Movimientos sociales de Colombia y Venezuela se unirán por la Paz, tanto de un lado como de otro de la frontera. Las actividades se darán en un contexto de alertas sobre una ofensiva internacional contra Venezuela.

Con el objetivo de “generar ambiente de paz y solidaridad” y bajo el lema “La paz de Colombia y Venezuela es la paz del continente”, un conjunto de organizaciones sociales y de DDHH de Norte de Santander (Colombia) y Táchira (Venezuela) se vienen reuniendo para organizar actividades que muestren otra cara de la realidad fronteriza distinta a la escalada de tensión que informan las cadenas internacionales de noticias. Durante los días 1 y 2 de marzo se realizarán actos, foros, debates, y un “abrazatón” para unir a los pueblos de ambos países. La frontera, en especial el paso del Puente Internacional Simón Bolívar, viene siendo foco de tensiones crecientes debido al incremento de la presencia militar a ambos lados del río Táchira. Sin embargo, la gente de a pie, los pueblos, las organizaciones sociales, pugnan por la paz.

Del lado colombiano son diversas las entidades de Norte de Santander involucradas en la organización de los eventos: la Asociación Campesina San Fausto, Poder Paz, Salvarte Social, Asociación Revivir, el colectivo LGTBI Oasis, la Corporación Raíces Latinoamericanas, Redepaz, la Red Departamental de DDHH, la Fundación Progresar y la Fundación Myriam Castillo, entre otras. Contarán con el acompañamiento de la Mesa Social para la Paz, plataforma unitaria de alcance nacional que durante los últimos años promovió los procesos de diálogos con las insurgencias, y delegaciones sociales de Santander, Arauca, Cesar y otras regiones del país.

Para organizar las actividades a un lado y otro de la frontera están coordinando el trabajo con el Movimiento Binacional de Integración por la Paz (Mobipaz), que reúne a distintas expresiones sociales del departamento de Táchira, Venezuela. “Participarán además representaciones de la sociedad civil de Zulia, Apure, de toda la región”, afirman.

Venezuela, evitar la confrontación
El gobierno venezolano señaló que durante las últimas semanas Colombia desplegó 2200 militares en la zona fronteriza. Por su parte, Venezuela reforzó la presencia militar con un centenar de efectivos y la llegada de aeronaves hasta Táchira. “Se está planteando la ocupación militar de Venezuela. No lo vamos a permitir”, afirmó el fiscal general de la República Bolivariana, Tarek William Saab. “Que el Papa nos ayude a impedir que [Donald] Trump lance sus tropas e invada Venezuela”, exhortó a su vez el presidente Nicolás Maduro.

Esas voces de alerta tuvieron eco en la Unasur. El presidente de Bolivia, Evo Morales, reclamó una cumbre de emergencia de esa entidad regional para evitar los intentos de EEUU por “convencer o influir a los presidentes de la derecha a que participen en una intervención de carácter militar o ahogamiento a Venezuela”.

El interés del país del norte en una intervención contra la Revolución Bolivariana se plasmó en la reciente gira por América Latina del Secretario de Estado de Donald Trump, Rex Tillerson, quien afirmó que “Colombia es clave para restaurar la democracia en Venezuela” y que eso debería suceder de manera “urgente”, desconociendo que Venezuela ya tiene una agenda de elecciones libres establecida para los próximos meses. La reunión de Tillerson con el presidente Juan Manuel Santos despertó especial suspicacia, ya que coincidió con el incremento de tropas en la frontera. El presidente colombiano mostró sintonía con los EEUU al señalar que Maduro encabeza un “régimen dictatorial” aunque, ante las noticias que daban cuenta del incremento de la fuerza militar en la frontera, se apresuró a calificar como “una locura” una intervención colombiana en el hermano país.

Los organizadores de los eventos del 1 y 2 coinciden en que, por ahora, la confrontación militar entre ambos países no es el peligro más real. Enrique Pertuz, director de la Red Departamental de DDHH de Norte de Santander, en diálogo con Lanzas y Letras sostiene que “difícilmente vaya a haber una intervención militar de EEUU en Venezuela, por el costo que debería asumir ante el mundo, especialmente ante los países latinoamericanos. Pero uno sabe que el gobierno norteamericano ha venido interviniendo de otras formas: bloqueos, aislamientos, no solamente impulsados en la OEA sino por otras vías”.

De hecho, otros factores de desestabilización pesan en la situación fronteriza, como las mafias del contrabando y la penetración paramilitar. “La problemática en la frontera abarca desde el cierre y medidas las medidas restrictivas hasta la presencia de actores del conflicto armado, la corrupción en las fuerzas de seguridad de ambos países, el delito, el contrabando de ganado, gasolina, tráfico de armas”, describe Pertuz. Ante ello, afirma, los eventos de los días 1 y 2 de marzo buscarán “enviar otro mensaje a la opinión pública nacional e internacional, porque en la frontera lo que hay es una sola identidad cultural y una hermandad entre los pueblos”.

Colombia, paz pendiente
Las organizaciones colombianas se movilizarán a la frontera desde distintas regiones del país. El documento que será leído en el acto de apertura incluye reclamos por “la difícil situación económica, social y política” que atraviesa Colombia, y señala “la crisis del proceso de paz”, a raíz de la falta de implementación de los acuerdos con las FARC, la suspensión de los diálogos con el ELN y los crímenes sistemáticos contra líderes sociales. “En Colombia los políticos hacen campaña señalando la crisis en Venezuela, pero este país no está mejor, mire si no lo que está pasando con tantos asesinatos de quienes defienden los territorios, con tanta pobreza”, señaló un joven que participa de la organización de las jornadas del 1 y 2.

Los distintos actos se enmarcarán en la consigna “Uniendo Pueblos por la Paz”. Entre los invitados destacan el Coordinador Humanitario de ONU-Colombia, Martín Santiago; delegados de la embajada de Suecia, del Alto Comisionado para la Paz, así como representantes de los gobiernos de Norte de Santander y Arauca.

El cronograma de actividades, hasta el momento, incluye:

1 de marzo, Cúcuta:

- 9.30 am, panel “Contexto de Paz en Colombia y Venezuela. Propuestas para la construcción de Paz”, en el cual se espera la presencia de Monseñor Darío Monsalve y organizaciones sociales de Norte de Santander, Santander y Arauca (Colombia).
- 2 pm, mesas de trabajo para abordar la situación de las Mujeres, Frontera y migración, Ordenamiento territorial, Ambiente y modelo minero energético, participación de las ciudades en la construcción de paz, víctimas.
Ambas actividades culminarán con la puesta en común de las conclusiones.

2 de marzo, Cúcuta – San Antonio:

“Abrazo de los pueblos por la paz”

- 9 am, Caravana y movilización cultural en la frontera.
- 12 am, Encuentro binacional, “abrazatón por la paz”.
- 1 pm, Concierto por la paz.

Las organizaciones convocantes realizarán una rueda de prensa el martes 27 de febrero a las 9 am, en la sede de “El Rancho de Mama”, calle 14 #6-13, Cúcuta.

Para más información, ofrecen un correo de contacto: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.