El canciller de la República, Samuel Moncada, anunció este martes que el Gobierno de Venezuela revisará a profundidad las relaciones con Estados Unidos, luego de que el país norteamericano amenazara con aplicar "fuertes y prontas" sanciones económicas contra el país si se lleva adelante la Asamblea Nacional Constituyente, cuyos comicios se realizarán el 30 de julio.

"Por instrucción del presidente Maduro haremos una revisión profunda de las relaciones con Estados Unidos porque no permitiremos humillaciones de otros países", aseveró desde la Cancillería, en Caracas, tras leer un comunicado en el que Venezuela repudia la injerencia de la Casa Blanca.

Moncada señaló que esta amenaza deja "un día oscuro en las relaciones" no solo entre Estados Unidos y Venezuela, sino con Latinoamérica. Además, acusó al Gobierno de Donald Trump de iniciar otra etapa de sanciones económicas y unilaterales contra el país.

"El Gobierno de Trump está reventando todo el derecho internacional y actuando unilateralmente contra la voz de un pueblo que participó masivamente en el ensayo electoral. Esto es un muestra de su parcialización absoluta con sectores de la derecha venezolana violenta", sentenció, al tiempo que llamó al pueblo y a los diplomáticos venezolanos en el mundo a unirse en defensa de la patria.

Como un acto de paz y soberanía el pueblo venezolano acudió masivamente el pasado domingo 16 de julio al ensayo electoral, de cara a las elecciones del 30 de julio donde serán electos 537 de 545 ciudadanos que formarán parte de la Asamblea Nacional Constituyente.

A continuación el texto íntegro:

COMUNICADO

Repudio al Errático Comunicado emitido por el Gobierno de Estados Unidos contra la Patria de Bolívar

La República Bolivariana de Venezuela repudia el insólito comunicado publicado por la Casa Blanca, el día de ayer 17/07/2017. Se trata de un documento nunca antes visto, que por su bajo nivel y pésima calidad, dificulta la comprensión intelectual de las intenciones del país agresor.

Obviamente, el gobierno de Estados Unidos está acostumbrado a humillar a otras naciones en sus relaciones internacionales y cree que va a recibir como respuesta la subordinación a la que está habituado. El foso que el gobierno de Estados Unidos está cavando en sus relaciones con Venezuela dificulta una racional predicción de sus acciones para toda la comunidad internacional.

El gobierno de Estados Unidos muestra, sin pudor, su parcialización absoluta con los sectores violentos y extremistas de la política venezolana, partidarios del uso del terrorismo para derrocar a un gobierno popular y democrático.

La ruina moral de la oposición venezolana ha arrastrado al Presidente Trump a cometer una agresión abierta contra un país latinoamericano. No sabemos quién pudo haber redactado, ni mucho menos autorizado, un comunicado de tanta pobreza conceptual y moral.

El delgado velo democrático de la oposición venezolana ha caído, y revela la brutal fuerza intervencionista del gobierno estadounidense, el cual ha estado detrás de la violencia sufrida por el pueblo venezolano en los últimos cuatro meses.

No es la primera vez que denunciamos y confrontamos amenazas tan disparatadas como las contenidas en este insólito documento.

Hacemos un llamado a los pueblos de América Latina y el Caribe, y a los pueblos libres del mundo, a entender la magnitud de la brutal amenaza contenida en este comunicado imperial y a defender la soberanía, la autoderminación y la independencia, principios fundamentales del derecho internacional.

El poder constituyente originario está contemplado en nuestra Carta Magna y sólo compete al pueblo venezolano. La Asamblea Nacional Constituyente será electa por el voto directo, universal y secreto de todas las venezolanas y todos los venezolanos, bajo la autoridad del Consejo Nacional Electoral como lo contempla nuestro ordenamiento jurídico. Es un acto de soberanía política de la República, nada ni nadie podrá detenerla ¡La Constituyente Va!

Hoy el pueblo venezolano es libre y responderá unido ante la insolente amenaza planteada por un imperio xenófobo y racista. El pensamiento anti-imperialista del Libertador se encuentra más vigente que nunca: "Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad", Simón Bolívar.

Caracas, 18 de julio de 2017

 

EE.UU escala en su intervención y apuesta por la violencia en Venezuela
El presidente de Estados Unidos (EE.UU), Donald Trump, amenazó este lunes con "fuertes y prontas" sanciones económicas contra Venezuela si se mantiene la convocatoria para realizar una Asamblea Nacional Constituyente cuyo proceso electoral está convocado para el próximo día 30 y fue ampliamente respaldado este domingo durante un simulacro de votación para preparar la plataforma tecnológica.

"Estados Unidos no se quedará tranquilo mientras Venezuela se desmorona", amenaza el comunicado en un claro injerencismo contra el libre ejercicio soberano de la política local.

En relación al evento tipo plebiscitario e inconstitucional que realizó la oposición el pasado fin de semana, aseguró que "el pueblo volvió a dejar claro que apoya la democracia. Sin embargo, sus actos "siguen ignorados por un mal líder que sueña con convertirse en dictador", fustiga el mandamás de la Casa Blanca.

La nueva amenaza se suma a la larga lista de agresiones cuya máxima expresión la constituía el decreto ejecutivo del ex presidente Barack Obama del 9 de marzo de 2015 en el cual se declaraba a Venezuela como una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad norteamericana.

En aquella oportunidad el presidente Nicolás Maduro calificó la decisión como "el paso más agresivo, injusto y nefasto que jamás se haya dado contra Venezuela".

Las medidas giradas por EE.UU., de acuerdo con analistas, políticos y movimentos sociales, es un antecedente para justificar la intervención extranjera que invoca la coalición antichavista en Venezuela a través de los líderes de la Mesa de La Unidad Democrática (MUD).

No es un dato menor que durante la audiencia del Comité de Relaciones Exteriores del Senado para aprobar su nominación como número dos del Departamento de Estado, Thomas Shannon, el enlace del diálogo con Venezuela, adelantó que se ampliarían aún más las sanciones si se consideraba "necesario".

Frente a las últimas acciones del imperio norteamericano, la Ley 2014 para "la Defensa de los Derechos Humanos y Sociedad Civil de Venezuela", patrocinada por los senadores Robert Menéndez, Marco Rubio, Bill Nelson, Mark Kirk y John McCain, es un tímido documento. También, el informe de la ONG Freedom House, financiada por el Departamento de Estado, donde declaró a Venezuela como país "sin libertad".

El presidente Nicolás Maduro respondió a la amenazas emanadas desde Washington y recalcó que lidera un país libre y soberano que no se deja intimidar. ¡A Venezuela no la bloquea nadie, compadre", aseguró.

Mientras tanto, varios países, grupos sociales y académicos de América Latina han expresado su apoyo al pueblo venezolano condenando las acciones del Gobierno estadounidense. Varios expertos indican que EE.UU. prepara una agresión militar reeditando la doctrina de la Responsabilidad para Proteger, utilizada en Libia e intentada en Siria.