Este 28 de enero se conmemora el 165 aniversario del natalicio del Héroe Nacional de Cuba, José Martí, revolucionario que luchó por la independencia de su país, dejando un importante legado político para nuestros pueblos de América.

El 28 de enero de 1853 nació en La Habana José Julián Martí Pérez. Su vida y obra revolucionaria transcurrió entre hechos trascendentales que hoy conservan vigencia; fuente de inspiración y conocimiento para Cuba, Latinoamérica y el mundo.

Hijo de padres españoles, desde pequeño mostró su sensibilidad humana y como tal no escapó a la situación que presentaba su país en épocas coloniales: la esclavitud del hombre, sometido a un gobierno ajeno a sus intereses.

"El amor, madre, a la patria No es el amor ridículo a la tierra, Ni a la yerba que pisan nuestras plantas; Es el odio invencible a quien la oprime, Es el rencor eterno a quien la ataca". José Martí, Abdala, Habana, 23 de enero de 1869.

Guiado por su maestro Rafael María de Mendive, José Martí comienza a manifestar sus primeras acciones revolucionarias. Los sucesos de la llamada Guerra de los Diez años no le son ajenos y se identifica con las ansias anticolonialistas de quienes querían una Patria libre para la Cuba colonial.

En 1869, Martí edita junto a su amigo Fermín Valdés Domínguez, un pequeño periódico titulado El Diablo Cojuelo, reconocido como una de sus primeras manifestaciones en prosa contra el régimen colonial. Más adelante aparecería en el primer número de su periódico La Patria Libre, la obra teatral Abdala, donde representa y expone el amor a la patria:

Martí, Cuba y Nuestra América

Martí -gran admirador de la figura de Simón Bolívar- funde su acción patriótica con su deber latinoamericano: “Peleamos en Cuba para asegurar, con la nuestra, la independencia americana…”.

Su ensayo literario Nuestra América evidencia su marcado interés por la unidad de los pueblos latinoamericanos. Foto Ismael Francisco González/Cubadebate.

Durante el siglo XIX se dibujaban los primeros intentos imperialistas sobre la América. Solo un hombre de su calidad pudo medir la gravedad de hecho y su pudor monstruoso.

Su ensayo literario Nuestra América evidencia su marcado interés por la unidad de los pueblos latinoamericanos, alerta sobre la amenaza del imperialismo norteamericano y el llamado a recuperar la soberanía de los pueblos contra los opresores foráneos, desde una profunda concepción ética y moral de la vida.

“La América ha de promover todo lo que acerque a los pueblos, y de abominar todo lo que los aparte”. José Martí, 1891.

No existe legado más certero para nuestros días en que reina la globalización y las acciones dominantes, que esta prosa martiana que llama a la unidad latinoamericana. Los movimientos de izquierdas de hoy tienen en él el pensamiento para proteger a los pueblos de la región y sostener la integración entre los países.

Nada escapó de la pluma martiana

Martí evolucionó como escritor y periodista con un estilo claro y sencillo. Se destacó como poeta y cronista. Muchas de sus obras aparecen como las más difundidas escritas en español y contienen un alto valor político y social.

José Martí es un paradigma para los pueblos latinoamericanos que luchan hoy por mantener su ideal integracionista. Foto Ismael Francisco González/Cubadebate.

La poesía de José Martí es una de las más sensibles y fuertes que se hayan escrito. Nada escapó de la pluma de este hombre. Dedicó sus versos al amor familiar (Ismaelillo 1882), al amor de pareja (La niña de Guatemala 1877), al de la patria, al de la naturaleza, al de los hechos históricos (Versos Libres- 1878, Versos Sencillos- 1891).

"Quiero a la sombra de un ala, Contar este cuento en flor: La niña de Guatemala, La que se murió de amor". José Martí, Versos Sencillos.

Fue gran orador, en sus discursos, de gran vigencia para nuestros días, demostraba su emoción apasionada. El maestro gozaba de multiplicidad de medios de expresión. Su discurso más trascendental fue pronunciado el 27 de noviembre de 1891, conocido como Los pinos nuevos, durante la conmemoración del asesinato de los ocho estudiantes de Medicina, uno de los crímenes más horrendos cometidos por el dominio español en la Cuba colonial.

