Tras la nueva ofensiva diplomática de los gobiernos aliados de Estados Unidos en la región, Venezuela recibió el apoyo y la solidaridad de países que llaman a respetar su soberanía.

Ante la agresión intervencionista del autodenominado Grupo de Lima contra Venezuela que busca desconocer el nuevo mandato presidencial de Nicolás Maduro, varios países fijaron postura en favor de la soberanía y la autodeterminación de la nación suramericana.

México, que fue el único Gobierno de los países integrantes del grupo en diferenciarse, destacó que "en fiel cumplimiento a sus principios constitucionales de política exterior" se abstuvo de "emitir cualquier tipo pronunciamiento en relación de la legitimidad del gobierno venezolano", y llamó a un "diálogo incluyente (...) en un marco de paz, democracia y seguridad".

En este sentido, el mandatario de Bolivia, Evo Morales, celebró la posición de la Cancillería mexicana por defender el principio de no intervencionismo "y dejar sin apoyo los actos de golpismo diplomático encabezados por EE.UU. a través del Grupo de Lima".

"La democracia se sustenta en la paz, el diálogo y la autodeterminación de los pueblos", agregó Evo en su cuenta en la red social Twitter.

 

La Cancillería de Cuba se pronunció a través de su ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, que ratificó su "invariable apoyo" a Venezuela y rechazó las "acciones injerencistas hacia esta hermana nación". "Auguramos éxitos al nuevo mandato del presidente Nicolás Maduro", indicó el Canciller cubano.

 

Por otra parte, el Gobierno de Uruguay no se unirá a la declaración del Grupo de Lima y abogará por una respuesta basada en el diálogo, de acuerdo con información divulgada por el periódico uruguayo La República que cita fuentes de la Cancillería.

Uruguay ha mostrado recientemente una postura de respeto a la soberanía venezolana y de no intervención en sus asuntos internos, además de diferenciarse de las acciones del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, recientemente expulsado de las filas de la coalición gobernante Frente Amplio (FA).

Desde el otro lado del mundo, el senador de Rusia Ígor Morózov, denunció que "todo esto está provocado por Estados Unidos que continuará presionando a Maduro y los procesos políticos en el país".

En Bruselas, Bélgica, la Red Europea de Solidaridad con la Revolución Bolivariana, conformada por más de 80 organizaciones europeas, también manifestó su respaldo a la voluntad del pueblo de Venezuela.

“Queremos denunciar ante los pueblos del mundo la pretensión de la derecha internacional, en concordancia con opositores venezolanos y el conocido Grupo de Lima, de desconocer la voluntad de voto del pueblo venezolano expresada en las urnas a través de un proceso electoral democrático y transparente avalado por organismos internacionales donde el 67,84% de los votos eligieron la renovación del mandato constitucional del Presidente Nicolás Maduro", expresaron en un comunicado.