Iñaki Egaña

La doble moral

Mascara
Iñaki Egaña

Oficialmente, miles de hombres y mujeres vascos han sido torturados. Lo señala incluso un estudio que lleva el membrete del Gobierno de Gasteiz. Pero en la práctica lo siguen negando.

Negacionismo

Marcha anti vacunas
Iñaki Egaña

Esa negación del método científico que, por ejemplo, refuta la evolución biológica y molecular (que no es una teoría sino un conocimiento empírico), es una de las características más notorias de estos viejos y nuevos supremacistas.

Allende

Salvador Allende
Iñaki Egaña

Entre nosotros, Herri Batasuna tuvo mucho del aporte de la Unidad Popular chilena: trabajadores, clases populares y medias, movimientos sociales

¿Egalité?

Preso
Iñaki Egaña

Entre los condenados a perpetuidad, la naturaleza del delito no tiene que ver con la liberación de los presos y la posibilidad de su libertad

Bateragune

Implicados en caso Bateragune
Iñaki Egaña

Pérez Rubalcaba, el cabeza visible de aquella estrategia, repitió en más de una docena de ocasiones que ETA se iba a convertir en un segundo GRAPO.

Cloacas: de Langley a Madrid

Felipe González
Iñaki Egaña

Felipe González no fue la excepción sino uno más en esa trama que dice defender los valores de la patria española.

Seísmo en el estado profundo

Iñaki Egaña
Iñaki Egaña

El poder, estimulado o no, jamás es monolítico, aunque desde el exterior lo pueda parecer. Hay temas, sin embargo, que contraen y cohesionan, entre ellos el de la unidad patria.

Condenas añadidas

Iñaki Egaña
Iñaki Egaña

A pesar de lo sucedido con Joseba Asensio, siete años más tarde y en la misma prisión de Herrera de la Mancha, otro preso vasco iniciaba una huelga de hambre ¡para que le atendiera un médico!

Desconfiamiento

Iñaki Egaña
Iñaki Egaña

Versiones inverosímiles como esta han apaleado a nuestro país. Durante el confinamiento, han ido en aumento.

La línea visible

Iñaki Egaña
Iñaki Egaña

De nuevo una avanzadilla de productos audiovisuales en la línea del relato único. Aderezados con secuencias de relleno pastelero pero, en lo fundamental, calzadas con el mismo patrón de aquellos bodrios de antaño, desde “Los últimos de Filipinas”, hasta “ETA nació en un seminario”, del esperpéntico Álvaro Baeza.