El presidente del Comité de los Derechos Humanos de la ONU, Fabián Omar Salvioli, ha destacado «una falta de investigación debida» de las denuncias de torturas, además de la carencia de «una normativa adecuada para hacer frente a estos hechos». Asimismo, ha rechazado «el trato inhumano» que se da a las víctimas del franquismo.

El presidente del Comité de los Derechos Humanos de la ONU, Fabián Omar Salvioli, ha exigido al Estado español que dé «una respuesta inmediata» frente a los casos de tortura y en materia de memoria histórica al considerar que se somete a las víctimas del franquismo a «un trato inhumano y degradante continuo».

Salvioli ha impartido una conferencia sobre derechos humanos, en la que ha recordado que el Estado español fue examinado en julio de este año y ya entonces fue instado a reparar a las víctimas de la tortura. Según ha explicado, el Estado argumentó que, «al no haber una Ley que establezca que hay que aplicar las decisiones de los órganos internacionales, no se pueden aplicar».

Así, ha destacado que se observó en el Estado español «una falta de investigación debida» de las denuncias de torturas y malos tratos, además de la carencia de «una normativa adecuada para hacer frente a estos hechos».

También considera que se ha condenado «muy poco» por estos hechos, «y de lo poco que se ha condenado, se ha indultado», lo que «marca una preocupación fuerte en relación a la impunidad y a un clima que favorece la comisión de hechos parecidos en el futuro». El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha condenado al Estado español hasta en siete ocasiones por no investigar casos de torturas.

Del mismo modo, ha criticado la actitud respecto a la memoria histórica. «No puede ser que no se avance en procesos de memoria, de verdad, de justicia y de reparación a las víctimas de violaciones de derechos humanos cometidas durante la dictadura de Franco», ha añadido. Además, ha destacado «la necesidad de dar respuesta inmediata a esta problemática» y ha asegurado que el Estado no puede insistir con la aplicación de la Ley de Ammistía porque «es inconvencional».

Por ello, ha rechazado el trato que se da a las víctimas: «No dar respuesta es un trato inhumano y degradante continuo para esas personas».

Asimismo, Salvioli ha subrayado que la Ley Integral contra la Violencia de Género del Estado español «no está mal, pero hay una enorme falta de recursos para su aplicación». A su juicio, «genera un gran problema y las estadísticas muestran que hay numerosos casos de violencia doméstica a los que no se les da necesariamente el abordaje que debe dársele».