La Corte Internacional de Justicia (CIJ), en La Haya, falló este lunes en favor a Chile y descartó que esa nación tenga una obligación de negociar una salida soberana al mar con Bolivia. Con 12 votos contra tres concluyó que no existe esta obligación.

El presidente boliviano, Evo Morales, viajó a La Haya para presenciar el fallo histórico de la Corte, que descartó la obligación de Chile para negociar con su país una salida al mar.

Abdulqawi Ahmed Yusuf, presidente de la CIJ, inició la sesión leyendo las consideraciones preliminares del fallo sobre el contenciosos “Obligación de negociar” que interpuso Bolivia contra Chile.

Asimismo, expuso los ocho argumentos jurídicos de Bolivia para interponer la demanda en la Corte y además las bases de la defensa de Chile.

 
En esta jornada estuvo presente el presidente Evo Morales, quien viajó a La Haya para recibir el fallo, mientras que los bolivianos se concentraron en diferentes lugares de su país para esperar el fallo.

 
 
También desde Chile siguieron la resolución a través de pantallas gigantes instaladas en varios puntos.  

 
Los conflictos por los límites marítimos entre Bolivia y Chile comenzaron en 1828, cuando la Constitución chilena estableció que su territorio llegaba hasta el despoblado sector de Atacama, disposición que terminó con la invasión del lugar en 1879. En este episodio, Bolivia perdió 400 kilómetros lineales de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio.

La demanda presentada en abril de 2013, reclamaba una salida soberana al océano Pacífico que Bolivia perdió por la fuerza de las armas hace 136 años cuando fue invadido su puerto de Antofagasta. En septiembre de 2015, el Tribunal de La Haya rechazó la petición chilena para declararse incompetente y se mantuvo analizando las posiciones de las partes involucradas.

Analista político: El fallo fue formalista y sesgado
 
El fallo de la CIJ fue calificado como formalista y sesgado por el analista político Felix Roque y aseguró que la condición de no unanimidad del mismo es una muestra de la racionalidad del reclamo de Bolivia.

De acuerdo con la Corte, Bolivia no logró probar que Chile aceptó durante tanto tiempo negociar, pese a sus argumentos basados en declaraciones de expresidentes y acuerdos y tratados entre varias naciones.

Roque afirmó que la CIJ se contradice en sus motivaciones, sin embargo, recordó que la decisión es de naturaleza inapelable, y da pie para que se piense que el ente no es objetivo.

Asimismo, advirtió que este fallo constituirá ahora una base fuerte para que Chile argumente que nunca ha tenido una intención de negociar
No se entiende, más allá de que existen intereses por lo rico de ese espacio que involucra la salida al mar, explicó el analista.

 

Bolivia perdió su salida al mar tras la invasión armada de Chile en 1879.

¿Cómo se quedó Bolivia sin acceso al mar?

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha mantenido el reclamo por una salida libre al mar desde el 2006 y aseguró que no abandonará la lucha tras el fallo de la Haya a favor de Chile.

Este 1 de octubre la Corte Internacional del Justicia (CIJ) de La Haya concluyó que no existe obligación por parte de Chile de negociar una salida soberana al mar con Bolivia. El fallo se dio con 12 votos en contra y tres a favor.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha reclamado desde el 2006 el derecho soberano de una salida al mar para su país. En sus argumentos cobra fuerza la versión de que en 1825 el territorio del país se extendía hacia el occidente hasta llegar al mar. En la costa, su frontera norte era con Perú y la del sur con Chile.

Para Bolivia, la lucha por la salida al mar ha sido el eje central de su política exterior.

Bolivia y la costa del pacífico
 
Para los bolivianos, sus derechos sobre el Pacífico vienen de la etapa prehispánica, probada por la presencia en el litoral de la cultura Tiahuanacu y la expansión incaica posterior.

El virreinato del Perú definió claramente sus límites al sur en el paralelo 25, a la altura del Paposo (valle de Copiapó) Chile, línea fronteriza heredada por Bolivia, como consta en la cartografía internacional de la época.

