Las elecciones legislativas celebradas en Colombia fueron caracterizadas por un alto abstencionismo entre los convocados, con más del 50 por ciento de ausencia, y por las diversas denuncias de fraude realizadas por los votantes.

Los colombianos debían elegir el pasado domingo a los nuevos integrantes de la Cámara de Representantes y del Senado, 166 y 102 respectivamente. Además, la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) contaría con diez escaños.

En el transcurso de los comicios, los ciudadanos expresaron su rechazo a las irregularidades ocurridas en varios centros de votación, como el número insuficiente de papeletas, el uso de copias en su lugar y la compra de votos.

Un sistema electoral "arcaico"

En entrevista a teleSUR, el politólogo Álvaro Villarraga afirmó este lunes que Colombia cuenta con un sistema electoral "arcaico", lo que permite irregularidades como las denunciadas durante la jornada del pasado 11 de marzo.

"Colombia tiene un régimen electoral arcaico, plagado de irregularidades, solo participa una minoría que siempre ha sido así. Ayer la votación a lo sumo llegó a un 46 por ciento. La mayoría no es la que decide", explicó.


Asimismo, el analista recordó que uno de los puntos del Acuerdo de Paz, entre el Gobierno y la FARC, fue la modernización del sistema electoral para garantizar la transparencia y la eficiencia en el control del mismo. "El sistema electoral no es solamente muy arcaico, sino muy afectado de delitos electorales", señaló Villarraga.

Denuncias por fraude

Algunos excombatientes y candidatos por la FARC informaron que no pudieron ejercer su derecho al sufragio, pese a haberse inscrito previamente. El aspirante Bayron Yepes indicó que "de manera extraña, no aparece mi cédula en el registro de la mesa donde debería estar inscrito. No pude votar".

Igualmente, usuarios de las redes sociales publicaron vídeos donde se observaba la compra de votos, rechazan la fotocopia de tarjetones y la negativa de extender la jornada cuando aún había electores que querían votar.

Medios locales reseñaron que hubo más de 800 delitos electorales cometidos, entre ellos "participación en política de funcionarios públicos, fraude al elector, publicidad engañosa, compra y venta de votos y fraude electoral".

Persiste la abstención

Los partidos y dirigentes políticos hicieron un llamado a los más de 36 millones de colombianos habilitados para que acudieran a votar, pero la abstención continúa como tendencia predominante en la nación suramericana.

Por su parte, el analista David Flores reiteró que "una vez más se manifiesta una abstención superior al 50 por ciento", y en algunos departamentos, la cifra fue del 70 por ciento. "Todo esto se suma a una ausencia de garantías", lo que influyen en la confianza de la población.

 

(AVN) - El fraude ha sido una denuncia constante en las elecciones colombianas

Cinco candidatos que este domingo participaron en las elecciones legislativas e interpartidistas en Colombia cuestionaron las irregularidades presentadas durante el proceso, al que calificaron como fraudulento. La principal denuncia fue la falta de tarjetones en cuatro ciudades (Medellín, Bucaramanga, Cali y Bogotá), lo que obligó a sufragar con tarjetas fotocopiadas.

Uno de los señalamientos fue de la precandidata a la vicepresidencia Marta Lucía Ramírez —compañera de fórmula del candidato presidencial del Centro Democrático, Iván Duquez—, quien acusó al Gobierno y autoridades electorales del país de cometer fraude en los comicios de la Gran Consulta por Colombia, al no garantizar el derecho de los electores a recibir el tarjetón.

Ramírez sostuvo que por estas irregularidades, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, "debería renunciar hoy mismo".

"Colombia está en modo fraude", fue el señalamiento hecho en Twitter por Gustavo Petro, escogido como candidato presidencial a los comicios del 27 de mayo en las elecciones interpartidistas, luego de explicar que "los formularios E14 que informan los resultados en consulta no serán digitalizados en línea como ordena la ley".

Son recurrentes los hechos fraudulentos en comicios colombianos, como fue en el primer triunfo presidencial de Juan Manuel Santos, en mayo del 2010, que estuvo marcado por denuncias de este tipo.

En aquella oportunidad, la Misión de Observación Electoral (MOE) denunció la compra de votos a favor de Santos, entonces candidato del Partido de la U, en los departamentos de Antioquia (oeste), Cauca (suroeste) y la capital.

