El terrorista Luis Clemente Faustino Posada Carriles, de 90 años, salió de su país de origen, Cuba, con la sola intención de acabar con la Revolución de la isla. Dedicó su vida a cometer actos de terrorismo de los que fueron víctimas personas inocentes como las que viajaban en el avión que hizo explotar en 1976.

Carriles falleció en la madrugada de este miércoles sin haber pagado por este crimen ni por los otros tantos actos terroristas que figuran en su historial criminal, como atentados contra el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro.

Carriles estuvo vinculado a la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), organización de extrema derecha creada en 1981 y asentada en la Florida (Estados Unidos). Trabajó como agente de la CIA desde 1961. En 1967 fue enviado por la agencia estadounidense como “asesor de seguridad” de los servicios secretos de las dictaduras militares en Argentina, Chile, El Salvador, Guatemala, Venezuela.

Entrenado por el Ejército de los Estados Unidos en la Escuela de las Américas (instalaciones ubicadas en Fort Benning, en el estado de Georgia), recibió asesoramiento en explosivos, terrorismo y asesinato en los años sesenta para efectuar acciones militares contra la población civil de Cuba.

Fue el autor intelectual del atentado terrorista al vuelo aéreo 455 de Cubana de Aviación, el 6 de octubre de 1976. Organizó una serie de atentados con bombas contra hoteles de La Habana en 1997. Fue miembro del Ejército de los Estados Unidos y funcionario policial en Venezuela.

Bajo los seudónimos de Ramón Medina, Ignacio Medina, Juan José Rivas, Julio César Dumas, Bambi y Franco Rodríguez Mena, entre otros, se le vio recorrer buena parte del continente como “operativo” de la CIA, sin abandonar sus planes anticubanos.

Conozca más de la formación y actuación de este terrorista:
1.- Luis Posada Carriles nació en Cienfuegos, Cuba, en 1928. Se nacionalizó en Venezuela y fue entrenado para formar parte del Ejército de Estados Unidos.

2.- Documentos desclasificados por el gobierno de EEUU demostraron que Posada Carriles trabajó como agente de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por su sigla en inglés) entre 1960 y 1974, tiempo en el que fue enviado por esta organización como asesor de Seguridad de los servicios secretos de Venezuela, Guatemala, El Salvador, Chile y Argentina.

3.- En Venezuela, se incorporó a la extinta Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP) y dirigió varias torturas.

4.- Recibió financiamiento por la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), integrada por seguidores del dictador cubano Fulgencio Batista en Estados Unidos.

5.- En 1961, se incorporó a los preparativos de una invasión mercenaria a Cuba por Playa Girón y formó parte de la Operación 40 encargada de apoyar el desembarco.

6.- En 1971, protagonizó un atentado fallido contra el líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, quien realizaba una visita oficial a su homólogo chileno, Salvador Allende.

7.- En 1976 se vio involucrado en el asesinato de Orlando Letelier, canciller chileno durante la gestión de Allende.

8.- También en 1976, organizó y llevó a cabo desde Venezuela el atentado contra un avión de Cubana de Aviación, ocurrido el 6 de octubre de ese año, en el que murieron 73 pasajeros, entre ellos jóvenes deportistas.
Por este hecho, fue encarcelado en Venezuela, pero se fugó el 18 de agosto de 1985, durante el cambio de guardia nocturna de los vigilantes. Desde ahí, se desplazó por Honduras, Guatemala y El Salvador, desde donde siguió ampliando su historial de terror y apoyó las actividades de contrarrevolución en Nicaragua.

9.- Posada Carriles organizó numerosos ataques con explosivos a varios hoteles en La Habana en 1997, acciones que él mismo reconoció públicamente un año después en una entrevista con el diario estadounidense The New York Times.

