Tras la derrota en las pasadas elecciones regionales, donde la oposición obtuvo 5 gobernaciones contra 18 de la revolución y la reciente juramentación de cuatro gobernadores electos pertenecientes al partido político Acción Democrática, desataron una oleada de cuestionamientos y críticas a la dirigencia de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) dejando en evidencia las contradicciones que existen en el seno de la oposición venezolana.

Regionales: un mandato Constituyente

El pasado 13 de agosto la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), aprobó por unanimidad el Decreto que ordenaba adelantar las elecciones regionales prevista para el 10 de diciembre.

Esta decisión fue acatada por el Consejo Nacional Electoral (CNE), en cumplimiento de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que reconoce el carácter plenipotenciario de la ANC, y luego de realizar los ajustes técnicos fijó como fecha para la elección el 15 de octubre de este año.

Pese a que la oposición había señalado su desconocimiento a este órgano plenipotenciario y su llamado a la "calle sin retorno", la inexistente movilización registrada en las calles luego de la elección de la ANC, provocó que la vieja partidocracia adeca asumiera la vanguardia en el cambio de estrategia de la MUD.

Adecos dicen sí a las regionales
Luego del anuncio de los adecos, y pese a haber manifestado su negativa a participar en cualquier contienda electoral que manifestaron partidos como Voluntad Popular o Primero Justicia durante el mes de julio en la efervescencia de las guarimbas, todos las organizaciones políticas que conforman la MUD inscribieron candidatos.

Esta oleada de inscripciones de todos los partidos que conforman la coalición opositora dio como resultado que se registraran para participar en los comicios regionales 196 candidatos, lo cual generó en el seno de la oposición, la necesidad de acudir a este proceso con candidaturas únicas por entidad.

Para ello, se decantaron por la realización de unas elecciones primarias, sin la plataforma y el apoyo del CNE tal como lo estipula la Constitución venezolana.

"Yo no puedo hablar por ningún partido político, ya decidirán en dos o tres días si participar o no en las elecciones regionales, pero AD va a participar en las regionales"
(Henry Ramos Allup)

Fraude en primarias internas
El 10 de septiembre se llevan a cabo las elecciones primarias de la oposición para definir el candidato unitario en 19 estados de los 23, ya que 4 fueron acordados por consenso entre los cogollos de los partidos políticos.

Este proceso que no contó con auditoria previa, acompañamiento internacional, ni actas que avalaran el proceso, culminó con la elección de 10 candidatos adecos; 5 por Primero Justicia (PJ); 2 de Voluntad Popular; 1 de Avanzada Progresista y 1 de la Causa R.

Estos resultados generaron que en 15 de los 19 estados donde se llevaron a cabo las elecciones primarias, partidos como PJ denunciaran la existencia de fraude.

El caso más connotado se suscitó en el estado Aragua, donde el dirigente de la tolda amarilla, Richard Mardo acusó al candidato de AD y ex justiciero, Ismael García de forjar actas y coaccionar el voto a través de la utilización de bandas armadas.

“Ayer en el centro de Paya, donde José Ramón Arias ganaba ampliamente, se generó violencia armada para impedir que siguiese abierto. Esta situación, que obligó a cerrar el centro y que nos hizo impugnar la elección allí, pretende ser desconocida"
(Richard Mardo / Jefe de Campaña de PJ en Aragua)

Traición a los radicales
Una vez superados los "escoyos" dentro de los partidos opositores, acuerdan llevar sus 23 candidatos hacia las regionales donde la dirigencia se mostraba confiada en obtener la mayoría de las estados en disputa.

Para lograr la participación de una militancia opositora, que se mostraba apática tras el fracaso de la estrategia de calle y las contradicciones internas de la MUD, los dirigentes unifican criterio para llamar al voto bajo la premisa de votar para "castigar al régimen y demostrar que somos mayoría".

Es así como tras este "consenso" dirigentes como Freddy Guevara quien se erige como el sucesor de la estrategia desestabilizadora de calle impulsada por Leopoldo López en 2014 y que fueron recrudecidas en 4 meses este 2017, se une al llamado a votar, lo cual generó el rechazo de la masa radical de la oposición que lo tildó de "traidor".

La derrota y las criticas
El 15 de octubre amanece con una dirigencia opositora acudiendo a los centros electorales y llamando a participar bajo la premisa "vamos a demostrar que somos mayoría", vulnerando la Ley de Procesos Electorales que prohíbe el proselitismo político durante el acto de votación y en las cercanías del centro electoral.

Ya en horas de la tarde, comienzan las ruedas de prensa de ambos bandos, siendo significativa la aparición de Ramón Guillermo Aveledo, que había sido relevado de su cargo como secretario general de la MUD y de quien no se había sabido hasta ese día.

Entre llamados a cerrar los centros de votación "ya" y cantos adelantados de fraude, transcurre parte de la noche, hasta que a las 10:00 pm, aparece la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, anunciando los resultados oficiales e irreversibles que le otorgaban al chavismo 17 de las 23 gobernaciones en disputa.