La MOE, una plataforma formada por 302 organizaciones civiles independientes que entonces acreditó a 2.302 observadores, de los cuales 53 eran internacionales, denunció una actividad fraudulenta por parte de testigos electorales que hicieron propaganda a favor de Santos, llegando a presionar a los electores, señaló Europapress.

El portal Voltairenet informó que en esas elecciones la Misión contabilizó 15 mil denuncias de irregularidades del sistema electoral.

Los señalamientos de fraude se repitieron en los comicios regionales de octubre de 2011, cuando la entonces alcaldesa de Yopal, en el departamento de Casanare, Lilian Fernanda Salcedo, informó sobre el hallazgo de tarjetones previamente marcados, por lo que habitantes del sector protestaron el "fraude electoral", reseña al respecto Semana.

Robo de triunfos

En los comicios legislativos de marzo de 2014, el gran afectado fue el partido Movimiento Independiente de Renovación Absoluta (Mira), cuando le robaron el triunfo a tres de sus senadores, resultado que fue "subsanado" luego de tres años y medio.

Mira denunció que el fraude ocurrió en tres etapas del proceso electoral. La primera fue la invalidación inducida mediante el "plumón", cuando al marcar la equis sobre la tarjeta del partido y doblar el papel, la tinta dejaba otra marca cerca de otra casilla, anulando el voto.

La segunda fue en las actas de escrutinio, cuando en un primer conteo los datos pasan de un formulario a mano a otro digital (del E-14 al E-24), que emplea la Registraduría para conocer los resultados. En este proceso le fueron restados votos al partido cristiano y se los sumaban a otros partidos y candidatos, señala el portal colombiano Las 2 Orillas.

Tanto la documentación que aportó Mira como la investigación de la Fiscalía General de la Nación evidenciaron la vulnerabilidad del sistema.

Luego de estos comicios, realizados el 9 de marzo, se otorgó el lapso de un mes para conocer el resultado final del escrutinio y durante ese período se demostró que el software fue saboteado para alterar los resultados: 236.523 votos, como mínimo, aparecieron de más.

Asimismo, en los registros obtenidos, se comprobó que una persona entró al sistema por lo menos 1.208 veces entre las 9:00 de la noche y las 9:00 de la mañana durante los días siguientes para alterar la votación de alguna mesa.

También se descubrió que en más de 60.000 oportunidades se modificó el resultado de algún candidato o partido.

Compra y venta

En las elecciones regionales de octubre de 2015, la compra y venta de votos fue el delito más reportado durante la jornada por la Misión de Observación Electoral (MOE), señala el portal colombiano El País.

En Cundinamarca, municipio de Funza, varios ciudadanos denunciaron las operaciones de una fábrica de cédulas falsas, y aseguraron que ni la Registraduría ni la Fiscalía tomaron medidas para depurar el censo electoral, informó Caracol.

Las denuncias de fraude en las elecciones colombianas son conocidas por la Misión de Observación Electoral, que en febrero de 2018 alertó sobre la posibilidad de irregularidades en 170 municipios colombianos durante los comicios legislativos e interpartidistas de este domingo.

 

Cabello rechaza doble moral Colombia en manejo de procesos electorales
El primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, cuestionó este lunes la doble moral de las autoridades colombianas en el manejo de proceso electorales, luego de las denuncias de fraude por la falta de tarjetones en cuatro ciudades (Medellín, Bucaramanga, Cali y Bogotá) durante los comicios parlamentarios e interpartidistas de este 11 de marzo.

La situación obligó a sufragar con tarjetas fotocopiadas, debido a supuestas dificultades presupuestarias que llevaron a "limitar la impresión de tarjetas y plantear esos planes", indicó el Registrador Nacional de este país, Juan Carlos Galindo.

Al respecto, Cabello indicó que "la democracia en Colombia está en retroceso y se evidenció en las incidencias durante las elecciones de este domingo. ¡Dan pena! Vengan para Venezuela para que vean como se hace una elección".

En rueda de prensa ofrecida este lunes en Caracas, señaló que existen innumerables denuncias y reclamos que no han sido atendidos. "En su sistema de votación está lo perverso. Son tan descarados que los resultados son mandados por mensajes de texto", sostuvo.

Cabello advirtió, además, que en Colombia gobierna el narco-paramilitarismo y eso perjudica a toda América. "Es sumamente peligroso lo que está ocurriendo en ese país, puede generar hechos de violencia", enfatizó.