Luego de cuatro años de investigación, la Comisión por la Justicia y la Verdad culminó su informe final con el registro de 10.071 víctimas de asesinato, tortura y desaparición por razones políticas durante el período puntofijista (1958-1998).

La fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, quien preside la Comisión, informó a través de su usuario en Twitter que además fue "firmada la declaratoria como muertos desaparecidos de un total de 283 víctimas identificadas y 176 sin identificar".

Para elaborar el informe, los integrantes de la comisión realizaron una investigación exhaustiva que incluyó la revisión -y posterior confirmación- de los datos asentados en documentos de las antiguas Digepol y Disip, de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM), de la Corte Marcial, así como de los cuadernos de novedades de los teatros de operaciones, los centros de detención y tortura dirigidos por fuerzas de seguridad del Estado.

La Comisión también ha realizado 1.117 denuncias de oficio ante el Ministerio Público (MP), entre las cuales se encuentran los delitos cometidos contra Noel Rodríguez, Efraín Lavana, José Agustín Petit y Brenda y Marlene Esquivel.

Igualmente solicitó al MP reabrir los casos de delitos cometidos contra Fabricio Ojeda, Víctor Soto Rojas, Felipe Malaver, José Alberto Márquez Finol, Cesar Millán, José Rafael Guerra, Santos Martiarena, Jesús Antonio Tabares, Miriam Barreto Merchán, Juan Chacón Lanza, César Burguillos, Ramón Salvador Pasquier, Asunción Ramón Higuera Miranda, Donato Carmona Natera, Tulio Ramón Arévalo Vera, Andrés Pasquier, Oswaldo Arena y Franklin Gómez.

La comisión

La Comisión por la Justicia y la Verdad se instaló el 27 de febrero de 2013 para investigar y contribuir a esclarecer la verdad sobre los crímenes de Estado cometidos en la Cuarta República.

Su creación está establecida en la Ley para Sancionar los Crímenes, Desapariciones, Torturas y otras Violaciones de los Derechos Humanos por razones políticas cometidas por los gobiernos que dirigieron al país durante la Cuarta República (1958-1998), aprobada el 18 de octubre de 2011.

Esta normativa, también conocida como Ley contra el silencio y el olvido, tiene entre sus objetivos "establecer los mecanismos para garantizar el derecho a la verdad y sancionar a los responsables de los hechos de violaciones de derechos humanos y delitos de lesa humanidad (...) como consecuencia de la aplicación de políticas de terrorismo de Estado".

El instrumento persigue asimismo la reparación y búsqueda de víctimas, por medio de la reivindicación moral, social y política, "a fin de que permanezcan en la memoria colectiva de la presente y las futuras generaciones, como garantía de que nunca más se repitan esos hechos", refiere el texto legal.

Dos años después de la aprobación de la Ley se instaló la Comisión, presidida por la fiscal Ortega Díaz, junto a Elia Oliveros, en la coordinación de la subcomisión de Poder Popular; Raquel Castro, en la subcomisión de Documentación y Testimonio; Tarek William Saab, en el área de Información y Divulgación; Antonio Arias, en la Recepción de Denuncias; Alejandro Bastardo, en Asuntos Jurídicos; Matías Camuña, en Asuntos Sociales; Mónica Venegas, en Asuntos Internacionales; y Marelis Pérez, en la subcomisión de Regiones, detalla la Comisión en su página web.

Días antes de su instalación, el entonces vicepresidente de la República, Nicolás Maduro, manifestó que esta comisión se instalaba para que en Venezuela "se investiguen todos los crímenes y asesinatos cometidos por el puntofijismo, por la democracia representativa burguesa, represora, asesina; todos los crímenes, para que haya justicia", indicó Maduro el 5 de febrero de 2013 en la Asamblea Nacional, en Caracas, donde se rindió homenaje póstumo al líder estudiantil Noel Rodríguez, torturado y asesinado en 1973 a manos de las fuerzas represoras del gobierno de Rafael Caldera (Copei, 1969-1974).

"Hay que escribir las páginas de la verdad de esta época horrorosa donde la barbarie burguesa se ensañó contra la humanidad de una juventud idealista, pura y luchadora", expresó en esa oportunidad.