Ante este resultado, se suscita el desconocimiento por parte de la dirgencia de la MUD, a emular el discurso de fraude que ya ha utilizado en el 2004 (referendo revocatorio); 2005 (legislativas); 2009 (enmienda); 2010 (legislativas); 2013 (presidenciales) y 2017 (constituyente).

Esta derrota, provocó la criticas de diversos voceros de la oposición venezolana, que en su mayoría cuestionaron a la dirigencia opositora por divagar en las estrategias y "confundir" a la masa opositora.

Una de las críticas más fuerte, provino del ex secretario general de la coalición opositora quien atribuyó esta derrota a los liderazgos que optaron por la vía insurreccional y "licuaron" a la MUD.

Juramentación adeca: la gota que derramó el vaso
Transcurridas las elecciones, y pese a haber cantado fraude, los gobernadores opositores que resultaron electos acudieron a las sedes regionales del CNE en sus respectivos estados para recibir el acta que los proclamaba como triunfadores en el proceso electoral.

Días antes de la celebración del proceso comicial, la directiva de la ANC había decidido como órgano convocante, exigir que los candidatos que reultaren vencedores, deberían juramentarse ante este órgano plenipotenciario. Al respecto la respuesta de los candidatos y posteriores gobernadores electos fue la negativa a esta prerrogativa.

Esta decisión de los gobernadores electos fue avalada por la dirigencia de la MUD, que celebró tal decisión y los instó a mantener "posiciones firmes", ante lo que calificaron como una "imposición".

La alegría y unidad de criterios que ante los medios de comunicación dejaba ver la coalición opositora se vio quebrada por la presencia de los cuatro gobernadores electos por AD, que este lunes acudieron a la ANC para juramentarse.

"El día de hoy se presentaron los gobernadores para presentar su juramento ante la directiva de la ANC. Ha sido un acto muy importante con un claro mensaje para el país"
(Delcy Rodríguez)

Ante este acción, los dirigente de PJ no pudieron esconder su frustración y lanzaron una riada de críticas a estos gobernadores a quienes calificaron de "desvergonzados", "arrastrados", "traidores", entre otros descalificativos.

A esta cita no asistió Juan Pablo Guanipa quien fue electo como candidato de la gobernación del estado Zulia por el partido Primero Justicia, quien se mostró sorprendido por esta acción de los adecos, pues los cinco habían celebrado una reunión donde habían decidido no asistir ante la ANC.

Posteriormente, Guanipa aseguró que el secretario de AD, Henry Ramos Allup, intentó persuadirlo para que se juramentara ante la ANC, dejando en evidencia las diferencias entre adecos y justicieros.

"En momentos como estos es cuando más admiro a quienes jamás se arrodillan ni traicionan (…) y es cuando por contraste más destesto a los traidores a sus electores... para los segundos solo la vergüenza histórica de verlos someterse voluntariamente"
(Gerardo Blyde / Jefe del comando de campaña nacional de la MUD)

"Posición de la Unidad se decidió y comunicó hace tiempo: NO juramentarse ante ANC. Los Gobernadores que se juramentaron se apartaron"
(Freddy Guevara / Coordinador Nacional de VP y principal promotor de las Guarimbas)

"AD, no puede lavarse las manos de esta absurda decisión. AD, es responsable de esta insensatez que burla un sentimiento nacional"
(Andrés Vleázquez / candidato derrotado por el PSUV en Bolívar)

"Con responsabilidad digo que Ramos Allup trató de persuadirme para que me juramentara ante la ANC"
(Juan Pablo Guanipa / Dirigente de PJ en el estado Zulia)

Capriles le dice adiós a la MUD y Guevara afirma que VP no participará en Municipales
"Mientras esté en la unidad el señor Ramos Allup, yo no voy a seguir en esa mesa", con estas palabras se despidió de la MUD, el dirigente de Primero Justicia, Henrique Capriles, al tiempo que afirmó que tal acción la hace a título personal, “hablo por mí no por mi partido".

Por su parte el dirigente de Voluntad Popular, Freddy Guevara, anunció en rueda de prensa, que su partido no participará en las elecciones de Alcaldes, que se realizarán próximamente según el calendario electoral establecido por el Consejo Nacional Electoral (CNE).

¿Nace una "nueva unidad"?
A este quiebre evidenciado con las últimas elecciones, donde unos acusan a los adecos de "traicionar la estrategia" y otros señalan por la derrota a PJ y VP por su táctica guarimbera, surgen las voces que comienzan a plantear la necesidad de crear una "nueva alianza" opositora.

Tal es el caso de los sectores más radicales de la derecha venezolana representados en Maria Corina Machado, Andrés Velázquez, Freddy Guevera y Henrique Capriles, quienes ante el fracaso sin evaluar cuáles fueron las causas, solo plantean fundar una "nueva" MUD, donde por lo declarado, no estarán los adecos.