porcentaje de votos y de escaños que obtuvieron el 27S de 2015 con la candidatura conjunta de Junts pel Sí. La suma de JuntsxCat y ERC mejora también los resultados de JxSí el 2015, y pasa de 62 a 66. La CUP ha sufrido un claro descenso, pero en conjunto, el independentismo mantiene prácticamente intacto su apoyo social en las urnas: ha obtenido un 47,5% de los votos, solo tres décimas menos que en 2015.

El escrutinio se ha realizado de manera mucho más lenta que en elecciones anteriores, debido al aumento de participación, que ha sido la más alta de la historia en elecciones al Parlament de Catalunya. En estos comicios ha votado el 81,57% del censo, más de cuatro puntos por encima del muy elevado porcentaje del 2015.

Esta participación récord ha hecho posible que tanto el bloque independentista como el constitucionalista hayan ganado en votos. La suma de Junts per Catalunya, ERC y la CUP supera los dos millones de votos, y han conseguido unas 92.000 papeletas más que hace dos años. Por su parte, Ciuidadanos, PP y PSC han recogido en las urnas un cuarto de millón de votos más que en el 27-S, hasta rozar los 1,9 millones.

Estas elecciones, pues, dan la mayoría al independentismo, pero C's es la primera en votos -concentra sus electores en el área metropolitana de Barcelona-, y registra un fuerte aumento, de 11 diputados, respecto a los 25 que obtuvo en 2015.

Además de las tres formaciones al frente, los resultados dan un ligero incremento para el PSC -muy inferior al que preveían las encuestas- que pasa de los 16 a los 18 escaños, y un importante derrumbe de los Comunes (pasan de 11 a 8), la CUP (de 10 a 4) y, sobre todo, el PP, que sólo conserva 4 de los 11 escaños que obtuvo el 2015.

La más votada
"Por primera vez ha ganado en Cataluña un partido constitucionalista", ha celebrado Inés Arrimadas, recibida a los gritos de "campeones, campeones" por los simpatizantes de Ciudadanos, y que ha hecho todo su discurso en castellano, salvo alguna exclamación puntual.

Arrimadas ha sostenido que el resultado de las elecciones demuestra que "la mayoria social" en Cataluña "se siente catalana y española", y que el proceso independentista "no representa el futuro". También ha agradecido el voto "de uno de cada cuatro catalanes" que "han elegido la papeleta de Ciudadanos". Un partido, ha recordado, que "nació hace 11 años".

Triunfo del soberanismo
"Puigdemont, 34 - Rajoy, 4"; "Independencia, 70 - Artículo 155, 57", Con estas cifras ha celebrado el resultado la directora de campaña y candidata de Junts per Catalunya, Elsa Artadi, que ha querido compartir su satisfacción con ERC y la CUP. "Es la victoria de todos nosotros", ha dicho.

Agustí Alcoberro, en nombre de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), ha proclamado la victoria del independentismo. La ciudadanía, ha dicho, "ha revocado" la aplicación del artículo 155 y "ha ratificado la República".

"Hemos ganado unas elecciones" que no se habían convocado legítimamente, ha señalado. "El pueblo de Catalunya ha resistido", "la ciudadanía ha demostrado la voluntad de seguir hacia adelante", ha afirmado mientras entre el público reunido para seguir el recuento realizado por la ANC se oían gritos a favor de la presidencia de Puigdemont.

También el PP ha reconocido la victoria independenista. "No hemos sido capaces los constitucionalistas de sumar una mayoría alternativa al independentismo", ha dicho el candidato del PP catalán, Xavier García Albiol. Y ha cuestionado la importancia de la primera posición de C's, de quien ha dicho que "celebrarán durante cinco minutos" su resultado.

"El independentismo ha vuelto a ganar las elecciones", ha proclamado la numero 2 de ERC, Marta Rovira, que ha resaltado que este triumfo se ha producido "pese a la ofensiva" del Estado de las últimas semanas, y pese a los presos y a tener "medio Govern en el exilio". "Los ciudadanos de Catalunya han votado mayoritariamente a favor de la república, han votado que vuelva el Govern del exilio", ha advertido Rovira. Que ha señalado al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, como el gram derrotado, porque "las planteó como un plebiscito sobre el 155".

"Estos no son los resultados que esperábamos", ha admitido el candidato de Catalunya en Comú, Xavier Domènech, que ha llamado a las fuerzas "progresistas y de izquierdas" a hacer una "reflexión", por haber permitido que "las derechas, sean del color que sean, sumen mayoría". Domènech también ha pedido "superar la polarización" y la dinámica de bloques, y ha dejado claro que los resultados les sitúan "en la oposición".

La CUP y sus objetivos
El cabeza de lista de la Candidatura d'Unitat Popular (CUP), Carles Riera, ha felicitado a militantes, simpatizantes y votantes de la izquierda independentista a pesar de la pérdida de presencia en el Parlament, de 10 a 4 escaños. Los ha felicitado porque dice que han "contribuido a construir un poco más la República y hacerla un poco más realidad".

Riera ha recordado que se habían presentado con cuatro objetivos y ha reconocido que dos de ellos no los han conseguido. Querían lograr una mayoría republicana y una mayoría de izquierdas dentro del bloque republicano. Ambas cosas las ha dado por ganadas. Ha señalado, no osbtante, que la mayoría en el Parlament no será de izquierdas, y que el propio resultado de la CUP no ha sido bueno, porque como partido han perdido una parte considerable de su fuerza parlamentaria.