Al momento de su nacimiento como nación en 1825, Bolivia tenía una costa de 400 kilómetros en el océano Pacífico. La mayoría de versiones y documentos señalan que el territorio boliviano se extendía hacia el occidente hasta llegar al mar.

Bolivia había heredado del Virreinato del Perú una región rica en minerales: Antofagasta. Se trataba además de su porción de tierra con vista al océano Pacífico.

Los conflictos por los límites marítimos entre Bolivia y Chile comenzaron en 1828, cuando la Constitución chilena estableció que su territorio llegaba hasta el despoblado sector de Atacama, disposición que terminó con la invasión del lugar en 1879.

El terremoto de 1877
Tras el terremoto de 8.5 grados y maremoto de Iquique en 1877 que devastó el puerto de Antofagasta, Bolivia decidió reconstruirlo. De manera que subió el impuesto de extracción minera a la Compañía de Salitre de Chile.

Para los chilenos esta medida constituyó la violación de un tratado firmado en 1874, en el cual el Estado boliviano se había comprometido a no incrementar los precios tributarios por un período de 25 años.

Cuando el gobierno de Bolivia impuso el gravamen Chile decidió invadir su territorio argumentando que violaba un tratado comercial firmado en 1874.
La guerra del Pacífico

La llamada guerra del Pacífico tuvo lugar entre 1874 y 1884 siendo Chile el gran vencedor al apoderarse de territorio boliviano y peruano.

Aunque la disputa por Antofagasta le competía a Bolivia y a Chile estrictamente, Perú entró rápidamente en el conflicto. Los peruanos y bolivianos habían constituido una alianza defensiva en 1873. Dicha alianza volcaba a Perú a defender a Bolivia.

Tras 4 años de combate, Chile no pudo concretar la invasión al Perú con éxito, de manera que fue consecuente la firma del Tratado de Ancón en 1883. En este pacto Chile se anexionó el territorio peruano de Tarapacá.

En 1904, Bolivia y Perú firmaron el Tratado de Paz y Amistad en el cual el primero cedía a perpetuidad la región de Antofagasta a Chile, lo cual representaba la pérdida de mar de Bolivia.

El Tratado de 1904
La actual delimitación territorial fue fijada en el tratado de  1904, en el que se afirmaba que la soberanía chilena se extiende hasta la frontera con Perú y la de Bolivia no alcanza a tocar el mar.

A pesar de que en el documento se le otorga a Bolivia a perpetuidad un amplio y libre derecho de tránsito comercial por territorio chileno y por los puertos del Pacífico el país del altiplano ha denunciado que no ha sido así.

Bolivia considera que el acuerdo de 1904 es profundamente injusto e insolidario, y basado en la posición ventajosa de un país que venció al otro.

El reclamo boliviano se trata de un acceso libre al mar, para ello ha solicitado un corredor de al menos diez kilómetros de ancho que se extienda desde su frontera con Chile al Pacífico, más un pedazo de costa en la cual desarrollar la actividad industrial y comercial bajo su bandera.

“Acuerdo de Charaña” de 1975
La demanda boliviana se ampara en el “Acuerdo de Charaña” firmado en 1975, entre los generales Hugo Banzer y Augusto Pinochet, y suponía el fin de la ruptura de las relaciones diplomáticas que habían sido suspendidas en el año 1962.

Con este pacto, el Gobierno chileno ofreció solucionar el asunto de la territorialidad marítima a través de un canje accediendo una franja de terreno ariqueño, decisión rechazada por Perú que provocó la ruptura de las relaciones entre Bolivia y Chile en 1978.

El Gobierno boliviano afirma que Chile se ha comprometido a negociar una salida soberana al mar a través de varios acuerdos, práctica diplomática y una serie de declaraciones, entre las que se encuentran:  
- Convenio de Transferencia de Territorio de 18 de mayo de 1895 y sus Protocolos Complementarios.


- Acta Protocolizada de 10 de enero de 1920.


- Intercambio de notas de 1 y 20 de junio de 1950.


- Memorándum Trucco de 10 de julio de 1961.


- Declaración Conjunta de Charaña de 8 de febrero de 1975 y la nota chilena de 19 de diciembre de 1975.