El ministro español de Interior, Ignacio Zoido, subraya que los testimonios de las víctimas no están reconocidos en una sentencia. Las denuncias contra el inspector de la Brigada Político Social Juan Antonio González Pacheco se archivaron por «prescripción del delito».

Durante la sesión de control al Gobierno, que ha tenido lugar este miércoles en el Congreso de Madrid, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha preguntado al ministro de Interior si «ha valorado retirar la condecoración policial al torturador González Pacheco, alias Billy el Niño». 

El que fuera inspector de la Brigada Político Social recibió en 1977 la medalla de plata al Mérito Policial, un galardón que le supone un 15% más en su paga de jubilación. 

Ignacio Zoido ha respondido que su Gobierno «no ha valorado la retirada de esa condecoración, porque es una condecoración que no ha concedido este Gobierno».  El ministro de Interior ha recordado que «se concedió hace más de cuarenta años, nadie ha solicitado oficialmente que se retire y no parece tampoco que haya justificación legal. Cumplamos con la ley y seamos serios». 

Su alocución ha sido recibida con aplausos desde algunos escaños de la bancada del PP. Pablo Iglesias les ha afeado su actitud. «Acaban ustedes de aplaudir que se condecore a un torturador».

«Una ignominia»

Dirigiéndose a Zoido, ha subrayado que el Gobierno «tiene competencias para retirar esa medalla, que es una ignominia para la democracia española». El líder de Podemos ha dado lectura a algunos testimonios de víctimas de Billy el Niño, algunas de las cuales estaban presentes en la tribuna de invitados. «Usted probablemente no seguirá en este Ministerio mucho tiempo, pero ojalá el ministro o la ministra de Interior que nombre el PSOE retire la medalla a ese malnacido», ha deseado Iglesias, en referencia a la moción de censura que se debate a partir de mañana.

Después de escuchas los terribles relatos de las torturas sufridas, Zoido se ha escudado en que ninguna de esas denuncias esta «reconocida en una sentencia. En una Administración hay que ser serio y hay que resolver conforme a la ley», ha remarcado antes de rememorar que «han pasado Gobiernos socialistas y tampoco se le ha retirado» la medalla.

Las querellas contra González Pacheco por torturas fueron archivadas al entender que los delitos habían prescrito.También se rechazó por ese motivo la demanda de extradición a Argentina.

«Esa gente se jugó la vida y la libertad»



Las víctimas de Billy el Niño presentes en la Cámara han agradecido con aplausos la labor de Pablo Iglesias, que no ha podido evitar las lágrimas. «Soy humano y cuando he visto a las víctimas de Billy el Niño hacer el gesto de la victoria y levantar el puño, pues claro que me he emocionado», ha explicado después en los pasillos.

Ha destacado que «esa gente son lo mejor, se jugó la vida y la libertad y sufrió torturas», y ha denunciado que nunca hayan recibido «ni justicia ni reconocimiento ni ningún tipo de compensación».

«Verles tan valientes levantando el puño en la tribuna, claro que me ha tocado el corazón. Es una vergüenza para la democracia española que un torturador execrable, como Billy el Niño, recibiera una condecoración oficial y gracias a ella esté cobrando un extra en su pensión».

 

(eldiario.es) - El Gobierno defiende que el torturador Billy el Niño tenga una medalla pensionada y rechaza retirársela
El Gobierno no tiene intención de retirar la medalla pensionada que disfruta el expolicía torturador Antonio González Pacheco,  Billy el Niño. Así lo ha asegurado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tras la pregunta del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, durante la sesión de control y en presencia de algunas de las víctimas del exagente en la tribuna de invitados del Congreso.

"Este Gobierno no ha valorado la retirada de esa condecoración", ha asegurado Zoido. El ministro ha asegurado que la medalla no la concedió "este Gobierno" sino que "se concedió hace más de 40 años". "Nadie lo ha solicitado oficialmente", ha esgrimido Zoido, quien ha señalado que "no parece que haya justificación legal" para actuar contra el expolicía torturador. "No se tiene constancia de que esa condecoración no se haya retirado a nadie", ha rematado.

La respuesta del ministro del Interior ha sido recibida con un sonoro aplauso de los diputados del Partido Popular. "Acaban de aplaudir que se condecore a un torturador", les ha espetado Iglesias en su turno de palabra, lo que ha enervado a los representantes del PP, que han comenzado a gritar y abuchear al orador.

Iglesias ha recordado algunas de las torturas cometidas de forma reiterada y durante años por Antonio González Pacheco. "Chato Galante: 'me abrieron la cabeza, estaba desnudo, me tenían como un fardo esposado en el pasillo a un radiador y cuando pasaba un policía, me pegaba o me apagaba un cigarrillo en la cabeza. Billy el Niño disfrutaba y presumía de ello. Willy Meyer: "Apretó la pistola contra mi pecho y dijo e iba a matarme como a Julián Grimau. Gatilló la pistola y oí el sonido del disparo. No estaba cargada. A Luis Miguel Urbán e hicieron la toalla mojada, una simulación de un ahogamiento. Lidia Falcón: 'Me golpearon en el estómago y el hígado. Mientras me golpeaban me dijo: ahora ya no parirás más, puta".

"Usted no seguirá en este ministerio mucho tiempo. Ojalá que la ministra o ministro del Interior que nombre el PSOE retire esa medalla a ese malnacido", ha concluido Iglesias.

Algunas de las víctimas estaban en la tribuna y han aplaudido al grupo de Unidos Podemos mientras Zoido retomaba la palabra. El ministro del Interior se ha defendido y ha alegado que no hay ninguna sentencia que confirme esas denuncias. El Gobierno de Mariano Rajoy bloqueó que Billy el Niño fuera juzgado en España, primero, y la Audiencia Nacional su extradición a Argentina, después.

Zoido ha pasado a la ofensiva y ha sacado el argumentario que ha esgrimido el PP y el Gobierno durante toda la sesión, con la polémica del chalé de Iglesias e Irene Montero por bandera.

En ese momento el diputado de Unidos Podemos, Rafael Mayoral, ha increpado a Zoido desde su escaño y ha asegurado que "es una vergüenza lo que está diciendo". La presidenta del Congreso, Ana Pastor, le ha llamado al orden y le ha amenazado con echarle del Pleno.