Escribió para los niños La Edad de oro (1889), una propuesta para incitar en los pequeños lectores la búsqueda del conocimiento, del amor y la justicia. En sus textos predominan cuentos, ensayos y poesías, con los cuales mostraba su humanismo e idealismo.

José Martí es un paradigma para los pueblos latinoamericanos que luchan hoy por mantener su ideal integracionista. Su ideario es ejemplo a seguir en todos los tiempos: el independentismo, antiimperialismo, antirracismo, humanismo, y el latinoamericanismo, son armas indispensables para salvaguardar a América Latina de los intervencionismos neoliberales de estos tiempos. Con todos y para el bien de todos.

 

(Prensa Latina) - José Martí, inspiración para lucha de pueblos latinoamericanos

Al conmemorarse este 28 de enero 165 años de su natalicio, José Martí constituye una inspiración para la lucha por la liberación de los pueblos latinoamericanos, afirmó el embajador de Bolivia en Cuba, Juan Ramón Quintana.

La voz premonitoria de Martí está más vigente que nunca porque tenemos la amenaza imperial estadounidense presente sobre nuestras cabezas, afirmó Quintana en entrevista exclusiva a Prensa Latina al referirse a los históricos intereses expansionistas del país norteño.

Al respecto acotó: Martí pensaba en un poder extracontinental que se convertía en un gran peligro para América Latina y el Caribe, y son los Estados Unidos.

'La presencia dominante y arrogante de Estados Unidos desde una época muy temprana significó la amenaza a la unidad e integración de los pueblos de América Latina', agregó el embajador.

En los últimos años, para apoyar la integración regional fueron creados mecanismos como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y la Unión de Naciones Suramericanas.

Para Quintana, estos bloques contribuyen al proyecto de emancipación colectiva de la Patria Grande: América Latina, y además son espejo de sueños de los revolucionarios José Martí y Simón Bolívar, así como del líder indígena Túpac Katari.

Sobre la vigencia del ideario martiano, Quintana opinó que proyecta además el respeto por la dignidad de los pueblos del mundo y las comunidades indígenas.

Martí pensó en la libertad de las naciones oprimidas pero a partir de la soberanía, afirmó Quintana.

De acuerdo con el diplomático, la unidad es el único camino que es posible transitar para librar a los países del mundo de cualquier forma de dominación e intervención.

No se puede pensar la soberanía de los pueblos sin su libertad, ni la libertad de los pueblos sin el ejercicio pleno de su soberanía, añadió Quintana al rememorar el ideario independentista, latinoamericanista e integracionista del Apóstol.

Al decir de Quintana, Martí convocaba a la unidad del pueblo cubano para la ruptura de su condición colonial y esto mismo expresaba a los latinoamericanos a fin de impedir abusos del imperio que los privaban de su desarrollo.

Martí en el corazón de Venezuela

Para el embajador de Venezuela en Cuba, Alí Rodríguez, los ideales emancipadores y de integración latinoamericana planteados por José Martí están hoy más vigentes que nunca.

Al hablar sobre el aniversario 165 del natalicio de José Martí, Rodríguez ponderó su legado e instó a profundizar en su pensamiento al consultar libros y documentos escritos por el Héroe Nacional de Cuba.

Paralelo a su estudio, recomendó además a las nuevas generaciones a ahondar en las obras de otros defensores de la soberanía latinoamericana como Simón Bolívar y Francisco de Miranda.

'Los sueños de los pueblos son tesoros que alimentan nuevas conquistas', añadió el diplomático al referirse a la vigencia del ideario martiano en cuanto al anhelo de lograr una sociedad con todos y para el bien de todos.

Asimismo, Rodríguez afirmó que la Revolución Bolivariana -de la mano de su líder Hugo Chávez- revitalizó el sentimiento de integrar a la Patria Grande: América Latina y concebirla como un solo pueblo.

De acuerdo con el diplomático, posturas de este tipo le dan continuidad al pensamiento de Martí, quien por estos días es recordado en varios lugares del mundo al celebrarse este 28 de enero 165 años de su natalicio.

Considerado el más universal de los cubanos por la vigencia de su pensamiento y la profundidad de sus ideas, el prócer independentista creó el Partido Revolucionario Cubano y fue uno de los organizadores de la llamada Guerra Necesaria de 1895.

Desde muy joven sintió la urgencia de librar a su país del yugo colonial y siendo muy niño se pronunció contra las injusticias cometidas por la dominación española contra Cuba.