10.- En el año 2000, intentó acabar de nuevo con la vida de Fidel Castro, en esta ocasión durante la Cumbre Iberoamericana que se desarrolló en Panamá. La acción fue frustrada y Posada Carriles quedó detenido junto a otros tres criminales: Gaspar Eugenio Jiménez, Pedro Remón y Guillermo Novo. Sin embargo, en el 2004 fue indultado por la presidenta saliente de Panamá, Mireya Moscoso.

11.- En 2005 entró ilegalmente a EEUU. Fue encarcelado por esta acción, pero dos años después pagó una fianza y un juez lo dejó en libertad. En 2011, la jueza Kathleen Cardone lo libró del delito migratorio por considerarlo “viejo e inválido”. Desde entonces, vivió en ese país, específicamente en Miami, amparado por el Gobierno norteamericano.


Muere Posada Carriles bajo la protección de EE.UU.
Finalmente la justicia divina se encargó de pasarle factura a uno de los terroristas más sanguinarios de América, responsable de una larga lista de muertes, personas torturadas y demás crímenes perpetrados bajo el amparo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, con el objetivo de sembrar terror en América Latina en nombre del sueño imperialista de libertad.

Sus fechorías se remontan a las iniciativas terroristas impulsadas contra la triunfante Revolución Cubana desde 1959, logrando evadir la justicia cubana gracias a un salvoconducto otorgado por la embajada de Argentina, al ser catalogado como supuesto “perseguido político”.

Formó parte de la Operación Mangosta, la Operación 40, la invasión de Playa Girón, el intento de derrocamiento del gobierno de Guatemala y el intento de voladura de un barco soviético en Veracruz (México).

Actuó en nombre de la CIA como “asesor de Seguridad” en Guatemala, El Salvador, Chile, Argentina y Venezuela, siendo conocido en nuestra patria como el “Comisario Basilio”, responsable de la persecución y asesinato de Ramón Antonio Álvarez, la tortura de las hermanas Brenda y Marlene Esquivel, de Jesús Marrero y cientos de personas sometidas a la  doctrina "disparen primero y averigüen después” que imperó en Venezuela durante la IV República.

Posada Carriles fue el autor intelectual del mayor acto terrorista del siglo XX en el continente americano: la voladura del Avión de Cubana de Aviación que partió de Venezuela con 73 personas a bordo y que estalló producto de una bomba colocada por los venezolanos Hernán Ricardo y Freddy Lugo. Entre las víctimas destacaban al equipo cubano de esgrima y cinco norcoreanos.

Por el llamado Crimen de Barbados, fue procesado y condenado por los tribunales en Venezuela, logrando evadirse de prisión, salir del país para continuar su carrera terrorista protegido siempre por el gobierno de Estados Unidos.

La muerte sorprende a Posada Carriles gozando de plena protección del gobierno de los Estados Unidos, justo cuando recorre el mundo la noticia de la expulsión de Venezuela por orden del Presidente Nicolás Maduro del Encargado de Negocios y el Ministro Consejero de la Embajada de EEUU en Caracas, ante las evidencias de acciones conspirativas para intentar derrocar el gobierno revolucionario, tal como sucedió en abril de 2002 con el Presidente Hugo Chávez Frías.

Lamentamos que no haya sido juzgado para lograr desenmascarar toda la estructura cómplice de la tortura y el crimen que llega incluso hasta la Casa Blanca, durante los mandatos de George W Bush, profundamente vinculado a Posada Carriles durante su responsabilidad como Director de la Agencia Central de Inteligencia.

El Movimiento Nacional de Amistad y Solidaridad Mutua lamenta que la impunidad haya prevalecido en el caso de Luis Posada Carriles y exigimos al gobierno de Estados Unidos que definitivamente abandone las prácticas injerencistas y terroristas con las que pretende coartar el derecho a la autodeterminación y mancillar la soberanía de los pueblos del mundo.

Caracas, 23 de mayo de 2018
 
MOVIMIENTO NACIONAL DE AMISTAD Y SOLIDARIDAD MUTUA VENEZUELA - CUBA